"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

miércoles, 6 de octubre de 2010

Cambio de blog

Bueno, esto no es un adiós, es un hasta luego, cambio de blog, de página, con la misma esencia que "la voz despierta", me instalo en una nueva aventura que se denominará "la voz y el delirio".

Muchas gracias a tod@s los que me habéis seguido en este camino, pienso seguir caminando aunque los pasos sean cortitos y silenciosos.

Aquí os dejo el nuevo enlace para quien quiera seguir en esta aventura:

http://lavozyeldelirio.blogspot.com/

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Hablar

¿Quién no habla a solas con

el café, mirando nada

y escuchando el todavía eco

de sus últimos sueños?


¿Quién no habla consigo mismo

para entender también un poco

del por qué acuchillado instinto?


¿Quién no rompe el silencio

con palabras presas de la necesidad

de querer encontrar su propia tumba?


¿Quién no habla por hablar

simplemente por matar

ese silencio incómodo

que no sirve para olvidar?


¿Quién no habla frente al espejo

para asegurarse que sigue vivo

y confirmar que no hay hechizo

para eso de verse viejo?


¿Quién no habla a solas con

la vida, preguntando por qués,

confirmando lágrimas,

afirmando adioses,

y retomando esperanzas?


¿Quién no habla consigo mismo

si de verdad anhela sentirse vivo?


Paco

Ya están aquí

Se alza en lo abstracto, en lo misterioso, el

fétido descompuesto de una ideología

de mirada enarbolada, en mi un miedo justificado,

el que resucita en las políticas europeas,

vuelven a lanzar su intolerancia,

despedazando mentes cubriéndolas

con las sábanas del odio

escribiendo en las almas con el formato rencor

enfrentando a los humanos para justificar

su patria loca.

Ya están aquí, se exalta el nacionalismo

de ultraderecha, y si no abrimos los ojos

otra vez nos cerrarán la boca…

y volverán las interminables guerras.


Paco

jueves, 16 de septiembre de 2010

Las reglas del juego

Como una anguila en un bidé

desahogo mi rabia a base de coletazos

encolerizados, la música rompe el muro

que corta mi saliva

y llega hasta mi boca el sabor de la esperanza.

los desaparecidos siguen siendo desaparecidos

porque oficialmente no son muertos

por eso son desaparecidos

y la vida me rodea de desaparecidos

enseñándome una vez más

que ante todo debo ser yo.

Desaparecido parece va mi descanso

en esa barquita que se introduce

en la alta mar

y que los filos del frío horizonte

parte en dos.

Rompo a pensar en la infranqueable autoridad

de un día en ruinas, su no va más,

sus cartas marcadas, su victoria anticipada.

El día me dice a qué jugamos

escribe las reglas del juego

a quien le toca ser esta vez el perdedor,

rostros inflamables, bocas que se sienten

desgraciadas, y solas, ojos medio muertos

intentando sobrevivir en los suburbios del insomnio,

lágrimas extraídas con alicates, y yo ya

cansado de ver

que a la gente no le han enseñado a amar.


Espere un momento, quizás otro día.


Echo de menos el caos de una fría botella

de vodka, sus delirios justificados,

sus yagas en mi corazón

su libertad a traición

su resaca puntual.

Y aunque parezca mentira

echo de menos al niño

que soñaba con ser adulto,

aunque parezca mentira

echo de menos al niño

que jugaba rompiendo reglas.


Paco

martes, 14 de septiembre de 2010

Autorrecargable

Los nervios invaden, con sus mercenarios criminales al mando, los pálidos hilos de luz que iluminan mi cuerpo, mi sonrisa, mi habla, mi fiel estar. Cargan tormentas las percepciones arrinconadas que sujetan mi conciencia, y mi cuerpo que por momentos no es mi cuerpo, se rinde a ser un esclavo más del desorden mental, un cadáver sin tacto.


Ay, pero yo soy una batería autorrecargable, me infrinjo sacudidas de energía hasta desde el caos más absoluto, y si me oxido, y no me recargo, en lugar de reducirme a polvo arenoso sin mapa en mano, utilizo mi estrategia más efectiva: me dejo llevar por el aroma de tu recuerdo, y un beso desde tus labios, aunque se extreme en imaginación, provoca que las energías positivas cicatricen cualquier grieta de horror.


Paco

Incomunicado

Siguen las horas tejiendo sus trampas
la vida la otra la que no recuerdo
se olvida de mi, todo es una rampa
esta saliva hueca esta habitación siniestra
para aislar a un nuevo reo
a un nuevo muerto.

Me escondo, me huyo, me invento,
me hablo, las palabras que gritan
el hombre sin sueños,
barrotes y luna, paredes sin estrellas
mi voz sin aliento
es mi condición de preso.

El día la noche, despierto me duermo,
mañana será hoy
el mismo hoy sin mañana.

Siguen las horas tejiendo sus sombras
mis huesos mi alma la que ya no me ama
la que ya no me habla,
labios y beso, amor sin recuerdo
una mano que abre la reja
tan solo comida pa perros.

Me odio, me siento, me invierto,
reviento, los sueños que gritan
al hombre de hierro,
el hombre sin paz, cárcel y a dieta,
silencio en el cubo, palabras sin rostro,
solo incomunicado
y la ley de los ricos contenta.

Paco

jueves, 9 de septiembre de 2010

A los desesperados

Usted que no es usted

usted que se muere por dentro y no sabe por qué

usted que se desprende en ese vacío aúreo

en ese deforme instinto de sentirse vagamente eskizo

en esa pastosa niebla de horizontes con piernas

usted, que cierra el puño

para estrangular entre sus manos la rabia

que se siente en estado de naufragio universal

que se sienta, se levanta y se tumba en las espaldas

del aire, usted

que descompone impacientemente sus huesos

que desea ser tan solo alma sin cuerpo

y cabeza sin cerebro

ahí meciendo la desesperación

con su tostada paciencia a punto de quemarse

que se alarga en el infinito

como quien anhela desaparecer para siempre

y que no soporta, sobre todo no soporta

el peso afilado de sus fragmentadas pestañas

ni el arañazo hostil de sus entrañas violentadas

ni sabe cómo abrir esa ventana cerrada al futuro

ni sabe donde está el presente

ni sabe que el pasado es tan solo un recuerdo hiriente.


Usted que no es usted

sepa usted que si cierra los ojos

desatándolos de los grilletes de la desesperación

y persevera en la paz, tranquilidad,

y en un estado de autonomía vital

usted, entonces

puede que sea usted.


Paco

domingo, 5 de septiembre de 2010

Una corona sin vergüenza

Érase una vez un rey sin corona que lloraba en la soledad de las sombras, un rey añorando su poder, un déspota más soñando ser. Hoy me pregunto yo una vez más donde dejó ese rey la vergüenza ¿Dónde la guardó? ¿Dónde la perdió? Nunca lo sabremos. Una monarquía impuesta a dedo y corazón por un asesino, un genocida, un extremo demente y fascista que dedicó cerca de 35 años de su vida a fusilar personas según él siendo un elegido de Dios, fue quien trenzó esta corona pistola en mano, fue quien inventó un nuevo concepto de hambre, una misma forma de desangrar cuerpos sobre un viejo muro .Y el rey con cuento aceptó. Y calló. Se enamoró de las palabras que susurró el viejo enterrador de cuerpos en campos y campos. Y sin tener capacidad para hablar, aceptó ser rey.


El asesino lo puso en el poder con la única condición de que se silenciara su extensa lista de cadáveres hablando con la oscuridad y el olvido, y así, tan tristemente, la monarquía consiguió la corona y el trono, la sonrisa y la mentira, el dinero y el silencio. Y ahí, amigos míos, es donde creo que perdió el silencioso rey la vergüenza, la perdió y no la buscó. La perdió y se alegró.


Y después de tantos años, ahora me pregunto yo ¿Qué se puede esperar de una corona pintada a mano por un individuo que creía con fe ciega que era un mensajero de Dios con el mensaje de matar a todo aquel y aquella que no pensara como él creía? ¿Qué se puede esperar de un rey que pactó el silencio de los crímenes de un sádico psicópata? ¿Qué se puede esperar si hace años que perdió la vergüenza?


Paco

lunes, 30 de agosto de 2010

El arte de destruir

Hay personas a las que les gusta ponerle cara al miedo
que se divierten con juegos psicópatas de mesa
que construyen temblores en cuerpos ajenos.

Hay personas a las que no les queda bien un corazón
ahí adentro, y por eso llevan rocas, una cueva
siniestra y helada les late, y se preñan de termitas
que se sacian de sus latidos.

Hay personas a las que simplemente les gusta matar
o dejar morir
o no dejar vivir

Hay personas a las que no les importa matar niños
que matarían por una religión sin creer en Dios
y que ponga lo que ponga en su curriculum
solo son especialistas en un arte:
el arte de destruir.

Hay personas que llevan trajes y corbata
que tiene el poder y lo ejecutan
que solo saben mentir y destruir.

Y el miedo que invade estos renglones
es pensar que nuestras vidas
depende simplemente de sus decisiones.

Paco

El mundo no es el que es

El mundo es un antro de soledades compartidas
donde la espuma del café se convierte
en el mejor sustituto de tus labios míos.

Pienso en el mundo y callo de miedo
pero todo sigue todo no revienta
el mundo camina porque quiere caminar
y en su mochila mete verguenzas y arrogancias
los despistes de la verdad
muchos cuerpos muertos
tanto aquí como allá.

El mundo es una plataforma histórica
de asesinatos ejecutados por el fascismo
y de democracias bautizadas por los fascismos
y de políticos que siguen ocultando
la memoria de los fascismos
y la gente, la gente
que no tiene ni idea, que no entiende nada
porque ningún familiar suyo
se desangró invisiblemente
con su dolor indivisible
esa gente, que protege
el autismo de la memoria
no saben que esta herida
sigue latiendo hondamente
a paso de muerto
a latido de vacío
tanto como
los muertos innombrables
e inacables
que se olvidaron para siempre.

El mundo es lo que es
perdónenme la palabra inoportuna
pero el mundo es una mierda
el mundo es lo que es
me han dicho de siempre
pero yo
con mi corazón embargado por la rabia
tan solo puedo decir una cosa
yo me salvo con los labios de mi amor
pero en este mundo con esta rabia mía
no acepto ese mundo ni
toda su podrida mierda.

Paco

miércoles, 25 de agosto de 2010

Dolor y lágrimas

Las lágrimas viven del hambre del dolor
cuánto más intenso son los bocados del dolor
más se acelera el caminar de las lágrimas.

Paco

martes, 24 de agosto de 2010

Minfierno

¿Alguna vez han pisado

ustedes el infierno?

¿Paseado descalzo

sobre sus escombros vivos?

¿Cómo sanar las ampollas febriles

sobre las pupilas incendiarias?


¿Alguna vez han dejado ustedes

reposar el corazón

sobre la lava ardiente del error?

¿Alguna vez se han mirado al espejo

sin llegar a tener la mínima posibilidad

de reconocer los ojos que le acechan?

Yo si. Perdón.


Paco

He visto

He visto engordar mis nauseas hasta límites insospechados, he visto morir un niño lentamente dentro de mi corazón, he visto tumbarse el mundo a los pies de un Dios y a Dios, lo siento, nunca llegué verlo.


He visto la enferma intensidad con la que los necios inexpresivos de corazón se creen superiores a otros y otras, he visto morir la especie humana en un charco de semen expandido por su propio Dios, he visto a los renegantes del concepto humano, a los que se impusieron a sí mismos el desorden de los hilos de su corazón. Corazón, no te he visto en tales mares. ¿Qué precio te pusieron?


He visto pasar los días sin darme cuenta, la gente muriéndose en su propio saqueo emocional, desgarrándose la piel para ofrecerse diferentes, para ser un caótico católico, para ser un extremo de una cuerda que poco le resta para cortarse, para ofrecerse en cuerpo y alma a otra voz diferente, y los no-religiosos, ay ¡ Esto no va de religiones, esto va de que he visto que todo se nos va, que nos vamos, diría yo que nos hundimos…


He visto palidecer el rostro del futuro, encorvarse en teorías cuánticas para hacerse complicada nuestra llegada, temeroso futuro, desalentado, y he visto desencaminado y lleno de tinieblas el sueño de las personas vivas, los muertos se ríen, cuanto desperdicio en tan poco tiempo, qué pena, dicen, que no sepan vivir.


He visto el mundo que la manipulación ha inventado, lo he vivido, en él estoy, de intransitable razonamiento, y por cada azada que infrinjo al terreno que voy pisando, me surgen surcos diferentes, pero mi vida no quedará sepultada bajo este carbónico mundo de desechos, mi vida, que ya la tengo muy vista, sigue de frente en este imprevisto y anárquico código de pensamiento. Este soy yo, y poco más hay.


Paco


lunes, 23 de agosto de 2010

Un par de segundos

Es ya algo tarde para darle un voto de confianza a lo imprevisto, a lo embrujado, a lo desconocido. Me dejo herir suavemente por el sueño pero mis ojos son dos bombas con la mecha mojada. Es ya algo tarde, y es noche, mañana abrazaré y te extenderé un racimo de besos que ofreceré a la linterna de mi alma, y el olor a café fornicará con la estructura del aire engrasado de la cocina, aceitoso aire, y como cualquier otra mañana en silencio, mirándonos como un mismo floral en un espejo, volveremos a reconstruir los bosques quemados de la discusión de la tarde en la que tan solo por un par de segundos olvidamos amarnos.

Paco

domingo, 22 de agosto de 2010

Lo parado

Ya no quedan corazones, huyeron, se
encerraron, se trizaron, quien sabe
donde fueron
a resucitar aquí no
aquí no
aquí parece que estemos solos
en un mismo mundo, en un mundo raro,
en un solo mundo
en el mundo de corazones de madera
con todos sus carpinteros en paro.

Paco

Revolver

Me siento revolver, me gusto revolver, cargo
odios y disparo golpes.
No aguanto la fe politizada
no soporto la mentira polinizada
no permito la xenofobia permitida
por eso soy revolver
por eso me gusto, me cargo,
y con un odio irreconocible:
Te disparo.

Paco

sábado, 21 de agosto de 2010

La piel de mi sangre

No cubro mi agotamiento inabarcable

aquí os muestro mi rostro, roído

por una longilinea muestra

de mi sueño roto.

Ah muñeco de papel, que

no me arrastre el viento

busco el formato sonrisa

en el profundo beso de mi vampira.

Extraerme la sangre

primero el ácido del vodka muerto

luego la cerveza

todavía viva, latente

y por último

el dolor rojo de su piel.

Haz de mi sangre

tu que succionas mi yugular

un lugar donde el amor

no sea constante hambre.


Paco

jueves, 19 de agosto de 2010

Re-ordenarme

Victoria esculpida sobre la piel de cien heridas

rebelarse al aullido de un necio demente

romper el orden la orden lordenado

las bastardas e insaciables órdenes

corro a ponerme el traje invisible

y escribir desde la distancia

rechazar la autoridad

aplastarla

rajarla

sentirme enflaquecido y reseco

pero con mi propio aire fresco

soñé ser un cometa fugaz

sobrevolando a gran velocidad

a propósito de arco iris

¿Cual de todos llevas tu dentro?

remover un pequeño barquito de papel

en tus propias manos

para meter en él

todas y cada una de las estrellas

tallar mi propia arca

para salvar todas y cada una de mis emociones

sin orden sin órdenes sinlordenado

sin más grito que el de mi garganta

en su propio laberinto

y así

RE-convertirme

RE-construirme

Re-ordenarme

todas y cada una de las

Rémoras de una antigua vida.


Paco

El valor

Perdida en la ventana mi mirada se hace vieja,

se retuerce en derivas, en olas sin mares,

echo tres minutos atrás

y tu recuerdo invade mi cuerpo

me golpea a destellos de impotencia

y veo pasar un caminante

que va pisando el suelo

como quien flota inerme por el cielo.


Mis pestañas suben y bajan su toldo

con la insistencia de quien actúa por inercia,

lentamente, más bien a paso de muerte,

hoy he jugado al aburrimiento

que por desgracia se me suele dar

extremadamente bien.


Continúo regando mi mirada al exterior

a ver si encuentro el reír, el otra cosa diferente,

y veo otro caminante que busca algo

sin encontrarse a si mismo,

le duele el corazón, y no quedan analgésicos

coronarios, no quedan torceduras rectas,

le sigue la vida y a través de ella camina

va a resultar que para vivir hay que sufrir

va a resultar que reconozco tanta pena…

y tanto resurgir.


No hay pena que no enseñe un escondite

del corazón,

no hay día en el que no amenace

la descomposición,

por eso, que es parte de todo esto,

soy consciente de la sonrisa

y de su inmenso valor.


Paco

martes, 17 de agosto de 2010

Una sonrisa a contragolpe

Cuando fui espermatozoide vi matar millones como yo

otros iguales de ausente espejo

que me colgaron el cartel de vencedor

tras su hostil muerte de ausente cementerio.


Mientras escribo Irati ha matado un poema

no ha tenido piedad tampoco conciencia dello

ha dinamitado el puente

de los tres primeros versos y prendiendo

fuego a mis nervios

me ha recordado

que la vida que llevo dentro

va inevitablemente adherida

a estas situaciones de guerra adentro.


Cuando murió el niño que había en mi

el viento se llevó las ruinas

de la fábrica de mi imaginación

y ahora

como adulto que se supone que soy

busco en mi hija la fresca ilusión

que todavía desde la lejanía me avista.


Mientras mis dedos se arman

de silencio imaginario

los dedos de Irati

dibujan un paraguas sobre su camiseta

no adivino con qué sentido

solamente me limito a sonreír

y a observar en sus pueriles ojos

la larga trayectoria de una sonrisa

perfectamente recta.


Paco

lunes, 16 de agosto de 2010

Cazador de suspiros

No volveré a desangrar una botella de vodka

sobre mis venas

no volveré a estirar el dolor para averiguar

su profundidad

no volveré a golpear a martillazos mi corazón

porque nunca fui carpintero

y la tristeza inválida

tiene mala solución.


Siempre llevé mi aliento apuntándome a bocajarro

depredador salvaje de mis besos

me robaba los fragmentos de amanecer

cuánto obstáculo

para hacer una parada en Corazón

cuanto cuesta leerse en verbo

en el diario del amor.


Las mariposas vuelan y limpian el aire

se posan con olor a beso trenzado

en mis ojos

los mismos que visitaron mis lágrimas

los mismos que limpian sus ventanas

con los trapos de la esperanza.


Siempre fui un cazador de suspiros

jugando al trueque con la suerte

encapotado sobre la niebla de tu distancia

siempre fui el amante de tu corazón…

Y suspiro…

Una vez más

me has besado.


Paco

Abuela

Quien no ha tenido un abuelo mendigando en el recuerdo

abriéndose paso a bocanadas de sonrisas

con la mirada de quien se identifica en el corazón.

dos fotografías en blanco y negro vencen al olvido

se escribe la historia de quien golpeó con el puño al cielo

y de él llovió silencio, y ruinas,

de una posguerra que todavía hoy amargamente

se recuerda.


Quien no ha tenido una abuela heroína

que sobrevivió a las bombas y a los golpes

a la soledad y a cinco hijos sin pan en boca

que venció a los militares y al esposo

enloquecido por la adrenalina de la fuerza

Abuela

siempre olvidada por la historia

sobreviviendo en silencio

rasgó mi corazón desde la distancia en tiempo

desde la estructura del amor

desde el corazón de quien

con sus largos y finos cabellos

sobrevivió a todas las batallas

menos a la de la muerte

pero hasta para eso

tuvo corazón.


Paco

domingo, 15 de agosto de 2010

Todavía retumba en mi piel

Todavía retumba en mi piel

el eco de la misma destrucción

los nervios tocando el tambor

con mis huesos

mi lengua con sabor a soborno

se enreda anudando las palabras.


Fragmentos de invisibles escalofríos

se tornan aullidos

se hornan en mi infierno

dentro de esta llama

en la que ardo.


¿Qué soy? ¿Frío o calor?


Algún día cuando mi ser

se haya agrupado

me veré por fin capacitado

a decapitar mi mal trago

mi silencio en grupo

mi más sabor amargo.


Paco

sábado, 14 de agosto de 2010

Una simple moraleja

Me escurro en la tragedia

yerra el destino

se rompe la tiza de Dios

sobre esta pizarra minutera

qué espanto

qué espero

de quien mucho manda

a escondidas

en su pluvioso refugio.

Cobarde

cobarde el tiempo

y sus tanques

y sus bombas incentivas

incendiarias inhumanas

qué poco dura el buen sabor

de unas apasionadas vacaciones.

Pronto llegará el llueve

el oscurece

el triste semblante del otoño

volveré a hacer pronósticos

sobre la boca del miedo

me espera el azote

de su arcaico desajuste

su desventura enloquecida

y su ojoroso odio

de jinete sin tregua.

No voy a esperar

el milagro viciado e inhábil

me repetiré

hilando estrategias

con las que dejar de ser

este harapiento muñeco de trapo

y me encontraré en ser

en tener y en creer

en su inmortal moraleja combativa.

Me gusta

me gusta gruñir

y gruño

gruño

ya sabes

y si no lo sabes

te lo hago saber

quien no baja los brazos

siempre podrá subir el puño.


Paco

domingo, 8 de agosto de 2010

Imagina

Herméticos sollozos de tirana incógnita

invade la piel una arruga gigante

no sabes por qué

pero tu alma pesa

pesa excesos de mugre

vientos que soplan

de no sabes dónde.


Cientos de cuentos

arrastrados en las pendientes

de los sueños

devorados por ingratos gusanos

en el cajón desordenado de tu

I-M-A-G-I-N-A-C-I-Ó-N.


Ya va siendo hora

de preguntarse por qué

por qué este demacrado estado

de pálida dama

con sus lágrimas

a bocados.


Nutre tu vista de amapolas con piernas

de rosales con alas

y sus suspiros aleteando

diseña un espejo

en el que colgar las miserias

de la mañana

y comenzar desde el principio

a ser con seguridad


Tu misma.


Paco

Silenciosa nada

Estereotipo soleado que vaga en Adolescencia

las horas rastreando

mi imberbe rostro

configurando la sutil mirada de un futuro adulto

rescatándome de las gentes

y su afilada Nada

al que no le importe avanzar

caminando o a nado.


Yo sentado en la cima de la soledad

en ese joven mundo de suerte rifada

de novel crítico

que no se soportaba ni a si mismo.


¿Qué tocará hoy?

me decía en las angustias de las sombras.


El desprecio más absoluto

para los idiotas de la eternidad

hay conductas irreversibles

y conductos por los que escapar.


Se escapa la magia de las estrellas

el beso de su atmósfera humana

mengua el techo silencioso, continuo

a mi no me redujo, ni me humilló.


Me conformé con ser

temporalmente

un terrón de sal.


Me rescató las zarpas

de un destino elaborado

un destilo de besos en pausa

y la magna ausencia

de querer adelantarme al tiempo.


Estereotipo soleado de único viajante

de soledad punzante

así marqué mi flexible quehacer

siendo el estereotipo de mi mismo.


Y veinte años después

aquí me tenéis

aumentando el volumen

de mi voz papel

aunque siga siendo


Silenciosa nada.


Paco