"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 9 de noviembre de 2009

Mi psiquiátrico

Vivo en un psiquiátrico que se instala en las celdas de mi mente, porque la gente anda borracha de desperdicio, porque el naufragio emocional se proclama a si mismo universal. Vivo escondido entre el drama que supone la realidad y el visionario mundo que mi cerebro expande brutalmente sobre mis sangrantes ojos.

El Dios sin manos ha fundado un mundo de personas sin bocas, unos mañanas de días sin luz, unas noches de mentes sin sueños. El Dios sin rostro ha creado un mundo de personas sin sentido, un pasado de sangre sin castigo, y viene en camino, tropezando ya de antemano, un futuro de vidas sin palpitaciones. Son los delirios que toman las riendas de este drama del esperpento, así, que yo prefiero quedarme en mi propio psiquiátrico, por lo menos puedo presumir que es mío, solo mio.

Aquí, en la caverna fría que se supone mi cráneo, duerme un mundo combatiente de impulsos por impulsar. Espero seguir coagulando la intención de vomitar en más de una estúpida cara todo lo que pienso, porque el día que descontrole mis instintos amasados en la lectura, podría extraerme estos mundos mios que viven libres dentro de mi psiquiátrico particular. Así que, espero seguir recogiendo con mis frías manos los soles que calientan mi alma, y guardarlos, y repararlos, y regenerarlos, para que el amanecer no cruja como los tugurios de las sucias mentes que proclaman paz a base de pena de muerte.

Yo, maldito ego que libera mi mente, yo, vivo en mi propio psiquiátrico, con mis ojos cuerdos me alejo de todas esas mentes en blanco babeando inconscientes medicamentos que saturan el líquido cefalorraquídeo, y que se creen médicos de lo espiritual, y que se creen hijos de la paz, y que si tuvieran la mínima oportunidad de atraparme entre sus desgarradoras manos, no dudarían en atravesar mi alma con un punzón oxidado. Por eso, simplemente por eso, yo, me quedo a vivir en mi propio psiquiátrico que al fin y al cabo, me hace ver el mundo desde otra óptica todavía no definida del todo.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario