"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

miércoles, 23 de septiembre de 2009

El tiempo

Las gotas se deslizan sobre la barandilla
color ocre, heladas, lentas, conformistas
mientras observo correr las nubes
a velocidad áspera y uniforme
siguen el paso en sombra del tiempo
que se nos va ramplón y rápido.

Una noticia, la misma de hace quince
años, la misma con distintos actores
me recuerda que la vida no se ha movido
a pesar del descenso de mis huesos
a pesar de que el tiempo me aleja
de sus besos.

El sonido cruje con su garganta seca
la infancia comienza a ser mucho
menos que un recuerdo,
un recuerdo sin fuerzas contra el tiempo
que no encuentra una solución
a eso de nadar cada vez más lejos.

Suena el silencio. Soy yo que estoy
reflexivo. Quizás es mejor comenzar
a aceptar que algún día
ya no seré vivo, seré otro,
con la camiseta del tiempo cubriendo
lo que no es piel ni hueso, con la
mente activa y cautiva de mi pensamiento,
con un motivo eterno para seguir
reflexionando.

En el día que hoy rige el calendario
ya no habita en mi cuerpo
ese descaminado y pletórico estadio
adolescente, ni gobierna todavía
el débil y tirano estado de la vejez,
en el día que volví a pensar
lo insignificante que es una vida
en el pulmón de la vida
del tiempo, digiriendo cauteloso
y ya un poco precavido
la vida durante la treintena,
he comenzado a aceptar
que algún día esto se apagará,
sin más,
y aunque reconozco que
es el único hecho que puedo asegurar
que algún día se va a dar,
he de confesaros, amigos lectores,
que un poco de mansa pena
siento…
Pero qué mas da!!


Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario