"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 30 de marzo de 2009

PALABRAS



PALABRAS

Respira un sublime y divino mundo construido a base de sentimiento y arte, justo en el centro del corazón de los libros, es el mundo de las palabras, la magia hecha realidad, todo un mundo de palabras diferentes que debes excavar con la mirada de tus ojos para poder apreciar todo su esplendor.

Al rebuscar entre las paredes sordas de mi estantería, alenté ese espíritu dormido de lectura que me comía por dentro. El placer de averiguar nuevas palabras me ha introducido en una realidad nueva de palabras sin fin, de libros con voz, de frases con alma, de palabras con sentido, y ahora me niego a que las palabras que descansaban a mi alrededor continúen mezclándose entre el polvo diario y el abandono invulnerable al tiempo.

Así que os voy a mostrar solo una parte del encanto de todas las palabras que he ido encontrando en mi camino en los últimos tiempos, y os puedo decir que
existen palabras de todo tipo y para todos los gustos, que
existen palabras para diferentes objetivos
y otras para contar lo mismo, unas amantes de la flexibilidad y otras cerradas dentro del pensamiento de una mente sin puertas, y dependiendo de los límites de tu curiosidad, podrás averiguar más o menos palabras. Eso lo decides tu.

Existen palabras vivas, palabras hechas para vivir, y palabras tristes para definir la muerte,
palabras para que hable el amor y para que calle la desilusión,
palabras hechas con inteligencia y otras para plasmar la ignorancia,
palabras que vuelan, que se recrean, que burlan el desatino, y al destino,
palabras que inventan historias y que animan a la imaginación,
que visitan los cuentos, que conquistan los libros, que viven en hojas,
en mentes o en labios, y palabras que se las lleva el viento, porque queremos, porque hay palabras que nacieron para ser olvidadas, marginadas, o simplemente porque no interesan nada.

Existen
Palabras para inventar miedos, y palabras para que prospere tu fortaleza interior,.
Palabras que se venden a la mentira, y palabras que luchan por la verdad.
Palabras que enfrentan los ojos, y palabras que unen los pueblos,
Palabras que no te dejan dormir, que saltan sin vergüenza al interior de tu retina.
Palabras para imaginar el sexo, para disfrutar de su imaginación, palabras que ante dos cuerpos desnudos callan y esperan su turno, y palabras sabias que conocen el momento idóneo de hablar, palabras bellas como la espuma del mar y palabras horribles que en este texto ahora mismo no pintan nada.

Palabras, bonito espejo del alma,
precioso cantar de tu mente,
Palabras, bello resurgir de la esencia del pensamiento.


Palabras que enseñan a gritar y otras que obligan a callar.
palabras contra la fuerza y palabras que se imponen a la fuerza.
Palabras que incitan a leer y palabras que se ocultan para que no las puedas ver, palabras que desatan una rabia incontrolable y palabras que provocan una rabia reflexiva y justa.

Palabras sabias, para narrar historias, para contar cuentos, para crear poesía, para resaltar la hermosura donde reina la nada. Palabras para enseñar el perdón donde baila el error, para expresar emociones que nos comen y nos tuercen, para llorar sentimientos y contarlos como pintados en lienzos, ese es el mundo mágico de las palabras, el mundo que anhelo descubrir.

Existen palabras para conquistar un amor, para estremecer el corazón, para hacerlo invencible y llenarlo de esperanza visible.
Existen palabras para creer en la felicidad y palabras para comprender las penas, palabras que te sumergen en la tristeza y palabras que te empujan a la euforia, palabras de las que bebes y palabras de las que te escondes, palabras que te hacen sangrar y palabras que te matan de alegría.

Palabras para comprender la música, para darle voz y forma, para provocar la censura. Hay palabras que corren por libros, en Internet, en hojas sueltas, palabras que corren por los labios, que esperan saltar como de un trampolín buscando la libertad en el aire que nos rodea, y existen palabras para hacer volar cartas, unas veces de amor, otras tantas de amistad, palabras para hacer realidad la comunicación, para diferenciarnos de los animales, para disfrutar de ellas como animales, palabras para disfrutar. Palabras, qué gran invento, parece que tienen vida propia, eso no lo se, lo que es cierto es que no tienen fin.

Palabras que importan y palabras que se pierden sin recuerdo alguno, pero siempre palabras, sana adicción por conocer nuevas palabras, por asombrarse del conocimiento de nuevas palabras, por estrecharle la mano a nuevas palabras que llegan sin avisar, que no sabes si ya existían o si son inventadas, palabras que suenan y palabras que copias, palabras que se retuercen porque las nombran mal, otras que no gritan pues pretenden dormir en el eterno anonimato y otras que se aburren de repetirse una y otra vez.

Palabras para conectar las voces, para darles vida y darle un cuerpo vivo, pero también palabras para claudicar gargantas, para desconectarlas del sentido y para empujarlas al suicidio, palabras que se ahogan amontonadas presas del miedo a las consecuencias, son palabras que callan, pero que tarde o temprano hablarán, y para defenderlas, palabras que conectan con puños alzados, señalando al cielo, dando libertad a las palabras..

Palabras que suenan por primera vez, otras que asombran por su frescura, y la mayoría que alumbran, sin más, la belleza de todas sus diferentes formas.
Palabras que aguardan ser descubiertas, que duermen en libros complejos en librerías o estanterías, palabras que desconocemos y que no quieren dormir siempre en la soledad, que quieren saltar hasta los labios de tu conocimiento para poder gritar con libertad que ellas viven y dan vida a la comunicación.

Palabras que paran en estaciones diferentes,
de dueños diferentes,
palabras que nacen de mentes exigentes
que presumen de cultura
y de don de gentes
Palabras para recordar lejanas conversaciones,
para que nazcan nuevos diálogos,
nuevos amigos,
y palabras que se aburren en monólogos solitarios
de aquellos que se hablan a ellos mismos.



Las palabras son como el tacto de dos gotas de agua,
como el ruido de la lluvia sobre tu persiana,
que gusta disfrutar de su sonido,
que deseas no acabe nunca,
que gusta sentir el suave tacto de su compañía,
que deseas te abrace con ternura.
y que vienen y se van,
y que nacen y con el paso de los siglos mueren,
o mejor dicho, se transforman,
Palabras que están hechas simplemente para que tu las leas,
para que tu les des vida, eso es lo que quieren,
vivir.
Y tienen vida propia, las puedes ver cómo
dudan tras su signo de interrogación,
todas ellas vivas,
y como gritan tras su signo de exclamación,
todas ellas llenas de admiración.

Para finalizar quiero comentar que existen
Palabras para acelerar el cerebro, y palabras que duermen el alma.
Palabras que mienten desde la religión, y palabras que resisten a la mentira.
Palabras que desatascan el silencio, y palabras que te dejan mudo.

Palabras que retroceden la codicia, que encienden la llama, que anima la lucha,
que encienden los puños, que gritan libres, palabras de amor y palabras de libertad, o mejor dicho palabras de amor a la libertad.
Palabras para hacer una parada en la paciencia, un descanso en la calma, que calle el estrés y todo lo que ante sus ojos estalla.

Palabras de luz variada, que se cuelan en la música, que enterraron el cine mudo, que se niegan a ser silenciadas y que se reconstruyen a si mismas ante el avance del tiempo.

Palabras de todas las lenguas, de todos los acentos, palabras para demostrar al mundo que la única bala hermosa es aquella que calla el fusil desde su expresión en un trozo de papel, desde el mundo de las palabras orales y escritas, y para ello las palabras esperan el momento de que tu las descubras, sólo tienes que coger un libro y leer, ahí viven las palabras. Te esperan.

Paco

OJOS DE NIÑO

OJOS DE NIÑO


¿Quien debe aprender de quien?
¿El niño del adulto, o el adulto del niño?

Abandonamos la infancia centrándonos en el temor de lo inevitable, que nuestro cuerpo vaya acercándose a la frontera del envejecimiento y avance, y con ello nos olvidamos de jugar al juego más importante que puede existir, el juego de la vida, y sus más aptos protagonistas, los niños.

Olvidamos, movidos por una inercia corrupta, ese mundo inocente de párpados sin odio que representa la infancia de nuestras vidas, ese mundo de ojos de niño que tan bien arreglarían los desarreglos de los adultos. Y ahí estamos nosotros, los adultos, provocando a los lamentos por el avance de nuestro cuerpo y ellos, los niños, que nos muestran el secreto de la juventud en cada momento, sin avaricias y sin recelos. Si quieres saborear el auténtico aroma del verdadero Santo Grial, si quieres desafiar al envejecimiento de tu cuerpo y a las sombras de tu alma, siéntate junto a un niño y escúchalo de verdad, te está esperando, y así sabrás qué es sentirse realmente joven.

Voy a ser curioso y me voy a permitir el hecho de juzgaros sin conoceros, pero apostaría mis sueños al cielo que con vuestra entrada en el mundo de los adultos habéis dejado olvidada esa sonrisa de niño que tan felices os hizo de pequeños, la más auténtica de todas, la sonrisa de la que presumíais abanderando la inocencia y la amistad.

Así que os animo a leer el siguiente texto para que consigáis recuperar esa sonrisa, para que no se pierda como la vista en un cristal empañado, para que aprendáis a moldearla y darle vida de nuevo, y para que con vuestro recuerdo de ojos de niño, consigáis ganar la batalla a la desilusión evitando las arrugas de la imaginación, y así que podáis crear vuestros propios sueños en color. Y con todo esto, espero que desde vuestra sonrisa de niño volváis a amar y admirar el mundo maravilloso de los niños.

Los niños son los eternos olvidados, sin voz ni voto callan porque nadie les comprende mientras ellos no saben por qué los adultos juegan tan mal al juego de la vida.
Los vemos y nunca les consultamos
Miran pero no vemos lo que observan
Hablan pero no entendemos lo que dicen
Juegan al escondite pero nos escondemos de sus juegos,
y ellos,
siempre están ahí, dándole vida a la vida misma.

Los niños son la vida misma, si,
otorgan de la necesaria simetría a nuestros corazones,
forman exactas columnas de amor en nuestro interior
para combatir la desazón,
construyen imperios de sonrisas tan auténticas y sanas
como vitales y necesarias,
ahuyentan el humo de la vejez
escondiéndola una y otra vez,
guardan en un congelador todos los corazones helados y
se aventuran al riesgo continuo de buscar un ardiente abrazo
y un beso de comprensión.

Dicho todo esto,
¿Quién no quiere recuperar el recuerdo de su propia infancia? Esos juegos de calle, horas interminables con el único objetivo de divertirse, juegos de cuerda y de escondite, voces en el aire que solo los ojos de niño entiende, alegría y buen corazón, herederos de la brillante luz de inocencia pura, gritos de padres hambrientos siempre a la misma hora, explosión de energía bruta, y juegos, siempre juegos, todo un mundo de juegos, de imitaciones y de carreras, de balones y gomas, de pañuelos y cuerdas, en grupo o en solitario, pero siempre juegos, y piensa ahora en todos los que la lupa de tu mente consiga recordar, seguro que son muchos más.

Yo me he propuesto regresar a los ojos de niño, recuperando la rutina de la inocencia, para recuperar la sonrisa que tuvimos y que nos empeñamos en esconder. Y quiero imaginar que sigo niño para así poder enseñarle al mundo la solución a su enfermedad de corazón, y es que una vida de juegos y de mundos de mariposas creo que se merece mayor atención, no solamente una autoridad ciega y gritos sin dirección.

Me gustaría que le prestéis mayor atención a los niños, porque
Si miramos a los más pequeños,
si nos fijamos en sus ojitos de niño,
recuperaremos el habla de la cordura,
formando un nuevo paisaje en nuestras vidas,
aprendiendo de su respiración de ternura,
aprendiendo de su mirada de niño.

Así que te invito a que el vuelo de tus ojos aterrice en la mirada inocente de los niños, que para ello guardan y viven con el auténtico secreto de la armonía.
Los niños,
juegan a ignorar el desatino,
juegan a aprender lo que no conocen,
juegan a despistar el aburrimiento,
e ignoran tu ignorancia, porque
juegan a jugar, a vivir, con todo ese amor que tienen ahí tan adentro,
para ti y para mi.
Y los niños llevan dentro un corazón invencible,
al llanto y a lo impredecible,
son capaces de restaurar el amor,
y si los miras de verdad,
como hay que mirar a un niño,
te enredarán en una mirada de ensueño
que te hará comprender todo lo que te cuento.

Tenemos en las profundidades de nuestro interior, ese niño que fuimos y que ahora nos han vendido que ya no puede salir. Un día te marcan con una fecha y te cuentan que ya no eres niño, que ya no puedes llorar, que ya no puedes jugar por el suelo, arrastrarte sin más, que se cerró el cofre de tus sueños, que se perdió en la lejanía entre los últimos restos de la sabiduría de niño. Y entonces creciste.

Así que si te alcanzan los largos brazos de la pena porque ya no recuerdas que es jugar de verdad, recupera tus ojos de niño, sonríele a la realidad, juega a jugar mostrándole a los niños que los comprendes a pesar de tu edad, no hay nada más satisfactorio que sentarse al lado de un niño y escucharle de verdad.

Observa a los niños, los puedes ver todos los días esperando una sonrisa en la calle, en los parques, en los colegios. Te observan con una mirada más sana que una flor de primavera, te hablan con un corazón más limpio que el agua cristalina de una mañana de verano, te invitan a que juegues con ellos a construir castillos de amor para tener una esperanza mayor.

Escucha la voz que te quieren enseñar, te recordarán que la piedra tan dura que habita en tu interior un día también fue un aliento volcánico de amor, te enseñarán que las buenas relaciones entre personas comienza con una silueta iluminada por la sonrisa, siempre acompañada de un baño de soleados besos y de empujones de inocencia.

Sí, échale un pulso al recuerdo y avanza atrás en el tiempo para alumbrar tus ojos de niño, escucha a través de tu ventana y recuerda tu infancia. Enciende la vela de tus sueños para que dejen de ser en blanco y negro, recuerda todas esas historias fantasiosas y todas esas experiencias nuevas con las que fuiste explorando el mundo que te rodeaba y que te encumbraba en la cima del desconocimiento. Esos largos y calurosos veranos que te regalaba la vida cual caramelo caido del cielo, todo un mundo de juegos de calle hasta altas horas de la noche, y seguro que recuerdas lo mucho que te gustaba que otros jugaran contigo, igual que a los niños de ahora. Esas primeras experiencias, primeros amores, primeros amigos, esa firma firme de amistad entablada con un amigo de verdad, con una amiga de verdad, esa vida que iba creciendo paso a paso siempre desde unos ojos de niño que todavía conservas aunque estén presos del olvido, esos secretos de niño plasmados en una camaradería única, en un sentir especial. Todo eso, eso que recuerdas ahora mismo, sí que era especial.

Ahora mismo,
ahí tras las luces de tu ventana,
ese mundo que abandonaste continúa vivo, escondido a tus ojos esperando el momento de que despierte tus ojos de niño. Todo un conglomerado de niños esperan el apoyo y comprensión incondicional del adulto para juntos poder pintar el futuro justo con el que soñamos, pero también para disfrutar del aquí y el ahora del que los niños tan bien saben gozar.

Y te espera el más pequeño, son sus ojos dulces de sonrisa eterna, abrazados a las cuerdas de la simpatía fresca, que lo cojas en volandas y lo rocíes de amor, que juegues con ellos a través de tus ojos de niño y los hagas reír hasta que la risa sea tan grande y densa que os cruja la mandíbula. Que rían y que rían, así sentirás el triunfo de la vida.

Y el niño, siempre fiel y atento a los gestos del adulto, espera que lo quieras con pasión y que le eches un balón, que le ayudes a andar, a volar, a gritar, y espera lleno de hermosura que le indiques el camino para hacerse mayor conservando sus ojos de niño. El niño está necesitado de comprensión, de mares con olas de amor, de simpatía que le inunde en un profundo bienestar Pero sobre todo, lo que espera un niño cuando te observa, es un amigo que se siente a su lado y juegue a ser niño.

Los niños no son malos, nunca se lo digas.
Los niños no son violentos, sólo imitan a los violentos.
Los niños no son crueles, sólo prueban nuevos juegos,
Los niños no son culpables de nada, el adulto cobarde que se esconde y que arde es quien debe enseñar al más pequeño los senderos de la razón, no justificarse y traicionarles sin compasión.

Niño, ojos de niño
para sentir que este mundo sigue vivo,
para que desde la tristeza sintamos alivio,
para no formar parte de esta generación de simios.

Para acabar con este manifiesto deseo dejar anclado justo en el latir de vuestro recuerdo el punto más importante que quiero transmitir, y no es otro que aquel que decía que un niño espera ser amado y sentirse querido, que el niño necesita sentirse valorado y comprendido, y sobre todo apoyado, no lo olvidéis, para que su vitalidad mane desde la fuerza del amor, para que su grito nazca desde la poesía de su alma, y en lugar de desorientar tus sentidos salte con jubilosa excitación hacia el recuerdo de tus mejores años vividos.
Y como ya se que todo esto ya lo sabéis,
¿A qué esperáis para demostrárselo?



Paco

jueves, 26 de marzo de 2009

LA VOZ DE OTROS

Quiero dar aquí vida a una nueva sección para que la voz de tod@s l@s que quieran participar en esta página me ayuden a difundir la voz de todos. Me gustaría que si hay gente que lee este blogg y se anima a escribir, contar o narrar lo que le de la gana me envíe sus escritos y los pondremos en la página. No hay nada más bonito que entre todos ir construyendo una nueva voz que suene fuerte y muy junta y para eso me gustaría vuestra colaboración. Lo único que no se acepta en esta página son textos con connotaciones fascistas, sexistas y racistas.

El blogg no es que esté muy currado pero la falta de tiempo y mi desconocimiento no me dan para mucho más, así que si alguien quiere ofrecer propuestas o ideas para ir mejorándolo lo aceptaría con buenos ojos.

Así que dicho lo dicho, comienza aquí la sección LA VOZ DE OTROS, donde daremos vida a todo lo que caiga en la siguiente dirección lavozdeotrosdespierta@gmail.com. También como he dicho podéis enviar cualquier tipo de mensaje y espero que entre todos y todas con el tiempo vayamos haciendo realidad esa voz que tiene que sonar tan fuerte.

Gracias.
El punkito.

AMOR

SECCIÓN: LA VOZ DE OTROS




AMOR
Por María José Solera

Amor,
amor a la frescura de la mañana, al caminar con la dulce brisa que baña
mi rostro, a la grandeza de su nombre, a la amplitud del corazón, con capacidad para alzar y realzar, pues es capaz de albergar en su interior tanto amor.
Amor, eso es amor.
Amor,
Amor a mi gente,
Mi hija, mi compañero, mi familia de 3, cómplices de mantener vigoroso su latir, bombardeo de explosión positiva que exalta la pasión por vivir, años con sentido y consentido mimo para halagar su palpitar, que fluya por la sangre recorriendo palmo a palmo el transitar de su grandeza, complicidad de las miradas, sinceridad en la profundidad de sus pupila llenas de amor. Amar a sus corazones, necesidad diaria para viajar por la vida, paseo de cordura y locura que todo lo cura, que llena mi vida y es tan grande su sentimiento y cavidad, que alberga amor y eso es amor.
Amor,
Amor a mis amigos,
Felicidad de risas necesarias, contagio de tranquilidad, de querer y poder, de sentirme llena por dentro y llena por fuera, horas plenas para disfrutar, disfrutar de la cerveza, de la María, de las carcajadas, del conocimiento en la expresividad de una mirada amiga, de abrir el corazón para contar con la comprensión, por las horas interminables de conversaciones coherentes, incoherentes también, raras, rarezas, trozos de vida llenos de completa locura., amistad, amistad, amor. Eso es amor.
Amor,
Amor, amor a madres y padres, hermanos, ayuda y tesón incondicional, que ponen la cara una vez si y otra vez también, sin esperar moneda de cambio. Compartir celebraciones, navidades, cumpleaños y mas cumpleaños, alegría y júbilo, discusiones y vuelta a empezar, compresión y entendimiento y al final, amor. Eso es amor.
Amor,
Amor a la vida, amor por vivir, por disfrutar, por querer amar mas, por querer tanto amor que a veces parece lleno el corazón, pero No, todavía puedo amar más y cada día un poco mas, eso es amor.
Amor,
amor a descansar, a dormir y luego despertar sin despertador,
amor a la pintura y la cultura, al conocimiento de la vida,
amor a leer páginas llenas de sabiduría,
amor a la música, a bailar y danzar, a cantar, a soñar,
amor a disfrutar,
amor y mas amor, y nunca parar de amar.
Amor, eso es amor!





Amor al trabajo NO!
No dignifica nada de nada.



La Punkita

lunes, 23 de marzo de 2009

MUSICA


MUSICA

Existe un sonido con la fuerza de un viento enfurecido nacido de mil tormentas y con la hermosura y grandeza del suspiro de una brisa de primavera, es un aliento que mueve la vida y mece la alegría, una chispa de ánimo lo suficientemente valiente como para abrirse camino a puñetazos entre el aire y que con toda la frescura de un éxtasis enloquecedor remueve en mi sangre cada vena de mi cuerpo, centrifuga todos mis sentimientos, aviva todos mis sentidos y te cuento a ti, querid@ compañer@ de mis letras que si tu también le das oportunidad te brindará la ocasión de poder enseñarte el bonito y galán mimo de tus emociones.

Existe un ruido tan subjetivo como misterioso, que si le das ocasión podrá remover todos tus huesos hasta que tu cerebro perpetue en una atmósfera rica en felicidad. Este ruido, rompedor de todos los silencios de agonías sin fundamento, persigue mi sombra con tintes de acoso insospechados, persigue mi piel como una boca los labios de otra boca, y concluyo esta introducción alegando que se trata de un sonido que me ayuda a crear todo un sueño de imágenes e ilusiones con el que consigo despistar todas las alarmas de tristeza que el ritmo loco y acelerado de esta vida se empeña en resucitar de tarde en tarde.

Sí, amigos, es la música, el sonido que funda lluvias de sentimientos dentro de mi imaginación más desatada, la madre de un tesoro incalculable de imágenes imaginarias, de sonidos saludables, de emociones emocionantes y de sentimientos bien sentidos.

Música, brillante armonía del cantar de otros que deja desnuda la soledad de todos, que une amores y anima a soldar los corazones, que comunica a la incomunicación y que junta las distancias y las diferencias. Este, es el poder de la música.

Música, ven, ven siempre a mi,
Continúa alumbrando el resplandor de esperanza en esta vida necesitada,
Eres transmisora de ideas,
Portento de calma y paz,
Y anhelo que ahora veas,
Todas las palabras de amor que mi corazón aquí te aguarda


Y es que con un misterio más propio de un hechizo de brujas, la música no se rinde al silencio de las personas, la música resiste al arrogante pasar del tiempo y sentada en su sofá mágico, disfruta amanecer tras amanecer de toda su evolución de arquitectos y de instrumentos.

Música,
no existe elixir más auténtico,
orgasmo eterno amigo inseparable del placer,
frena los momentos de angustia y de debilidad,
invade instantes sin ruido
llena estantes de encantamientos y
crea dosis continuas de entusiasmo.

Música, sigue moviendo mis neuronas como tan bien sabes hacerlo, no dejes de saturar el aburrimiento y dejarlo atado y preso con la savia de tu sonido, continúa así, amiga mia, que las personas te piden ayuda y compañía.

Es tan grande tu sentido que se insulta a si mismo aquel que no te abra sus oídos. Deseo que cuando me marche a dormir, el sonido de tu cuerpo ande tartamudo en el interior de mi cabeza, que penetre en mis sueños sin pedir permiso para que suene una banda sonora en el mundo de mis sueños y que no abandone jamás los límites de mi imaginación.

Sí, quiero que entres en mi cabeza y no encuentres salida alguna, que tus dulces melodías queden colapsadas para siempre en mi mente, que se repitan una y otra vez las entonaciones de esas letras que siempre quieren decir algo, que tus guitarras enfurecidas y melodiosas continúen chocando agolpadas contra las paredes de mi cerebro para que mi cabeza encuentre el equilibrio perfecto, y que el golpear de tus baterías sacie mi sed de ritmos variados y creativos.

Música,
Recaudadora de sonámbulos alegres,
Creadora de mundos de hadas,
Inventora de historias de sueños,
Te confieso que soy admirador de tu valentía y tu encanto, que disfruto en tus momentos de coherencia y perfección y que te sigo respetando incluso cuando te emborrachan en momentos ridículos.

Música,
Amiga espiritual de la sonrisa,
Atraviesas mis venas sin aguja alguna, pero envuelves mi sangre en un éxtasis tan magno y bondadoso como vivo y creativo. Y día a día me sigues demostrando que no existen cartas ni poemas lo suficientemente claros como para brindar a los ojos de los lectores la realidad de tu grandeza, esa solo se consigue poniendo a funcionar las orejas.

Y es que,
Cuando te abro mi corazón,
Yo ya no soy yo,
Soy un digno admirador de tu fuerza y tu elegancia.

Cuando te presto mi garganta,
Mi voz ya no es mi voz,
Es una fanática seguidora de tus notas y tus instrumentos.

Cuando te entrego mis oídos,
Mi alma ya no es mi alma,
Es una conquistadora de triunfos que se regocija bajo tus infinitos sonidos.

Música, mi musa, mi otro amor, he de confesarte que me veo con la obligación de guardar rascacielos de estantes dentro de mi cabeza para conservar con ternura y pasión todas tus canciones que me atraen y me absorben, que no son pocas, lo admito, y que cuando no aparecen en mi vida me enseñan que la realidad puede ser como unos violines sin cuerdas, aunque por fortuna mi baño de amor diario sustituye tu presencia con más elegancia si cabe.

¿Quién no quiere música?
¿Quién pretende acompañar a la timidez de las sombras del silencio?
¿Quién puede negarse a la música y ser tan inepto?
Tu le das color a la oscuridad, bebes de mi sangre, canción tras canción, disco tras disco, y yo me alimento de esa imaginación sin barreras que tu boca deja escapar a través de los altavoces.

Contigo he vaciado lágrimas, he encogido mi corazón en más de una ocasión, he sonreído una y otra vez ante el asombro de las emociones que me has enseñado, y ahora mismo juego a ser poeta sin serlo porque mi admiración por tu belleza no puede quedar aquí atrapada, y es por eso que quiero confesarle a mis amig@s los lectores que si se deciden a prestar el oído a la inmensidad de tu esencia, encontrarán una llanura de girasoles sonrientes que les esperará en el centro de sus sentidos, rociados por una brisa de calma y placer que es lo que tú, amiga música, tan bien sabes hacer.

Música,
Tu detienes los trenes que van a descarrilar,
Ofreces instantes de sensatez al continuo acoso del silencio,
Das vida a historias sin vida propia que utilizan tu cuerpo para acabar viviendo de verdad en nuestros recuerdos.

Música,
Amiga fiel,
He de agradecerte desde la inagotable tranquilidad que me ofrece tu compañía diaria, todas esas pinceladas de felicidad que cubren mi alma cada segundo que estás ahí. Y quiero que sigas asomándote buscando mi alma como lo llevas haciendo tantos años unas veces mientras descanso pero también en la cocina o cuando me baño, y mientras conduzco o cuando trabajo. Y me sigues acompañando, quizás porque me empeño en secuestrarte y no dejarte dormir, quizás porque estás hecha para ser escuchada y para alargar la silueta de nuestros horizontes, y quizás es por eso por lo que te invito con toda mi pasión a derrumbar juntos todos los muros del silencio.

Música,
Amiga eterna,
Hemos burlado juntos las depresiones y los lamentos,
Hemos creado infinitas ondas de combate,
Olas de alegría, ritmos de guerra,
Y así no habrá felicidad que nos arrebaten.

Tus armas para conquistar nuestros corazones están claras,
Violines para calmar el dolor,
Guitarras para asaltar la rabia,
Batería para golpear el umbral del silencio,
Trompetas para extraer la alegría,
Bajos para crear altas atmósferas tan relajantes como misteriosas,
Y voces, frescas voces,
Para que los que no quieren escuchar ideas nuevas
oigan a través de tu cuerpo el hechizo de las palabras.

Música, contigo
Se derrumban las prisiones de los sentimientos,
Se libera la imaginación del más humilde,
Envuelves en olor a rosas tu fuerza maravillosa
Y haces saltar mi corazón como los delfines por encima del mar.

Tu eres mi tesoro oculto, siempre por detrás de mi mujer, lo siento, pero aún así te agradezco tanto afecto y tantos minutos de gloria con los que has desbordado al bostezo y todos esos momentos vacíos dejándolos presos en las redes de la nada.

Eres la amante perfecta, reina de amores y desamores, en ocasiones sufridora de la censura y de la apatía humana, y grita bien alto que tu eres capaz de levantar los ánimos y gritos con la fuerza de mil leones, y sigue presumiendo de que tu inventas amigos con el poder de convicción de una inevitable adicción y arrastras tras de ti, claro que si, a todos esos sabios que acarician y mezclan diversos instrumentos para jugar al mágico mundo que se esconde a tu alrededor. Estás hecha para hacer gozar del disfrute a todos tus oyentes, y consigues, he de decirlo, que los cuerpos se sientan vivos mientras anden bajo el tiempo de tus ritmos.

Por último he de decirte, amiga música,
Que a ti no te cierran las puertas en ninguna tierra, más que algunos sapos con corbatas obsesionados con amasar dinero, y he de decirte también que a ti te aman personas de todos los colores, de todos los acentos, ojos de todas las tierras, corazones de todo tipo incluso los más ausentes, y a ti la vida te ofrece la oportunidad de unir pueblos y diferencias como jamás arte alguno tuvo ocasión. De ahí tu grandeza, de ahí la importancia de que sigas viva, ahora más que nunca.

Música, ahora ha llegado el momento de que hables tu.


Paco

lunes, 16 de marzo de 2009

LA VOZ DESPIERTA


LA VOZ DESPIERTA

Bienvenid@s a la voz despierta,
el espacio donde pretendo darle vida a las palabras que espero salten hasta vuestros corazones con la misma intensidad con la que brotan en mi interior.

Esto es La Voz despierta,
Una ventana abierta al sol,
cien gritos en las alturas de la libertad,
el crepúsculo de las ideas de mil noches iluminadas.

La Voz Despierta pretende hacer justicia sin creer en La Justicia, y para ello tengo aquí mismo un plano secreto que os enseñará el tesoro mágico que envuelven mis palabras para aprender a vivir con dignidad;

y para ello,
para vivir con dignidad,
he de confesaros que me guardo un poker de palabras, todas del mismo palo, con las que pretendo ganar la batalla a la desilusión y la desidia. Con la Libertad, Igualdad, Respeto y Tolerancia juego a ganar, esta es mi partida y os invito a utilizar mis cartas para eliminar todos juntos al racismo y toda su ingrata presencia.

Desde aquí me he ido convirtiendo poco a poco en el artesano de mis propias palabras, guardo en mi corazón un arco iris de sentimientos que desean recrearse en la rutinaria utopía de mis ideas, utopía que bien se cierto es la realidad del futuro. Acumulo en mi interior una asombrosa fuerza sonora de triunfo, invento leyendas diversas y dependo de mi mismo para dejar de ser un manipulado maniquí, por eso y por muchas cosas más, escribo aquí, para mi y para ti, para ver otro mundo, para hablar de las injusticias, para declarar el amor a la vida, para hacer en la medida de lo posible que nos levantemos pensando en soltar una sonrisa al espejo que estoy bien seguro que nos la devolverá.

La Voz Despierta nació durante una estimable tarde festiva de palabras, cuando todas ellas vaciaron el ramplón escondite que no las dejaba saltar libremente y se escaparon todas ellas hasta las páginas que ahora mismo se reflejan sobre tu retina, se escaparon con libertad y actitud crítica hasta alcanzar el nuevo mundo que tienes ahora mismo ante tus afortunados ojos. Aquí en La Voz Despierta me he convertido en un preso feliz de todas esas palabras que bien organizadas en filas me pedían día si, día también, poder encontrar un espacio más amplio donde poder jugar.

Este es mi mundo,
el mundo de La Voz Despierta,
lloros y alegrías para descubrir a la verdad cuando mienta.

Aquí, en La Voz Despierta,
los ojos sí que ven,
saben que la verdad no tiene padre ni madre, saben que este mundo se puede hacer mucho mejor de lo que es, y por eso pongo en marcha la idea de una revolución positiva para ir practicándola entre todos y todas cada día y cada minuto.
Y no guardo lugar aquí para la perfección, ésta no es más que una invención de una de las personalidades más corruptas de la realidad, por eso me empeño para dejar un espacio claro y amplio para que un abanico de errores luchen mediante el aprendizaje para crear un sendero de vidas creativas. Todo desde aquí, desde La Voz Despierta, eso es lo que pretendo, y forma parte también de mi ilusión gritar bien alto para que entre todos juntos andemos cogidos de las manos para formar un mundo más justo que debe comenzar por hacer una revolución positiva, cada uno en su mundo, cada uno en su vida, en su espacio, en su mañana, en su tarde... en su noche.

Comprendo que es una tarea ardua, para nada sencilla, lo se, pero debemos hacer comprender entre todosy todas a esos caballeros de pensamiento medieval y posiblemente más cerca del pensamiento prehistórico, que deben flexibilizar su forma de pensar porque no se si saben que el mundo ha evolucionado y la sociedad lucha por la igualdad, y esta, comienza por una igualdad de clases. Para todo ello, para comenzar con un cambio más positivo, no me queda otra posibilidad que comenzar dándole unos cuantos puntos de sutura a la vida para curar las heridas que esos malnacidos han ido gestando.

¿Y que por qué La Voz Despierta?
Muy sencillo,
En el pasado yo escribía a solas para que las palabras me acompañaran entre el continuo ajetreo de mi cerebro, pero un día un pájaro con barba y cabello largo con un corazón de gran latir sumó su cantar a mi hablar y explosionó ante mí todo un mundo nuevo de mapas por descifrar para dejar escrito a todo aquel que se considere humano y amigo de la igualdad que este mundo sí puede cambiar.

Esto, unido a que una larga noche me di cuenta que indiferente y cobarde dormía la ciudad, una ciudad que realmente hacía lo que mejor sabía hacer: callar, hizo que me sintiera con la necesidad de despertar la voz que la mayoría de vosotr@s tenéis ahí adentro bien guardada para que, después del atronador golpear del despertador consigamos no solo despertar la voz, sino engordarla de afectos y obesos amores para hacer el mundo que todos deseamos.

Si, esto es La Voz Despierta y desde que me acompañan las hadas silenciosas, como una mariposa nocturna despliego mi pluma para contaros lo que pienso y lo que mis ojos ven, incluso más allá de lo que es visible. Este es el lugar donde no se confunden los sentimientos, donde caben emociones de todo tipo y para todos, donde las letras no son luces extrañas para los ojos sino versos de amor para ilusionar a la humanidad y este es el lugar donde compraremos todas las acciones de humanidad si hace falta.

En lo más profundo de La Voz Despierta, escribo desde el vivo latir que me inyecta con todo su amor mi mujer, las palabras que creo son necesarias para que entre todos vayamos concluyendo de una vez por todas ese inconexo puzle que ya hace siglos se fue formando por el poder del Hombre. Que salga de nuestros labios puros un No rotundo que desgarre la infamia de ese poder y dejemos que las palabras bailen al borde de nuestros labios trenzando una marejada de amor loco por la humanidad y por la vida.

Así que continuaré escribiendo y contando historias mientras queden mimos entre estrella y estrella, seguiré perdiéndome en el inmenso acento de mis palabras para confirmar que los corazones todavía andan, y propongo desde aquí y desde ahora mismo que crezcan en vuestras almas raices gentiles de amor y de inconformismo.

Para todo ello debemos utilizar las palabras,
no la fuerza,
para todo ello debemos inventar palabras,
no desamores,
y para todo ello debemos hacer crecer las palabras,
no la desesperanza.

Y yo mismo me sorprendo del por qué esta avalancha de tantas palabras en mi cabeza, y solo os puedo decir que en ocasiones mi musa son las sílabas preciosas que desafían el ataque desequilibrado de la censura de un Estado malformado, y en otras ocasiones es la rabia positiva con ansias de cambio social la que se agolpa en mi pecho produciéndome un estallido ansiógeno que no puedo controlar... o no quiero controlar. Y en definitiva, como ya dije, el amor. Me siento bañado en constante amor, y eso, eso es la vida, amigos y amigas, y eso es lo que tenemos que recordarle a los buitres de salón, eso y que la capacidad de pensamiento es un excelente don.

Desde aquí,
desde La Voz Despierta,
te invito a atravesar las paredes de mis palacios y torres que habitan tras las puertas de mis palabras, para que descubras el excitante aroma del pensamiento libre y sus poderes. Encontrarás desde aquí la oportunidad perdida en un tiempo lejano y te aventurarás a construir desde ese preciso instante una vida de respeto donde el primer escalón lo formará tu propio corazón.

He de confesarte que aquí soy el amante eterno de la felicidad, que desde aquí buscaré una puerta abierta al alba y que desde aquí siempre acumularé en el interior de mi boca una saliva bañada de amor. Ese es mi pequeño secreto con el que simplemente pretendo ser un eterno peregrino de la alegría, aunque denuncie pesares y en ocasiones parezca que el pecho se me desgarre, todo ello está hecho con la buena intención de despertar los ánimos de tantas personas que se, existen, y que como no, piensan como yo.

Yo se que hay tantas palabras de amor escondidas detrás de vuestros labios esperando ser liberadas, que me otorga la confianza necesaria en creer en un mundo mejor y más justo, es por ello que debo comunicaros que ha llegado el momento de dejar de nutrirnos de sombras y que la hora marca con mirada fija el momento de engordar nuestros corazones de ese arco iris de sentimientos con el que soñamos todas las noches.

Corramos juntos detrás de los minutos que el tiempo ha secuestrado bajo un ritmo loco y acelerado de vida caprichosa, aprovechemos la hora de nuestras vidas para confiar en ese extraño y genuino misterio que es la capacidad humana de cada uno de nosotros.

La Voz Despierta,
La voz mía y la de todos vosotros,
Vamos a silbar desde aquí con la armonía que supone escuchar un grifo de amor, palabras de amor y esperanza para enseñar a este mundo que existe una vida hermosa más allá de sentirse grande y poderoso.

Desde aquí galopa por el aire un vuelo de esperanzas huérfanas de cobardía y para ello escribo ahora mismo palabras tan alegres como el susurro de los jardines, y comienzo a escribir mientras se oyen los violines al atardecer que ahora más que nunca suenan también trompetas de fiesta, un ejército de puños alzados desafían la ley de la gravedad y no se dejarán abatir por el conformismo, se unirán todos los puños desde esta, mi ventana despierta, para convencer a los incrédulos que la revolución positiva comienza por levantarse con el entusiasmo de apreciar los pequeños cambios que entre todos vamos formando día a día,

y creedme,
aunque parezcan invisibles o tan sumamente cortos que apenas los aprecieis,
aunque el telediario siga empañado en ignorar todos esos cambios o todas esas noticias positivas que también existen,
esos pequeños cambios están ahí en plena ebullición, poquito a poquito, paso a paso, ahí sobreviven al olvido y al destierro.

y creedme,
que es mentira que el hombre sea más fuerte que la mujer,
que es mentira que una persona sea distinta a otra por el color de su piel,
y que es mentira que las personas sean distintas porque nacieron en tierras opuestas.

He de decir tantas cosas y a tantas personas que no se por donde empezar, así que voy a empezar por ti, viejo amigo de la infancia, para decirte que tu voz despierta siempre lo ha sido y que debe subir tan alto que reviente la barrera del sonido de una vez por todas.

Y tu, querido lector,
quien pudiera como tu gritar al aire con los pulmones limpios de intolerancia que todos somos personas y que un ser humano no puede ser considerado ilegal. No existe insulto mayor a la humanidad que etiquetar a una persona humano ilegal.
Estimado lector,
espero que agarres el volante de tu vida firmemente y sepas detenerte en la ciudad que toca, esa en la que habitan millones de personas contrarios a la guerra y a las desigualdades sociales.

Vosotros, queridos amigos,
debéis mantener la voz despierta para hacer ver a los que no quieren ver que la esperanza es el primer grano de arroz del que nos debemos alimentar.

Y sobre todo tu, AMOR,
que tu voz siempre ha estado tan despierta,
que el mundo recordará tu presencia
por tu valentía y pundonor hecha realidad,
por tu coraje y la lucha social bañados por el agua del mar,
y sobre todo de ti, AMOR,
que tanto he aprendido de tu capacidad humana
a amar a las personas,
y amar al mañana.

Esta vez os contaré sin lágrimas que existe un camino hacia la libertad que se rebela durante las horas de insomnio y que saciaremos nuestra hambre de igualdad devorando momentos mágicos de altruismo y humanismo. Juntos podemos vencer a los errores de esta sociedad.

Para ello te voy a contar varias cosas.

Lo primero que te cuento es que no debe existir distancia alguna entre tu corazón y la silueta de tus labios, ambos deben trabajar en equipo, corazón y labios de amor, para bañar el aire que respiramos de un optimismo obligado para los tiempos que corren.

Debemos relajar las cuerdas que mantienen tenso nuestro gozo, para ello relájate, que no te inunde ese terremoto de prisas que la sociedad de la codicia nos obliga a vivir desde el explosivo sonido del despertador. Sí, yo también deseo fugarme de su pesadilla, pero como es muy difícil, lo que debes hacer es relajarte, sentir el suave peso de tus párpados, escucha el aromático latir de tu corazón, huele la vida, vida pura, y eso es lo que quiero sacar a relucir.

Segunda cosa,
debes llamar a la casa de la comprensión,
poneros en lugar del otro,
eso te ayudará a olvidarte de tus viejos fantasmas, y comprenderás que existen formas de pensar tan diversas como espejos son capaces de reflejar un rostro humano.

Otra cosa,
la palabra clave para tu felicidad ahora mismo te la voy a descifrar,
se trata del equilibrio, ese es el tesoro de la vida,
equilibrio emocional, equilibrio psicológico, equilibrio y más equilibrio,
toda una balanza de equilibrio que te haga feliz allí por donde tus pies decidan caminar. No dejes que caiga en el olvido. Utiliza el equilibrio que no nos quisieron enseñar desde los libros de texto en nuestra infancia.

Una cosa más,
sonríe, que no te engañen,
sonríe por favor.
Siempre repito una y mil veces que hemos nacido para degustar plácidamente los infinitos sabores de la felicidad. Ésta solo depende de que te empeñes en buscarla y te aseguro que saltarías de asombro si fueras consciente de todas las pequeñas cosas que te pueden hacer feliz cada día, cada noche, cada segundo que te esfuerces por mirar dentro de otra persona, cada instante que te pares a ver que estás rodeado de cosas preciosas y agradables que esperan sean abrazadas por tus ojos.

Si, todo esto es lo que os quiero contar desde La Voz Despierta,
Y deseo
que os convirtáis en mis alumnos
para poder yo mismo ser un alumno vuestro.

Y que mis palabras vuelen
para poder enseñaros a amar
y así yo aprenderé de ver a la gente amarse.

Y que la noche no llegue nunca antes de hora.
ella siempre es puntual
y debe llegar como lo hacen siempre
las buenas presencias: sin temor y sin prisa.

Vamos, despertad conmigo, jugad a ser felices.
¿Cómo hacerlo?
Primero mancharemos de púrpura el cielo negro que los canallas han construido, luego lo pintaremos de un azulón insultante para finalmente transformarlo en el cielo azul cristalino y diáfano del que todos queremos presumir.

Levántate con ganas de vivir, esa es la mejor opción, si no juegas ahora y ya a este juego maravilloso que es la vida, cuando llegues a la proximidad de tu vejez tu cuerpo deseará retroceder con ansiedad las agujas del reloj y entonces te darás cuenta que perdiste la oportunidad de vivir sin cadenas simplemente por ser esclavo de una gran mentira. Ahora puedes, despierta, habla, vive, ama, sé feliz.

Márcate como objetivo todos esos pequeños detalles que son la vorágine de la auténtica felicidad, tus comidas, tu café con leche, tu cerveza, tus amigos, tu familia, tu música, tus libros, tus paseos, tu pensamiento, que vuele tu pensamiento libremente sin precio alguno, que rompa las cadenas que nos impusieron desde el nacimiento y demuéstrale a tu corazón con fervor y con sentimiento de verdad que vas a derribar todos los muros de tristeza que esta sociedad inventa. La vida es mucho más sencilla, la vida puede sonreír sin tener que esperar, la vida está esperando que le des un grito desde la lejanía para que no se desmarque del sendero de la felicidad. Tu eres capaz de lograr un extenso mar lleno de olas de sonrisas con las que harás que la salud y la felicidad gobiernen cada instante de tu vida, y yodo eso, depende de ti, que no te engañen.

Y Tu, mujer, se que la divina bailarina que hay en ti lucha por mantener el equilibrio de sus emociones en este mundo aclamado por las desigualdades, y desde aquí te invito a que sientas lo feliz que puedes llegar a ser sintiéndote viva, siempre en segundo plano bajo la ferocidad y la maldad del poder del hombre, has de saber que tu lucha es si cabe la más importante de todas las que nos podamos imaginar, y se que en ello estás. Más no debes dejar que ese empeño quede enterrado porque hoy en día estés todavía bajo control doméstico. Esa lucha, tu lucha, será el comienzo de la igualdad de una sociedad de mujeres y hombres negados a admitir de nuevo las diferencias y los estereotipos sexuales.

Ay, queridos amigos,
esto no es solo una inyección de moral,
tampoco son los diez mandamientos de la libertad porque la libertad no presume de mandamientos, esto es tan solo un llamamiento a la humanidad para que todos juntos forjemos un balcón con macetas regadas de humanidad, para que enseñemos al mundo cogidos de la mano que somos capaces de crear atmósferas sin distancias, que existe el reino de la felicidad sin el mandato de un Rey, así que, para esta sociedad de espinas agridulces propongo un llamamiento de amistad y comprensión, una borrachera de empatía recordando que los pájaros son libres volando bajo un mismo cielo.

Así pues,
cuando los espejos hablen, espías de nuestras almas, espero que reflejen las ganas de vivir y se dejen ya de una vez de tantas sonrisas apagadas que está comprobado que no valen para nada.

y espero que entre todos construyamos
moradas de consejos para ayudar a los demás,
habitáculos de paciencia para ayudarse a uno mismo,
puentes de pasión para cruzar rápidamente del odio al amor,
y como no,
espacios libres para sentirnos seguros de nosotros mismos y poder vivir en paz.

Y espero que desde la Voz Despierta una onda de simpatía rompa el silbido de la timidez y plasme toda esa realidad hecha ternura en mas papel. Aquí cunde y mana un brillo de esperanza, raptamos toda huella de desilusión sin pedir ningún rescate porque la desilusión no merece escapar y mucho menos por el precio del dinero, aquí florecen los ánimos encendiendo las velas de un nuevo diario, el diario que tu mism@ debes ir escribiendo a partir de una nueva realidad, la realidad que tu desees para tu vida, escógela con libertad, siempre con respeto, siempre con tolerancia, siempre con amor.

Y esta, La Voz Despierta,
pretendo que sea la hija de la revolución positiva que se arrodille a orillas de un mar de gozos y que envuelva sobre una misteriosa niebla de rebeldía una realidad que no me gusta para nadie.

Y es que se da en el presente una inercia negativa por el parón psicológico de las personas que hace saltar todas las alarmas de humanidad, para ello esta Voz Despierta, para ello os hablo desde la calle donde los poetas aman la vida, y para ello os invito de nuevo a que bebamos juntos de estas cataratas de aguas diáfanas en mi propio vaso de esperanza. Juntos debemos cambiar las cosas que andan mal.

Entiendo que la gente piense que esto no va a cambiar,
entiendo que la gente baje los brazos una y otra vez,
pero si piensas que duermes lejos de la solución,
solo te digo que has de regar las raices de tu corazón,
te aseguro que crecerá un mundo de felicidad
que será amigo inseparable de una sonrisa crónica en tu rostro
y de mucho más.

Ven aquí,
ven a La Voz Dormida,
Juntos formaremos un anillo amarillo que unirá con sus raíles plateados la dulce esencia de nuestras vidas,
curvaremos el cielo hasta hacerlo partícipe de nuestro equilibrio,
y volveremos con valentía y creatividad los misterios del revés.

Juntos podemos formar una sociedad de gacelas libres basada en la tolerancia y así romperemos en mil cristales todos y cada uno de los escalones de la jerarquía de las desigualdades. Y estoy convencido de que con La Voz Despierta de cada uno de nosotros formaremos también los ojos de un felino bravo para liberar todas las fieras enjauladas que observamos día a día.

Seamos, pues, amigos de los abrazos de la amistad, que sea un horizonte infinito de esperanza el que marque tus ojos y hechicemos juntos las luces de nuestras almas para perdonar al dolor, para amar al amor, para resucitar la pasión, y así posaremos con las puntas rosadas de los pies esperando el momento del cambio de los corazones sordos.

Para esto, y para mucho más,
te invito a entrar en La Voz Despierta,
pero una cosa está por encima de todo lo que anhelo y no es más que el primer paso de la realidad que debemos construir entre todos,
y es que sobre todo
deseo despertar en vosotros, la voz despierta que se que lleváis ahí escondida tan adentro, que no marchite afónica, que grite bien alta y con la seguridad con la que yo se que la lleváis ahí, debéis empujarla con amor y humanidad a que vuele libre por el aire de tu ciudad.

El cambio social y tu felicidad depende solamente de ti. Esa es la única realidad.



Paco.

jueves, 12 de marzo de 2009

LA HERENCIA DEL DICTADOR




LA HERENCIA DEL DICTADOR

Un día te levantaste con ganas de conquistar el mundo, pusiste un ejército de soldados olvidados de amor dispuestos a disparar balas de autoridad y enviaste a millones de personas allí donde las nubes no lograban alcanzar.

Le enseñaste al mundo quién eras tu, adormeciste al borde de tus pies las vidas de cientos de pueblos, las cubriste de arena bajo el aroma de un soplo de miedo, y bostezó tu corazón, calló la vida, se apagó la luz.

Ahora vienen nuevos tiempos de dictadores, mismos perros con distintos collares, dos mujeres con peor presencia que un cáncer jugando al mismo juego de la ambición, al grotesco poder de los hombres, jugando al todo vale. Se avecinan nuevas tempestades dirigidas por sucios bigotes, nuevos dictadores, a todos ellos y a la herencia que dejaste tu, maldito dictador, van encaminadas estas palabras que de momento de la censura caminan desencadenadas.

Nunca pensé que tanta maldad guardara cobijo en un solo corazón, allí donde los latidos suenan a disparos, porque es ahí donde naces tu, el creador de gritos de espanto. Te mueves por un fanático sentimiento de Poder, y es que no cabe lucidez dentro de tu locura desde que un proyectil de ambición se coló en el centro de tu corazón, y ahora sólo sueñas con crear un lecho de muerte y tristezas para todo aquel que no piense como tu, y ahora un nuevo dictador imparte terrores adaptado al nuevo sistema y a los mismos errores.

Siempre sueños tramposos, sueños bastardos de ansias de poder, tus nuevos perros se obsesionan dirigiendo la vida de miles de personas hacia mares de aguas turbias, arrinconan las esperanzas y entierran toda voz autónoma que no obedezca sus palabras, por mucho que se alejen de la realidad, siempre vuestras palabras serán vuestra verdad.

Dictador, maldito dictador,
que buscas a Dios entre la niebla del ocaso, gracias a ti la libertad encuentra siempre las puertas cerradas, sin llaves y sin más fuerzas para luchar contra la herencia que tu amarga ola del ayer ha dejado presa entre los ciudadanos de nuestra sociedad.

Dictador, lunático dictador,
arrojas al aire nuevos tiempos de temor, envías tu fuerza afilada dispuesta a golpear mil veces sobre ojos abiertos creando laberintos de dolor que matan al sol, así has conseguido destruir los sueños de las personas libres, así has conseguido que el agua no sueñe más, que me sangre la conciencia, pero también que cierre con candados de hierro mi corazón por si algún día tus ideas se atreven a llamar con insistencia aquí adentro.

Dictador, trastornado dictador,
no vi en tu rostro reflejo alguno de humanidad, espero que te sientas sólo justo en medio del olvido y para ti, deseo un futuro marcado por pétalos ensangrentados y que las abejas de esta poesía te pinchen los ojos hasta cegar tu maldad.


Dictador, genocida dictador,
Espero que el demonio de tus sueños encuentre el gusano que habita en tu corazón y que lo conserva cual manzana podrida dentro de una vida perdida, que tu espíritu se pierda entre las cenizas de un gran fuego y que tu herencia duerma para siempre en una isla desierta.

Dicen,
Y no mienten,
Que eres un perverso dictador, que amontonas una curiosa virtud de miseria cuando impones tu orden con la muerte y un trágico desorden; y en los nuevos tiempos de esta falsa democracia sobrevuelas la conciencia de los nuevos dictadores porque has conseguido el beso del triunfo gracias a la fuerza y al terror, así de simple, así has conseguido que permanezca tu herencia, la herencia del dictador, la reencarnación en los nuevos dictadores.

Y tu,
Nuevo dictador,
Me gustaría que rieras en el lugar donde los poetas aman la vida, que algún día te atrevieras a enseñar el otro lado de la moneda, pero eres un dictador, esperpéntico y maligno dictador, empeñado de nuevo en cubrir de rosales con punzas el grito de libertad, presumes orgulloso con tu bigote dictador asomándose en el espejo con gestos victoriosos, pero también hay nubes en tu corazón, cardenales en tu sangre, amor tras tu muerte.

En tu rostro el reflejo de un cristal y el espanto, y qué se puede esperar de un dictador coleccionista de lágrimas ajenas, seductor de amores viudos, lo único que habéis sabido demostrar tu y tus malditos perros son tantas miserias que se han ido repitiendo bajo tu mandato, y qué se puede esperar de unos matones cuya única verdad es que sopla el odio cuando habla vuestro corazón, y entonces sangran amores, y calla la verdad, y miente la razón.

Después de tantos años desde que sonaron las campanas por ti, me encuentro con una sociedad empeñada en seguir tus huellas. Lástima me produce, pensaba que en polvo se envolverían tus palabras, pero como digo nuevos señores de bigote continúan formando turbias formas de vida en una sociedad donde muchos simulan ser personas.

Entiendo que los ojos de mis queridos lectores sufran ante tantas palabras de rabia y pesares, pero yo no soy el culpable de que en mi garganta un ejército de lamentos se estorben por escapar y gritar todo el daño que has causado en nuestras vidas, por eso vuelo sigilosamente alrededor de mi aire propio para que antes que se me vaya la vida quede escrito lo necio y cobarde que has sido tu y los miles de gusanos que sueñan con imponer los vestigios de poder que has dejado con tu dictadura.

Sin embargo, es una palpable realidad la herencia que tu larga dictadura ha dejado sobre nuestros días, nuestros gobernantes, y nuestros ciudadanos. Vivimos en tiempos de la herencia del dictador y bajo el árbol enfermo de esa herencia, encuentro

Una sociedad marcada por los prejuicios sociales,
empuñada y oxidada por una ráfaga de valores convencionales,
Mi futuro en manos de militares con el cerebro vacío,
Y una memoria de esqueletos fantasmas que luchan por encontrar un hueco en un cementerio.

Esa es tu herencia, la herencia del dictador,
Un pueblo que no sabe leer ni escribir
y un presente que se estremece bajo la idiotez
De un Partido Político enjaulado por sus propios valores convencionales
Un Partido Político obsesionado con obligar a seguir su único camino, conmigo o contra mi, amigo o enemigo, obedece o muere .

Y dicen,
y vuelven a decir la verdad,
que esa es la herencia del dictador,
Una iglesia ridícula a la que Dios ya ni escucha,
Una sociedad que no entiende que a golpes no se educa,
Fuerzas de seguridad trastornadas presas de su propio odio, y
Unas urnas aplastadas por la mentira de un pacto entre carroña.

Esa es la herencia del maldito dictador,
Colegios religiosos formando robots sin decisión,
Leyes de piedra para una sociedad de mierda,
Amores que se esconden y amores que se matan,
La fuerza del hombre que comienza haciendo débil a la mujer.

Es la herencia del dictador,
Una vida sin libertad
y como no puedo ser libre, de momento
agrandaré mis prisiones. (*).


* Frase sacada de un poema de Manuel Altolaguirre.


Paco.

jueves, 5 de marzo de 2009

GRITO DE HUMANIDAD

GRITO DE HUMANIDAD


Tengo un arma cargada de sentimientos, dispuesta a disparar palabras de amor, la desenfunda un caluroso grito de humanidad con el objetivo de saborear la paz y la igualdad.

Sí, son cientos de versos los que han hablado con el odio al timón, han sido miles de palabras enfiladas a gritar todas juntas contra la narcolepsia de la humanidad, pero existe un ciclón de esperanza en las letras que tus ojos secuestran ahora mismo, con las que deseo despertar del letargo general la conciencia de todo aquel que ansíe vivir con dignidad.

Vivimos con nuestro cerebro acomodado en un colchón de conformidad, el control de los gobiernos y del capital ha intoxicado nuestro sentido común, se empeñan en hacernos creer que nuestras vidas deben crecer con el único fin de consumir y obedecer, y hasta han comercializado el espíritu de la Revolución para que ésta quede enterrada en la fría humedad de su ataúd recubierto por billetes y la dictadura del Banco Mundial. Así han conseguido construir un imperio de empresas para devorarles las piernas a la conciencia liberal.

Nos hacen creer que la evolución de la humanidad ha quedado paralítica bajo el caminar de nuestro tiempo, que el sol que amanece cada mañana no traerá esperanzas nuevas, que la luna correrá a esconderse como cada noche humillada y avergonzada por un destino escrito, por un destino de delirios de economía.

Para ganar la guerra que han inventado, han encerrado en un zulo de alquitrán todos los valores de la humanidad y ahora, la verdad es una mentira con trastorno de personalidad, palabras que engañan nuestras almas, y al final el triunfo des desdén y un pensamiento libre aburrido a punto de perecer.

Comienza aquí, ahora mismo y ante ti, una nueva revolución puesta en marcha por la potente maquinaria que forman tus propios ojos.

El corazón me grita con insistencia que no he de caer en el pozo de la desidia que han inventado, por eso mis ojos se clavan en la esperanza de la humanidad que anda un tanto mareada entre tanto espanto y soberbia de los que gobiernan y mandan.

Deseo que el huésped de vuestros sueños sea la llave de la igualdad, con la que abrir las puertas a la llamada de la necesidad. Deseo que el abatamiento de vuestros rasgos de humanidad marchite en la lejanía del olvido que seguro lo acogerá agradecido.

¿Qué para cuando comenzar con la igualdad y el cambio social? Sólo el despertar de tus ojos lo determinará.

Construyo un terremoto de imágenes que dan vida al sueño de los débiles, y desde ahí deseo que florezca en el centro de vuestras almas una fuente pura de inconformismo y deseo de igualdad, una visión cómplice que incite al duelo a la intolerancia y al racismo, que el transcurrir de vuestras agujas no provoque el abandono de nuestras ideas humanas simplemente porque un día nos contaron que la lucha sólo es esclava de los impulsos de una juventud hija de padres rojos.

Varias son las ideas que pretendo dejar volar libremente por estas hojas formando una gozosa sombra sobre vuestros ojos. Sólo pretendo que sea el primer metro de asfalto de un camino que debemos pulir entre todos y cada uno de nosotros.

¡No! No permitas que todo lo que tus ojos ven, tu corazón lo admita como verdad absoluta.
¡No! Nunca permitas que tus ojos duerman cuando el Poder y la necedad ataquen con sus malvados monólogos.
¡No! No creas que consumir es el único camino hacia la felicidad.
¡No! No creas que este mundo nunca va a cambiar.

Quieren que sigamos siendo los soñadores del naufragio, vidas atrapadas en la mentira del trabajo, sentimientos vendidos al precio de las empresas, quieren que seamos un conjunto de lágrimas secas jugando al insomnio en nuestros corazones helados, pero un día serán los reyes de la economía los que naufraguen en sus propias lágrimas de tristeza, un día, un mar de lobos hambrientos de libertad se recrearán entre los restos de esos gobernadores de mentiras que se empeñan en ofrecernos esperanzas funerarias, será cuando la voz del pueblo abandone la penumbra de sus ideas materialistas y se lance, bajo la voz del sentimiento de humanidad, a conseguir entre todos juntos un mundo mejor, pero sobre todo, un mundo más justo. Y yo, creo en esto.


Paco.

lunes, 2 de marzo de 2009

YO Y MI MÁQUINA


YO Y MI MÁQUINA

Aquí estoy sola con mi máquina, que me abraza y no me abandona, que me observa y no me dice nada, que me alimenta de aire y me atrapa en una vida fantasma, aquí estoy con mi máquina atrapada en un monólogo de abandonados silencios.

Sí, aquí vivo atrapada, a mi lado una sucia mesita con vasos vacíos de esperanza, una mirada extraviada que no se atreve a descansar en mis ojos inmóviles y una habitación que se ha convertido en mi ataúd eterno.

Tengo una máquina que no me abandona ni un solo instante, que he aprendido a despreciarla aquí en el infierno de mi soledad errante, y que por mucho que grite que la detesto, los canallas de la verdad absoluta siempre dictarán que es mi máquina, intransferible y eterna hasta el día de mi fúnebre apagón.

No veo más que la ausencia de color, todo es negro más allá de mis pupilas, pero siento, escondo todo un mundo de sentimientos que cada mañana me recuerdan el resucitar de la agonía. Vuelve a empezar la angustia más extraña que jamás habité, horas de soledad que yo solo podré sentir aquí agazapada entre ríos de fría orina al lado de mi máquina.

Mis dedos inmóviles, mi cuerpo anclado a una cama, un reverendo transita vomitando mentiras al lado de mi cama y mis pies, con sus tremendas ganas de salir corriendo olvidan que llevan más de 17 años atrapados entre esta jaula y el bostezar del viento.

Mi máquina y yo, yo y mi máquina, que me mira, me alimenta, grito de espanto escondido en el calvario de mis horas, y mi máquina que me mata lentamente, que me seduce a la muerte eterna, grito de libertad.

Mi máquina y yo, yo y mi máquina, así es el angustioso transcurrir de mi tiempo, los segundos lloran esperando el momento de morir, cuando todos se empeñan en ofrecerme una forma agónica de vivir.

Los minutos no hablan, descansan abrazados a un aire sin oxígeno, y es que huele mal, creo que es mi cuerpo, quiero ser ceniza gris que vuele libre atrapada entre las paredes de mi libertad

¿Quiénes son ellos para decidir cuando he de morir?
¿Hasta cuando he de soportar el peso de su amarga conciencia?
Juegan conmigo al juego de la libertad encarcelada en una cama, y ya no aguanto más, y ya no aguanto más.

Solo tengo una habitación desnuda, desnuda al sentido y a la razón, las flores temen dormir al lado de un cadáver de 17 años, pretenden desertar de mi como el sol de la tormenta, como el corazón del dolor, como mi vida de vuestra mentira.

En el rincón de mi corazón donde florecían jazmines frágiles, albergo nuevos rencores nacidos del delirio de una sociedad estúpida. Ahora todos me ofrecen su ayuda cuando durante 17 años han negado mis sentimientos aquí muerta y desnuda.

La sociedad quiere ofrecerme clases de amnesia, que el pasado se arrodille ante la sombra del olvido, pero ni mi corazón ni mi cerebro destierran todo mi sufrimiento. Mi cuerpo anclado a una cama me enseña que el mundo no rueda, esa es la única realidad, 17 años donde la sociedad enmudecía de pena y ahora la versión estúpida de una sociedad con su cara más hipócrita.

¿Por qué callan cuando todos los días ven morir una persona en la acera de su ciudad?
¿Para qué este constante resucitar del dolor?

Tardes olvidadas que ya no se reflejan en mis recuerdos, una vida que se borró por el sufrimiento de esta eterna confusión. Sueño con mi libertad allá donde la Iglesia no me pueda alcanzar, otra vida me espera desde hace 17 años pero un estúpido juego de valores católicos ahogan mis lágrimas en un diario de días inertes. Vivo atrapada en una oscuridad infinita, que me ahoga y me mata, Vivo la vida que ellos quieren.

Las leyes han decidido cambiar para seguir haciendo eterno este caminar entre cristales, suspiro por un segundo de comprensión pero sólo obtengo un extraño silencio clandestino, y aquí, dentro de mi mundo de oscuridades va creciendo un odio ciego y sin dirección, que sólo busca libertad, que solo busca morir en paz.

(La Iglesia, los gobiernos, los hipócritas que manejan las vidas de las personas, se empeñan en atrapar la libertad de las personas hasta tal extremo que en una situación límite de vida agónica se empeñan en decidir quien tiene que morir y quien no, y sobre todo cuando. La eutanasia es debe ser una opción libre de las personas que sufren durante muchos años. Lo triste es que los que mandan y la Iglesia Católica mueven montañas y ríos solamente con el objetivo de que la base de su poder y de sus valores no se vea amenazada, no porque les importe las vidas de las personas.)