"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

miércoles, 20 de mayo de 2009

Dentro de corazón error

Esperanza y Jesús se conocieron
En medio de un fluir de secretos deliciosos
Palabras que atraviesan el corazón sin herirlo
Una bocanada loca de suspiros incontrolables.

Se conocieron como dos miradas traviesas
Y ojos como diamantes
Un banquete de promesas
Que los llevaría a una isla desierta, desnuda,
Sensual, erótica.

Un libro de amor se abrió de par en par
Cuerpos a piel de aire entrelazados
Intercambiando sudores y palpitaciones
Miembros eréctiles y zonas húmedas
Era el porvenir del placer
La consecuencia del amor
El caldo del orgasmo triunfando en
Cada milímetro de sangre
De Esperanza y de Jesús,
De ella y de él,
De un nuevo poema de amor.

Se sucedieron noches fugaces, silencios de buen amor,
Visitados por el carisma del sexo
Por el fervor del placer
Abrazos longevos
Caricias de fábula
Esperas pacientes
Lumbre en la llama
Fogonazo del nuevo hogar
Un rojo de amor
Mejillas húmedas envueltas en fantasía
En frenesí, en fascinación,
Y después de la noche llamaba la mañana,
Primero en casas separadas
Luego rejuntadas
Y la ilusión comenzaba a andar
Dejando atrás sus viejas chanclas
Colocándose sus zapatos nuevos
Para emprender un nuevo destino
Comenzaba así una vida de transparente pasión
De fiel deseo
De posesión sin perdón.

El tiempo egolatrado fue pasando página
De conversaciones transparentes y lúcidas
Se fue pasando a silencios eternos
Y aliados más bien con el desamor.
Envuelto en un pasaje clandestino
De vez en cuando se colaba un grito cruzado
Que además decoraba de forma violenta
El sentido de alguna que otra palabra.
Un deseo mezclado con pólvora y fuego
Derivó en enfados manejados por el descontrol
Y comenzó a forjarse una historia
De tristes amores fingidos.

Fue rápido, intratable, innegociable,
Descontrolable, fue rápido como la
Caida de la lluvia en un día de tormenta,
Como los ojos que se apagan
Cuando el corazón deja de trabajar,
Como el tren que descarrila
Porque las vías no están concluidas.
Fue rápido, si,
El amor se marchó por la puerta de atrás,
Dentro, en el hogar,
Quedaron dos cuerpos con los huesos a cuestas
Esperando que un nuevo amanecer
Les devolviera presos al pasado.
No fue así. El amor ya no volvió.

Día a día fue asomándose el contratiempo
Con su carita inocente y sus consecuencias bárbaras
Ahora vivían bajo cielos que aniquilan ilusiones
El viento escampó sus demonios
Y lo gritos que antes eran vigilados por el amor
Vagabundeaban bajo la marejada del desconsuelo
Todo esto, tristemente,
Desembocó en una convivencia de miradas esqueléticas.

La relación quedó enmarcada en un ángulo oscuro
Los labios que antes se besaban como espuma fresca
Ahora ametrallaban escandalosas palabras
Propias más bien de un amor muerto.
El desencanto los desencarriló
El desamor los desarmó
Las rosas se tornaron cactus
Los besos mordiscos
Lo adioses, con todo su sentido,
Eternos, escalofriantes, incordiales
Como tanques enfrentados
Como balas asesinas
Fue el principio del fin

Ella decidió descolgarse por otro corazón
Viajar en una nueva aventura
Encontrarse en el espejo con una sonrisa
Que conocía perfectamente desde muy niña.

Él quedó atrapado en la soledad de su corazón
Y fue su dolor tan grande
Que no pudo ampliar los límites de su corazón
Y decidió transformar sus promesas de futuro
En clavos de una tortura psicológica

se ancló en la teoría de amores con dueño
se psicopatizó a si mismo
inventándose ser dueño de un amor
y dueño de una vida
y las bodas que prometían ser de algodón
o incluso, por qué no, de plata,
se quedaron en bodas de estropajo y puño .

A pesar de los diferentes caminos emprendidos
De las nuevas fronteras claramente marcadas
Todavía convivían codo a codo

lloro a lloro
grito a grito
Aguantando lo inmasticable
Negociando lo intratable
Calculando el fin del tiempo juntos.
Y cada día se conjuraron con el suplicio
De aceptar para siempre sepultados sus sueños

y de la violencia verbal firmaron la violencia física
y corazón error comenzó a golpear
Y cada día gramos de palos,
Una relación extraña, un desamor con apellido propio,
Bien grande, en subrayado y en negrita,
Pero continuaba la convivencia,
Y los palos por parte de corazón error,
Por supuesto era el de él
No el de ella.

Comenzaron a encajonar suspiros confundidos
Conversaciones como interrogantes
Un miedo innombrable
Se amputaron las ilusiones arañando sus recuerdos
Como despedidas decepcionantes
Y para ella una vida calabozo
Ahora mandaba el señor celoso
Para él el consuelo de su fuerza.
Y cada día
Nudos en la garganta como propiedad privada
Escalofrío en sus olores
Ruinas en sus miradas
Y ella le cogió un gusto involuntario a lagrimar
Pero era tarde para el rearme del amor
A él ya le daba igual
Y tras un golpe de autoridad
En el frío acomodo de sus pómulos
Ella inventó una rendija para la esperanza
“Va a cambiar” “Ya no quiero a otro”
Hablaba el miedo, no otro,
Y cuando esperaba el sonido del último golpe
Le sucedía otro,
Y otro
Y otro
Y otro
Y otro
Y otro
Las mejillas antes envueltas en fantasía
Ahora eran abrigadas por una capa morada
Nacida del puño de corazón error
Quizás porque ahora la luna era una linterna sin pilas
Quizás porque en el corazón de Jesús
Corazón error
Nunca habitó la comprensión
Nunca habló el concepto de libertad
Y como entre cartas, poemas y conversaciones de amor
Él nunca avisó que su corazón era igualmente
Celoso, poderoso, egoísta, trastornado, rencoroso,
Ella,
Esperanza
Se encontró atrapada en una vida de miedo,
En una vida de la fuerza del hombre,
En una vida de alguien que se cree dueño de otra vida.

El que le siga a esta triste historia
Un viaje de viajantes de negro
Hasta las profundidades de un cementerio
Depende solamente de todos vosotros
Y de todas vosotras, queridos lectores
De este poema, porque solo creerse que nadie
Es dueño de ninguna vida más que de la propia
Vida, por mucho amor que se haya sentido,
Es la solución a que Esperanza no visite
El cementerio.
Esperanza somos todos.
Esperanza puede vivir
Si habla Libertad.
Dentro de corazón error
No hay libertad
Por eso no conquistó a Esperanza.


Paco

1 comentario:

  1. Esperanza somos todos nadie es dueño de nadie,mi apoyo a tod@s las personas maltratadas. Un grito de libertad por todas ella.
    La punkita

    ResponderEliminar