"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

viernes, 18 de septiembre de 2009

Una lejana amistad

Han pasado muchos años
desde la última vez que se cruzaron
nuestros ojos,
nuestras palabras,
el tiempo ha borrado
los recuerdos sin permiso
y ahora no hay forma de recuperarlos
ya no hay amistad para recordarlos.

Aquí estamos después de tantos vacíos
enterrando una amistad lisiada
qué lejos duermen aquellas risas
que crearon escuela maravillas
de aquello que vivimos como amistad,
hasta que un dia la casualidad
o la puta responsabilidad
nos separó sin cartas sin testigos.

En mis sueños te fuiste colando
haciendose tu rostro cada vez
más abstracto, más abstracto,
y un dia llegué a olvidar
el amigo que me regalaste
en profundidad.

Después de veinte años
nos hemos cruzado
como dos extraños,
sin risas, sin sinceridad,
sin un abrazo
y sin saber el por qué
del suicidio de una amistad,
simplemente nos hemos dicho
un hola y un maltratado adiós
y ahora necesito un antibiótico
para mi erosionado corazón.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario