"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 3 de agosto de 2009

De espaldas al mundo que da la espalda

Ya no se si soy yo el loco
o siguen siendo todos ellos
los mismos que no me miran
los que me miran que me matan.
Ya no se si soy yo el error
o sigue siendo esa pared de
miradas de hierro
la que siempre creo equivoca
la que siempre brilla sesgada
porque los veo correr deprisa y deprisa
sin atarse los zapatos
sin alzar la vista.

No puede ser el tiempo el que dicte el final
y es que el planeta se cansará de dar vueltas
o serán mis ojos quienes descansen para siempre
y la gente seguirá corriendo hacia el mismo juego
vencida la prosa y el soneto de la calma
viviendo el sonambulismo porque forma parte
de las reglas del juego.

Si son todos los que corren al banco
a sonreirle a todos esos papeles,
desastre invade corazón
todos embarcan en la misma dirección,
por qué será que a veces me creo
el adolescente que ya fui
el reo de la incertidumbre
un casco de protección contra el mundo
y como antaño yo seguiré
yo seguiré yo seguiré
con mi chaleco antibalas contra
el ronroneo de la estupidez.

Por qué será que este mundo continuará igual
vueltas y más vueltas
sin corazón que lo guíe
y mi mundo que es mío
también continuará
batallas contra la desgana
ejercicios de sofá y reflexión
baños de espuma y música
de calientes instrumentos
de piernas estiradas y desnudas
y ventanas abiertas , muchas,
ventanas abiertas
en mi vida mi morada,
pero sobre todo
sobre todo
espumas de prosa y
poesía de ojos cerrados
mi mundo, continuará igual,
con mi poesía de ojos cerrados.

Nadie me hará cambiar
nadie me hará cambiar
pero mucho menos el dinero
y su podrido caviar.

Por qué será que me sentiré el mismo
desdueño de mi mente
mis ideas escapando a la oscuridad
sin mitos sin especuladores
ni metas ni ganadores
solo mi pensar libre y libre
grabando en este mundo
de espaldas a todo
y yo
de espaldas al mundo.

Y claro, claro,
el mundo continuará con su
pancarta: tirano
los ricos arriba, los pobres abajo
la balanza de frutos menguados
y la justicia que no escribirá
sus recuerdos en libro historia.

Y claro, que todo continuará igual
yo el loco, paisanos de la dejadez los demás
yo el amante, de mis recueros y mis ideas
que se adelantará a la suerte
y esquivará el azar
siguiendo con mi no prisas, mi no estrés,
mi no guerra, mi no soledad,
seguiré en este mundo
de espaldas a ese mundo.



Paco



No hay comentarios:

Publicar un comentario