"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

domingo, 13 de septiembre de 2009

Cómo rendir al tiempo

Hoy lo he vuelto a ver claro
debemos hacer rendirse
al tiempo atemporal.
Nosotros le ofrecemos nuestro cuerpo
si nos lo pide hasta nuestra cabeza
y si el tiempo
presumido y engominado como los
grandes terratenientes
nos insinúa que nos arrastremos
ante el rigor de sus exigencias
nosotros aceptamos.
Pero esto ya es una batalla desigual
el tiempo se nos muestra ferreo
casi invisible, de una canallesca
inevitable, exigente, nos amenaza
con implantar en nuestras bocas
un esclavista torniquete,
nosotros no aceptamos
porque hoy he vuelto a ver claro
que para rendir la dictadura del tiempo
vamos a contraatacarle
con una ráfaga de amores de
sanos cimientos, con un ejército
de sombras tranquilas y calculadoras
y sobre todo
con un sentido de paciencia absoluta.
Con esto, el tiempo se detendrá,
de rodillas y exigiendo piedad,
a la hora que nosotros digamos.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario