"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

jueves, 5 de marzo de 2009

GRITO DE HUMANIDAD

GRITO DE HUMANIDAD


Tengo un arma cargada de sentimientos, dispuesta a disparar palabras de amor, la desenfunda un caluroso grito de humanidad con el objetivo de saborear la paz y la igualdad.

Sí, son cientos de versos los que han hablado con el odio al timón, han sido miles de palabras enfiladas a gritar todas juntas contra la narcolepsia de la humanidad, pero existe un ciclón de esperanza en las letras que tus ojos secuestran ahora mismo, con las que deseo despertar del letargo general la conciencia de todo aquel que ansíe vivir con dignidad.

Vivimos con nuestro cerebro acomodado en un colchón de conformidad, el control de los gobiernos y del capital ha intoxicado nuestro sentido común, se empeñan en hacernos creer que nuestras vidas deben crecer con el único fin de consumir y obedecer, y hasta han comercializado el espíritu de la Revolución para que ésta quede enterrada en la fría humedad de su ataúd recubierto por billetes y la dictadura del Banco Mundial. Así han conseguido construir un imperio de empresas para devorarles las piernas a la conciencia liberal.

Nos hacen creer que la evolución de la humanidad ha quedado paralítica bajo el caminar de nuestro tiempo, que el sol que amanece cada mañana no traerá esperanzas nuevas, que la luna correrá a esconderse como cada noche humillada y avergonzada por un destino escrito, por un destino de delirios de economía.

Para ganar la guerra que han inventado, han encerrado en un zulo de alquitrán todos los valores de la humanidad y ahora, la verdad es una mentira con trastorno de personalidad, palabras que engañan nuestras almas, y al final el triunfo des desdén y un pensamiento libre aburrido a punto de perecer.

Comienza aquí, ahora mismo y ante ti, una nueva revolución puesta en marcha por la potente maquinaria que forman tus propios ojos.

El corazón me grita con insistencia que no he de caer en el pozo de la desidia que han inventado, por eso mis ojos se clavan en la esperanza de la humanidad que anda un tanto mareada entre tanto espanto y soberbia de los que gobiernan y mandan.

Deseo que el huésped de vuestros sueños sea la llave de la igualdad, con la que abrir las puertas a la llamada de la necesidad. Deseo que el abatamiento de vuestros rasgos de humanidad marchite en la lejanía del olvido que seguro lo acogerá agradecido.

¿Qué para cuando comenzar con la igualdad y el cambio social? Sólo el despertar de tus ojos lo determinará.

Construyo un terremoto de imágenes que dan vida al sueño de los débiles, y desde ahí deseo que florezca en el centro de vuestras almas una fuente pura de inconformismo y deseo de igualdad, una visión cómplice que incite al duelo a la intolerancia y al racismo, que el transcurrir de vuestras agujas no provoque el abandono de nuestras ideas humanas simplemente porque un día nos contaron que la lucha sólo es esclava de los impulsos de una juventud hija de padres rojos.

Varias son las ideas que pretendo dejar volar libremente por estas hojas formando una gozosa sombra sobre vuestros ojos. Sólo pretendo que sea el primer metro de asfalto de un camino que debemos pulir entre todos y cada uno de nosotros.

¡No! No permitas que todo lo que tus ojos ven, tu corazón lo admita como verdad absoluta.
¡No! Nunca permitas que tus ojos duerman cuando el Poder y la necedad ataquen con sus malvados monólogos.
¡No! No creas que consumir es el único camino hacia la felicidad.
¡No! No creas que este mundo nunca va a cambiar.

Quieren que sigamos siendo los soñadores del naufragio, vidas atrapadas en la mentira del trabajo, sentimientos vendidos al precio de las empresas, quieren que seamos un conjunto de lágrimas secas jugando al insomnio en nuestros corazones helados, pero un día serán los reyes de la economía los que naufraguen en sus propias lágrimas de tristeza, un día, un mar de lobos hambrientos de libertad se recrearán entre los restos de esos gobernadores de mentiras que se empeñan en ofrecernos esperanzas funerarias, será cuando la voz del pueblo abandone la penumbra de sus ideas materialistas y se lance, bajo la voz del sentimiento de humanidad, a conseguir entre todos juntos un mundo mejor, pero sobre todo, un mundo más justo. Y yo, creo en esto.


Paco.

1 comentario:

  1. Muy bonito como escribes, muy bonita tu prosa poética, acabo de encontrar tu blog y me has enamorado ....un abrazo Libertario ElPaco; yo también creo en un mundo más justo, joerks y tanto.

    ResponderEliminar