"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 14 de septiembre de 2009

El encargado

Una mañana como otra cualquiera
seducida por el latir de la amarga rutina
entré de nuevo en aquella fantasmal fábrica
haciendo realidad una pesada pesadilla.

Un obrero dirigente del orden
encargado de sacar el látigo
que más muerde
se ha dirigido hacia mi
ladrando entre sus confesos dientes
que es un miserable vendido
con peor veneno que el de una serpiente.

El grito se encarnó en dolor
mi corazón que desató la furia
incontrolable
un susurro se apoderó de un nuevo grito
y nos enzarzamos en una batalla
de palabras perdidas en el aire.

Yo seguí mi camino en la vida
con mi conciencia obrera respirando
armoniosamente tranquila,
mientras, como cualquier otro insecto
que solo busca joder por joder,
él se quedó atrapado en un pozo de
estrés
ahogado por el resplandor del odio
nacido de su propia ambición.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario