"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

martes, 22 de septiembre de 2009

Sola

Se marchó de su hogar
allá donde dicen que duerme
el otro lado del charco.

Vino acompañada de un nuevo sueño
un nuevo marido y un hijo mezquino.

Abandonó su tierra entre lágrimas
que jamás se secaron,
su corazón comenzó a recibir portazos
tan fuertes que su sangre
trotó hasta palidecer,
resulta que su marido era
más mezquino aún.

No fue fácil encontrar un trabajo
aquí en la tierra de ilusiones para abajo,
tuvo que olvidar sus estudios
para doblar rodillas para sacar brillo
en el oscuro techo de los suelos.

Tuvo que esconder entre humillada resignación
su cultura un tanto diferente
se dio cuenta de tanto tropezar
que aquí la gente no entendía eso
de un acento tan refinado
ni ese color de piel tan apuntalado
ni esa vida de una persona
que estaba tan sola
que ni la querían los fantasmas de la soledad.

Le perdí la pista un día jugando al despiste,
y su triste historia tiene eso de triste,
que se repite, y se repite.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario