"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

domingo, 14 de junio de 2009

Prisiones

Hace dos mil años las prisiones eran frías y mudas,
de escalofrío retorcido y de piedra dura.
Antes, miles de años antes,
las prisiones eran el hogar de los ciudadanos
Látigos como diálogos y la esclavitud
Haciendo honor a su aberrante magnitud.

Después, cuando ya quedó inventada
La mentira más grande jamás contada,
Llegaron más prisiones frías y mudas
De helado espasmo y de piedra dura.
Fueron prisiones con rejas, de soledades muy solas,
De asesinos retorcidos y de inocentes encogidos
Ladrones de leyes, idealistas escogidos,
En fin
Prisiones esclavas.

Se sucedieron prisiones húmedas,
De humanos deshumanizados
De caballeros descolgados, de señores relámpago,
Los que coleccionaban regueros de sangre
Los que no sabían qué hacían allí
Los que convenían al imperio de la ley
Eran prisiones de la muerte
Con sus cerrojos y el dolor mirando de reojo.

Ahora, en los tiempos en los que vivo
Las prisiones dicen se han humanizado
Hay servicios con sus cadenas
Guardias que dicen ser personas
Sábanas que se limpian por otras
Espejos que afeitan barbas
Incluso en algunas prisiones,
Puede llegar a colarse algún que otro
Disparo solar, de luz muy muy fina,
Pero las prisiones
Estas de mi época
Siguen siendo frías y mudas
De escalofrío retorcido y de piedra dura.

En los tiempos que vivo, además,
Las prisiones parecen haber mutado
Han saltado los sueños de los arquitectos
Y se han colado como miserables insectos
Ahí afuera, ahí adentro.
Hombres que esconden su sexualidad
Mujeres presas en su hogar

No saber decir que No
Decir Si por obligación
Niños como moneda de cambio
Voces aterrorizadas que callan encalladas
Obreros atados a la necesidad
Y una larga lista que no voy a reproducir.

En los tiempos que vivo
Las prisiones han sido inteligentes
Las prisiones han crecido
Han conseguido venir a vivir entre nosotros
Entre todos nosotros.



Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario