"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

sábado, 26 de septiembre de 2009

La flagrante y extrema variedad de mis dulces delirios

Me miro y me miento, hoy soy vertical, no andaré
horizontes cuerdos ni voces pausadas,
se ejecuta en mi nuez cerebral
las órdenes pertinentes a esta deformación
grotesca, hoy seré un loco más, hoy dejaré
de ser un león herido, mordido, perdido,
me voy a vender como Paco, ese loco sin más.

Yo siempre fui como fui,
como la voz baja que calla y avanza,
como la piedra que toma el sol,
como el caracol que espera su meta,
con mi aura envuelta en las imaginaciones
de mis delirios.

Siempre tuve imaginación,
cortita, perezosa, desconectada
de la realidad que me absorvía
de las derrotas apuntaladas
de la realidad de flechas certeras,
entonces, pidiendo caridad y compasión
a mi mente siempre fiel, inventé bosques,
leyendas, armaduras, puños, minerales,
amores, odios, venganzas,
de nuevo amores, inventé historias con
fin feliz viéndome atrapado en
la trampa de la felicidad,
y tras emprender rumbos infinitos
de imaginaciones y miradas limpias,
llegué a la conclusión que no hay
nada mejor
que lanzarse de cabeza
al tragaluz de tus propios delirios.

Huí del hombre con niebla en su corazón,
de la mañana apagada, de aceptar la
hambruna negra, de reforzar el
despilfarro blanco, huí de la religión poder,
de las modas incómodas, de las rosas
con espinas, huí de la luz que quema,
de la compañía traicionera, muerdehoras,
de la locura de este mundo,
y qué mejor forma que mantenerse
en forma, que bebiendo dentro de mis
propios delirios,
con esas sonrisas psicodélicas y alargadas,
con esos baños de cervezas amadas,
esa gente que no solo habla
sino vocabuliza humanidad,
esos delirios de un niño adulto
que solo piensa en jugar y en la paz,
y por eso mismo
que sueño con un mundo paz,
es por lo que me digo a mi mismo,
me miento, me delirio.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario