"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 23 de marzo de 2009

MUSICA


MUSICA

Existe un sonido con la fuerza de un viento enfurecido nacido de mil tormentas y con la hermosura y grandeza del suspiro de una brisa de primavera, es un aliento que mueve la vida y mece la alegría, una chispa de ánimo lo suficientemente valiente como para abrirse camino a puñetazos entre el aire y que con toda la frescura de un éxtasis enloquecedor remueve en mi sangre cada vena de mi cuerpo, centrifuga todos mis sentimientos, aviva todos mis sentidos y te cuento a ti, querid@ compañer@ de mis letras que si tu también le das oportunidad te brindará la ocasión de poder enseñarte el bonito y galán mimo de tus emociones.

Existe un ruido tan subjetivo como misterioso, que si le das ocasión podrá remover todos tus huesos hasta que tu cerebro perpetue en una atmósfera rica en felicidad. Este ruido, rompedor de todos los silencios de agonías sin fundamento, persigue mi sombra con tintes de acoso insospechados, persigue mi piel como una boca los labios de otra boca, y concluyo esta introducción alegando que se trata de un sonido que me ayuda a crear todo un sueño de imágenes e ilusiones con el que consigo despistar todas las alarmas de tristeza que el ritmo loco y acelerado de esta vida se empeña en resucitar de tarde en tarde.

Sí, amigos, es la música, el sonido que funda lluvias de sentimientos dentro de mi imaginación más desatada, la madre de un tesoro incalculable de imágenes imaginarias, de sonidos saludables, de emociones emocionantes y de sentimientos bien sentidos.

Música, brillante armonía del cantar de otros que deja desnuda la soledad de todos, que une amores y anima a soldar los corazones, que comunica a la incomunicación y que junta las distancias y las diferencias. Este, es el poder de la música.

Música, ven, ven siempre a mi,
Continúa alumbrando el resplandor de esperanza en esta vida necesitada,
Eres transmisora de ideas,
Portento de calma y paz,
Y anhelo que ahora veas,
Todas las palabras de amor que mi corazón aquí te aguarda


Y es que con un misterio más propio de un hechizo de brujas, la música no se rinde al silencio de las personas, la música resiste al arrogante pasar del tiempo y sentada en su sofá mágico, disfruta amanecer tras amanecer de toda su evolución de arquitectos y de instrumentos.

Música,
no existe elixir más auténtico,
orgasmo eterno amigo inseparable del placer,
frena los momentos de angustia y de debilidad,
invade instantes sin ruido
llena estantes de encantamientos y
crea dosis continuas de entusiasmo.

Música, sigue moviendo mis neuronas como tan bien sabes hacerlo, no dejes de saturar el aburrimiento y dejarlo atado y preso con la savia de tu sonido, continúa así, amiga mia, que las personas te piden ayuda y compañía.

Es tan grande tu sentido que se insulta a si mismo aquel que no te abra sus oídos. Deseo que cuando me marche a dormir, el sonido de tu cuerpo ande tartamudo en el interior de mi cabeza, que penetre en mis sueños sin pedir permiso para que suene una banda sonora en el mundo de mis sueños y que no abandone jamás los límites de mi imaginación.

Sí, quiero que entres en mi cabeza y no encuentres salida alguna, que tus dulces melodías queden colapsadas para siempre en mi mente, que se repitan una y otra vez las entonaciones de esas letras que siempre quieren decir algo, que tus guitarras enfurecidas y melodiosas continúen chocando agolpadas contra las paredes de mi cerebro para que mi cabeza encuentre el equilibrio perfecto, y que el golpear de tus baterías sacie mi sed de ritmos variados y creativos.

Música,
Recaudadora de sonámbulos alegres,
Creadora de mundos de hadas,
Inventora de historias de sueños,
Te confieso que soy admirador de tu valentía y tu encanto, que disfruto en tus momentos de coherencia y perfección y que te sigo respetando incluso cuando te emborrachan en momentos ridículos.

Música,
Amiga espiritual de la sonrisa,
Atraviesas mis venas sin aguja alguna, pero envuelves mi sangre en un éxtasis tan magno y bondadoso como vivo y creativo. Y día a día me sigues demostrando que no existen cartas ni poemas lo suficientemente claros como para brindar a los ojos de los lectores la realidad de tu grandeza, esa solo se consigue poniendo a funcionar las orejas.

Y es que,
Cuando te abro mi corazón,
Yo ya no soy yo,
Soy un digno admirador de tu fuerza y tu elegancia.

Cuando te presto mi garganta,
Mi voz ya no es mi voz,
Es una fanática seguidora de tus notas y tus instrumentos.

Cuando te entrego mis oídos,
Mi alma ya no es mi alma,
Es una conquistadora de triunfos que se regocija bajo tus infinitos sonidos.

Música, mi musa, mi otro amor, he de confesarte que me veo con la obligación de guardar rascacielos de estantes dentro de mi cabeza para conservar con ternura y pasión todas tus canciones que me atraen y me absorben, que no son pocas, lo admito, y que cuando no aparecen en mi vida me enseñan que la realidad puede ser como unos violines sin cuerdas, aunque por fortuna mi baño de amor diario sustituye tu presencia con más elegancia si cabe.

¿Quién no quiere música?
¿Quién pretende acompañar a la timidez de las sombras del silencio?
¿Quién puede negarse a la música y ser tan inepto?
Tu le das color a la oscuridad, bebes de mi sangre, canción tras canción, disco tras disco, y yo me alimento de esa imaginación sin barreras que tu boca deja escapar a través de los altavoces.

Contigo he vaciado lágrimas, he encogido mi corazón en más de una ocasión, he sonreído una y otra vez ante el asombro de las emociones que me has enseñado, y ahora mismo juego a ser poeta sin serlo porque mi admiración por tu belleza no puede quedar aquí atrapada, y es por eso que quiero confesarle a mis amig@s los lectores que si se deciden a prestar el oído a la inmensidad de tu esencia, encontrarán una llanura de girasoles sonrientes que les esperará en el centro de sus sentidos, rociados por una brisa de calma y placer que es lo que tú, amiga música, tan bien sabes hacer.

Música,
Tu detienes los trenes que van a descarrilar,
Ofreces instantes de sensatez al continuo acoso del silencio,
Das vida a historias sin vida propia que utilizan tu cuerpo para acabar viviendo de verdad en nuestros recuerdos.

Música,
Amiga fiel,
He de agradecerte desde la inagotable tranquilidad que me ofrece tu compañía diaria, todas esas pinceladas de felicidad que cubren mi alma cada segundo que estás ahí. Y quiero que sigas asomándote buscando mi alma como lo llevas haciendo tantos años unas veces mientras descanso pero también en la cocina o cuando me baño, y mientras conduzco o cuando trabajo. Y me sigues acompañando, quizás porque me empeño en secuestrarte y no dejarte dormir, quizás porque estás hecha para ser escuchada y para alargar la silueta de nuestros horizontes, y quizás es por eso por lo que te invito con toda mi pasión a derrumbar juntos todos los muros del silencio.

Música,
Amiga eterna,
Hemos burlado juntos las depresiones y los lamentos,
Hemos creado infinitas ondas de combate,
Olas de alegría, ritmos de guerra,
Y así no habrá felicidad que nos arrebaten.

Tus armas para conquistar nuestros corazones están claras,
Violines para calmar el dolor,
Guitarras para asaltar la rabia,
Batería para golpear el umbral del silencio,
Trompetas para extraer la alegría,
Bajos para crear altas atmósferas tan relajantes como misteriosas,
Y voces, frescas voces,
Para que los que no quieren escuchar ideas nuevas
oigan a través de tu cuerpo el hechizo de las palabras.

Música, contigo
Se derrumban las prisiones de los sentimientos,
Se libera la imaginación del más humilde,
Envuelves en olor a rosas tu fuerza maravillosa
Y haces saltar mi corazón como los delfines por encima del mar.

Tu eres mi tesoro oculto, siempre por detrás de mi mujer, lo siento, pero aún así te agradezco tanto afecto y tantos minutos de gloria con los que has desbordado al bostezo y todos esos momentos vacíos dejándolos presos en las redes de la nada.

Eres la amante perfecta, reina de amores y desamores, en ocasiones sufridora de la censura y de la apatía humana, y grita bien alto que tu eres capaz de levantar los ánimos y gritos con la fuerza de mil leones, y sigue presumiendo de que tu inventas amigos con el poder de convicción de una inevitable adicción y arrastras tras de ti, claro que si, a todos esos sabios que acarician y mezclan diversos instrumentos para jugar al mágico mundo que se esconde a tu alrededor. Estás hecha para hacer gozar del disfrute a todos tus oyentes, y consigues, he de decirlo, que los cuerpos se sientan vivos mientras anden bajo el tiempo de tus ritmos.

Por último he de decirte, amiga música,
Que a ti no te cierran las puertas en ninguna tierra, más que algunos sapos con corbatas obsesionados con amasar dinero, y he de decirte también que a ti te aman personas de todos los colores, de todos los acentos, ojos de todas las tierras, corazones de todo tipo incluso los más ausentes, y a ti la vida te ofrece la oportunidad de unir pueblos y diferencias como jamás arte alguno tuvo ocasión. De ahí tu grandeza, de ahí la importancia de que sigas viva, ahora más que nunca.

Música, ahora ha llegado el momento de que hables tu.


Paco

3 comentarios:

  1. Gracias por regalarnos el encanto de tus palabras, que suenan como notas en mi corazon. Gracias por la sinceridad de tu voz que se oye en mi interior, pues soy tu fiel lectora y me llena de sentimiento poder acoger en mi alma el sentir de tu figura. Deseo que nunca dejes la pluma para trasmitir el gran tesoro de tu interior y me gusta que la gente pueda desnudar tu íntimo y entrañable corazón y puedas enseñar con tanto talento el sentir y clamor de la vida. Felicidades, felicidad y afortunada me siento por ser quien te acompaña en el caminar de la vida. Gracias vida mia.
    La punkita.

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente es IMPRESIONANTE,cada palabra me identifica, muchas gracias por definir la musica como mi cerebro siempre ha procesado, eso es la música.Sabia que escribias muy bien, pero realmente MUSICA me emociona. un abrazo fuerte y con tu permiso nace una canción.
    Santi

    ResponderEliminar
  3. SI SEÑOR,la peor de mis pesadillas siempre ha sido quedarme sordo y no volver a escuchar música.Asi como suena y valga la rebundancia,mi vida ya no seria mi vida,por que MI VIDA ES MUSICA,mi vida es un video-clip constante de millones de canciones.No recuerdo ni un solo momento en el que no halla estado presente.Me atrevo a decir incluso, que mis pensamientos,no son pensamientos...son tarareos musicales.

    Cojonudo todo lo que escribes amigo,y la nueva seccion LA VOZ DE OTROS,con una PUNKITA que habra que seguir de cerca,es un AMOR.
    AUPA LA VOZ DESPIERTA.......USP......

    ResponderEliminar