"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 26 de octubre de 2009

Obligaciones de mujer

Una se mira en el espejo,
y se observa limpia,
porque sus sanos ojos
han sobrevivido al calvario ancestral.

Una se mira y se reconoce mujer,
oculta tras su contorno miradas de miedo,
los ojos en los cristales con la mirada corrosiva,
aterrorizada, no soportarán más
la caída en pendiente de las caricias,
sí, se ve mujer,
y una mañana más vuelve a zarpar
en las afueras de si misma.

Volverá a aparcar su orgullo de mujer,
hoy maquilló la perfección de su belleza,
y el vestido rojo atraerá los mares de babas
de los caballeros con poder.
Hoy volverá a ofrecerse objeto,
a ser lo que no quiere ser. Es esa otra esclavitud.
La de excitar a los monstruos porque es una mujer.

Este mundo bastardo algún día caerá,
pero hoy, ella, se vuelve a mirar en el espejo
sintiéndose mujer, y objeto,
pero ella se observa limpia,
algún día escapará de las promesas
de cumbres imposibles, de las amenazas
de un amor vacío, pero también,
de ese otro mundo de obligaciones de mujer,
ese mundo de miradas corrosivas.


Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario