"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 21 de septiembre de 2009

Aislamiento

Me voy a esconder del ruido de las ruinas,
de la lluvia del dolor, de la ausencia de la nada,
es decir, de todos.
Me voy a esconder del golpeo del silencio,
momentos fantasmas durante los que no pienso,
me voy a esconder, porque por un instante
quiero desaparecer.
Me voy a esconder de los ojos cuervos,
voy a estrechar mis dos manos
a ver si dejan de jugarse
mis sueños a los dados.
Voy a estirar como lágrima por mejilla
el cúmulo de ideas que me andan
un tanto dispersas.
Que duerma un poco el tiempo.
Que me llamen egoísta, desaparecido,
o autista,
pero me voy a esconder para poder
responder al próximo amanecer.
Me voy a esconder, auriculares como arma
guitarras y voces que disparan música
en mi alma, y lo haré
hasta que la rabia me detenga
o hasta que triunfe el bostezo.
Me voy a esconder,
del cantar de las lavadoras,
de los trapos y sus mercancías de polvo,
de la olas del cansancio
y del fusilamiento de su estornudo.
Me voy a esconder, porque necesito un
respiradero musical,
un desahogo de tinta en la noche,
necesito unas guitarras preparadas
para burlar la desidia con su acorde musical,
necesito una tregua con la semana,
evadir los hilos del desahucio de mi sonrisa,
salir corriendo sin mirar atrás
perderme en un callejón a oscuras sin salida
o hacer sangrar el fondo del mar
para en sus sombras poder entrar.
Voy a esconderme de la soledad de la esquina,
de la pena reina, de un juego
de todo o nada con su brisa.
Voy a esconderme apretando con
rabia el gatillo si el aburrimiento
decide asustarme sin miramiento.
Me voy a esconder del cuento de ser rico,
de la burla caprichosa de los periódicos,
de desayunar mentiras y
acostarme con obligaciones.
Me voy a esconder de todas y
cada una de las naciones, de sus
banderas, de sus soldados y de
la psicosis de sus manos.

Aislamiento. Sedúceme, viólame,
descánsame con tu juego
del escondite, aíslame de los coletazos
de mis derrotas, aíslame en esta
isla musical. aíslame
aunque no puedas evitar
que deje de escribir y de ladrar.


Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario