"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Besó mis labios

Cuando mis labios estaban más
montañosos, agrios y cuarteados
entonces llegó su boca desenfrenada
para cubrir la falta de vitamina
que mis labios habían descuidado
con el efecto de una mina.

Fue por allá en el año
durante el que se inventó
el beso más hermoso y más humano
que el tiempo es capaz
de recordar.

Se acercó a mi, miró el dolor en mis labios,
y con una locura insensata,
besó mis labios
como receta piadosa
convirtiéndome en el príncipe
de su cuento.

Desde entonces, estos
documentados labios del amor,
no se han vuelto a cuartear,
ni a agriar, ni a amontañar.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario