"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

martes, 13 de octubre de 2009

La rabia

La rabia se ha ofrecido enseñando su curriculum actualizado. Ha llegado ante mi y con pretensión de seducirme con sus crueles virtudes me ha enseñado su cuerpo desnudo acariciando con besos febriles mis entrañas. Su intención era embalsamar sin repudio alguno las cavidades de lo que sería el cadaver humano en el que soñaba transformarme. Deseaba inyectar en mis vasos ciertos líquidos encolerizados que perpetuarían en mi mirada, y desataría mi otro yo que mantengo amordazado en las más oscuras cuevas que recuerdo aislar,. Me ofrecía buscar venganza aumentando la lista de fantasmas en aquella otra dimensión, y lo que es mejor según ella, sin remordimientos que torturen mi futuro..

Ha venido la rabia, se ha presentado orgullosa y dictatorial, me ha hablado lejana a la poesía, como posesa de una enfermedad digna de curar y eliminar, y con su perfumada sonrisa de rosas muertas ha intentado sobornarme. Me ha ofrecido venganza, muerte, violencia, sangre. Pero yo me he vuelto a mostrar intratable, inquebrantable, insaciable, y con mi calma a punto de ser destronada he conseguido indiferenciarla. He seguido leyendo mi libro, mordiendo mis labios, cocinando amor, recordando que sigo vivo, y le he cerrado la puerta recordándole que no vuelva más por aquí. Pero dudo que me haga caso.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario