"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 2 de febrero de 2009

MIEDO



MIEDO


Un día intentaron hacerme comprender que yo era uno más,
Uno como ellos
Arrodillado ante el soplido de su miedo
Me di cuenta que era una persona más
Sumergida en un mar de dudas
Que caminaba en busca de una sonrisa
Que naufragaba cuando deseaba vencer la tiranía.

Palabras encadenadas en voces de lluvias
Desde que nací una vida programada,
Un aire infectado gime una sonrisa triste
Para inyectar en nuestros corazones
El miedo del poder.

Me transmitieron que era una persona libre
Y volé soñando en traspasar las fronteras de las nubes
Mis alas agrietadas y sin plumas
Solo se alzaron lo que mi ansiedad tardó en despertar
Y cuando mis ojos conquistaron la realidad
Lloré tanto que mis pupilas se arrugaron hasta su mortandad.

Clavaron en mi mente un sendero de mentiras poderosas,
Conquistaron mi corazón a base de un juego maquiavélico,
Crearon ideas mutadas y voces sin lenguas,
Caminos sin horizontes,
Y en las manos de un niño un destino fundido
Ojos inocentes y corazón sano
Camino perfecto para inyectar sus miedos.

En el aire su sonrisa me daba miedo,
Se agitaba bajo sombras de sangre un mundo de
Personas que viven dormidas y que duermen sin sueños,

Ando aquí escondido entre el cuadrado que forma mi hogar,
No pienso ni hablo, no ando sino gateo,
Un tartamudeo coronario maneja mi interior,
Latidos de miedo que temen ser escuchados.
Mi libertad, enjaulada entre mi sangre muerta,
Porque la ansiedad ha asfixiado mis palabras.
Ansiedad bombardeada por un Estado
Neurótico y podrido de avaricia.

Un entramado peligroso de trampas complejas ha intoxicado mi mente,
En un mundo que me vendieron verde y democrático
Solo encontré miedo y más miedo.

Un rebaño tan numeroso como frágil de manipular
Solo se podía controlar con el miedo imaginario,
Un poder embriagado de ambición,
Con el control del miedo
de personas que juegan a ser Dios.

Una noche, pensando allí donde no llegan las zarpas de los malvados,
Busqué la sonrisa perdida.
Un ejército de jinetes solitarios caminaban bajo el influjo del miedo,
La sombra del control asfixiaba cada minúscula pista de humanidad,
Personas que andan pero que no piensan,
Rebaño que se baña en miedo a diario
Que esconden su ridícula porción de humanidad en el último cajón de sus jaulas,
Abstraidas por el conjuro de la ambición política,
Rumbos enderezados por un miedo inventado.

Mis ojos solo vieron miedo,
Miedo que quiere silenciar mi pensamiento
Miedo que duerme en la noche, que mece mi corazón, que atrapa mis ojos en rejas de aguas, miedo que vence, que calla al viento pero no a la voz, que encarcela la razón pero no mi corazón, miedo que dicen, es el miedo de la vida, miedo que quiere controlar mi pensamiento, miedo, solo miedo, es el miedo del control.

Miedo perverso, a lo ajeno y a lo diverso,
Miedo a darse cuenta que uno puede ser libre,
Miedo a soñar con tener algo más, miedo a gritar, a llorar y a amar.
Miedo, el miedo que quieren que florezca en nuestros corazones, no una sino mil noches, miedo que entierra en el lejano olvido el grito feroz de la revolución, miedo que mata, que sufre mi piel y cubre mi rostro de frío silencio.

Miedo perverso, que atrapa mis versos,
Miedo que duerme en mis palabras,
Que viola al cielo y arrastra al viento encadenándolo hasta el soplido de nuestros corazones, miedo imaginario, miedo atroz, que nace del Poder, de las ganas de conquistar a personas libres, miedo para vencer, miedo en el telediario, en el trabajo, en las calles.

Miedo que hace aullar a la luna, que la retuerce de dolor, que la desnuda y la entristece ante tantos ojos con miedo.

Miedo para que callemos, miedo que baila bajo la sombra del dinero, miedo que se esconde tras la carga de la fuerza, miedo para hacernos débiles, miedo déspota que forma el pensamiento ausente, es el miedo del silencio, es el miedo que ellos quieren.

Y así juegan con el miedo, los monstruos del dinero, del Poder, de un Estado de Miedo,
Miedo al extranjero que enseñaron distintas costumbres,
Miedo a ladrar con furia al gusano que enriquecemos con nuestro sudor,
Miedo a aceptar que existen otras formas de vida,
Miedo a rebelarse contra el poder,
Miedo, siempre miedo,
Miedo a bailar disfrazado de libertad ante la Ley,
Miedo a los funcionarios que nos protegen,
Miedo a vivir sin una bandera,
Miedo a la propia bandera.
Miedo a gritar con todas nuestras fuerzas que somos libres,
Miedo que inventaron los reyes de las voces sin rostros, miedo para palidecer nuestras almas, para secuestrarlas y convertirlas en auras fantasmas,
Miedo, nuestra imaginación sumergida en un zulo de miedo.

Miedo que dirige nuestras vidas, que enriquecen otras y que deja sin pan muchas otras, miedo que nos roza para que no olvidemos nunca, miedo que nos susurra que el mundo no va a cambiar, miedo que me enseñaron para callar mi voz, miedo que sueñan ellos por temor a que no tengamos miedo,
y donde la luna no quiere mirar por miedo a ver lo que mis ojos sí ven, encuentro un aliento enfurecido que calma mi dolor, es mi alma ofendida ante tanta mentira, es el grito borrascoso de mi corazón que no desea sucumbir ante este miedo imaginario, el miedo del Poder, el miedo del control.

Y así, trasnocho cuando marchita el sol, navegando desinfectándome del miedo corrupto que el control gubernamental quiere hacerme creer, coloco en fila mis ideas dispuestas a formar barricadas de odio racional y me niego a caer derrotado en palabras de espinas venenosas. Intento luchar contra su miedo,
Miedo a vivir sin gobierno,
Miedo a pensar,
Miedo a mirar adonde hay personas sin pan,
Miedo a vivir de pie, siempre miedo, miedo que programan en los libros de estudio, miedo que hunde mi respiración en un pozo sin agua, miedo a otra religión, miedo a Dios.

Se esconde tras un espejo roto el miedo que mis ojos han visto en un mundo controlado por el miedo, la voz del telediario, el grito del mudo hambriento, el aullar de monedas de los ricos, la familia sin rostro y sin techo,
Siempre miedo,
Que unos inventaron y que otros sufren,
Miedo, solo miedo,
Eso es lo que encontré en un mundo que me vendieron verde y democrático.
Paco.


(El miedo es el arma del gobierno y del poder más efectiva para controlar a las masas y a la voz del pueblo. El telediario, su proyección más efectiva. Bajo los efectos del miedo cualquier persona es susceptible a hacer lo que jamás haría)

1 comentario:

  1. te mando un abrazo y apoyo para que sigas este camino,llegas a definir de forma plástica lo literario.Parecen cuadros con letras.Un saludo Paco.Es muy interesante tu enfoque.Gran Autor, gran persona.
    Santi

    ResponderEliminar