"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 3 de agosto de 2009

El amor no está escrito

Durante una noche de luna callada
una noche de labia mal hablada
dos amores de conversaciones agrietadas
entablaban vasos de ron
en su guarida, en su interior,
mientras la poesía de amor
quedó en su propio estupor
en medio de la estantería
esperando la calma en alta mar
para recordar que el amor
corría las cortinas cada mañana
para recordar que el amor
era la vida que les manaba.

Una palabra coja y necia
envolvió de niebla los labios de ambos
crujieron las voces, los ojos,
los párpados erizados sangraron
como quien sangra lágrimas en vela.
Siempre les contaron, o leyeron,
o creyeron al mito del amor
que susurraba entre el aire inocente
que el amor no venía con discusiones
ni con maltrechas relaciones
ni con temas presos del miedo,
siempre les contaron, o leyeron,
o creyeron leer
que el amor lo cura todo
que el amor se abanica en el tiempo
y que es tan natural que no hay
que masajearlo, ni trabajarlo,
simplemente el amor viene
con dulzura, como quien lame
el aire sin ventisca,
como un fantasma con un
pañuelo en la cara
y así dicen y cuentan
que el amor es fácil.

En medio de una noche de amor loco
interrumpió con sencillez y desparpajo
un infierno de miradas feroces
alejadas, muy alejadas,
de aquel primer beso
alejadas, muy alejadas
de lo que cuenta la leyenda
de un amor bien amado.

Siempre les contaron, o leyeron,
o creyeron leer
que el amor no venía con discusiones
ni con maltrechas relaciones
ni con temas presos del miedo,
siempre les contaron, o leyeron,
que el mito del amor puede con todo
y recordaron lo que cuentan
los viejos de historias tristes,
que el amor tan solo respira
un primer trimestre,
que luego, luego,
es tan solo su eco quien cruza
la autopista de tu interior.

Pero lo que no sabían
en esa noche de luna callada
y de labia mal hablada,
es que aquellos que más viven
no siempre conservan la razón,
y el amor, que puede ser eterno
y longevo, que se regenera e
incluso se multiplica,
y el amor, que puede ser como uno
quiera que sea, trimestral o
centenario, pasajero o de a diario,
y después de aquella noche
de luna callada
de labia mal hablada
el amor,
fue sorteando vallas y lanzas,
virus y tosidos
mitos y gritos
y descubrieron que el amor no se
acabó con los gritos, sobrevivió
al tiempo arrugado y maltratado,
sobrevivió
con el trabajo a diario
atando cabos
y manejando mareadas
sobrevivió
porque inventaron su propia historia
de amor
su auténtica y autónoma
historia de amor.



Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario