"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

jueves, 5 de febrero de 2009



EL POEMA DEL GUERRERO


Un ejército de almas errantes
trepa montañas soplando violencia,
la muerte les acaricia asfixiante,
sangre y honor son sus creencias.


Un espejo de odio hallan
allí donde los dirigentes mandan,
un árbol frondoso duerme
frutos envenenados alimentan
al que muere.


Violaciones,
oscura ley la de vuestro honor
que agrieta los poros de la libertad,
inyectando monstruoso dolor
que genera vuestra misión
nazional.


¡Oh, guerrero paranoico!
Grita si puedes
en el pozo del sufrimiento.
Esquiva si puedes
la fuerza y rapidez del viento,
para que las balas
no descubran tu aliento,
que yacerá mudo
preso entre lamentos.


¡En ti, guerrero engañado!
Tatuada la cruz de la religión,
una corona y el pulgar del diablo
enfundan odios sin perdón
para abastecer a Lucifer
su místico reclamo.


¡Oh, guerrero triste!
Llora en la soledad,
la ventisca talla tu yugular,
tu cerebro
consumido por la necedad
sucumbió ante los intereses del Capital.


¡Ay, guerrero miserable!
Has muerto sin alas,
los gusanos las devoraron,
ratas que pactan en salas
bandera en ataúd decoraron.


Yaciste ignorante
bajo la sombra de ese árbol enfermo,
sin respuestas
bañado en sentimientos errantes
de sonrisas muecas,
y así llegó por fin tu hora
¿El relojero?
Hijo del Dinero.


Un relámpago atroz te mató,
el aullar de los políticos,
vuelves a estar solo,
y ahora
que eres dueño del tiempo
ni cañones ni llantos,
pero vuelven a sonar campanas
los ecos cantan
el crujir de tu garganta.


¡Has muerto, Hijo de la Guerra!
Dios no conoce perdón
te incluyó en su club de cadáveres
para emprender su triste pasión
allí donde creerás dormir
entre rios y mares,
y aquí te olvidarán, no lo dudes,
sin tiempo y sin pudor.


Así que si tanto os gusta matar,
el roce de vuestras tumbas debéis disfrutar,
que las ratas se alimenten
de vuestro respirar,
regalo personal
de vuestro amigo más brutal:
Vuestra Nación.
Ahora...Morid.


Paco.

(Poco se puede decir de la humanidad y del razonamiento que implica hacerse soldado y marchar a una guerra. Sólo una Nación asesina puede enviar a seres humanos a matar a otros seres humanos. Por desgracia todas las naciones fomentan esa base, la diferencia es que unas tienen más poder que otras. Al fin y al cabo los soldados son víctimas del engaño de una mentira nacional, pero si tanto les gusta matar... que mueran)

No hay comentarios:

Publicar un comentario