"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

viernes, 20 de noviembre de 2009

Mis nuevos sueños

Un día emprendí un mágico viaje
que me alejó del aire en el que me crié
fui envuelto entre los dulces algodones
de los labios de mi nuevo hogar
secuestrado voluntariamente
por los acordes de un eléctrico volcán .

Salté desde las paredes que me vieron crecer
hasta un nuevo hábitat donde anidan mis
nuevos sueños
entablando amistad con mis
viejos sueños
y así
no dejé oportunidad al azar
no dejé capítulo al drama del desgarro
y zarpé silenciando los llantos del miedo
simplemente dije me marcho
y allí
entre recuerdos que
curiosamente cada año
se tornan más vivos y rencorosos
quedaron mis viejas persianas
que desde pequeño me dieron siempre
las buenas noches
ellas y la luna
a partes iguales cada una
y allí
quedaron también
mis distintas camas
en las que se criaron todos
mis sueños
sin pegarse fuego
reconstruyendose cada vez que
el despiadado destino los destrozaba
y también quedó allí
el pasillo sin función
en el que me revolcaba
desde que comencé a guardar recuerdos
y por el que tantas veces froté mis huesos,
allí quedaron tantas cosas
que cada vez que regreso
vuelvo a ser el niño que fui
y me agarro a mis imágenes partidas
y sonrío al observarme vencedor
derribando miedos
sonriendo verdades
recordando sueños viejos.

Camino cauteloso y sinuoso por
la calle que me vió crecer
el viento es distinto
flojea
y el sol casi ni entra por arriba
dicen que murió de tristeza
al no ver crios que alumbrar
todo es distinto
el tiempo lo ha invertido
aquello es ahora una isla sin playa
un barco sin agua
una lluvia sin nubes
aquello cambió
yo también
ahora soy más viejo
aunque todavía joven
y a pesar de que sigo contando
mis delirios
a ritmo de versos combativos
continúa insistiendo el peso de los recuerdos
que allí fuí niño y adolescente
que allí me dejé una vida bienvivida
una infancia biensentida
y cada vez que mis recuerdos
pretenden alzar el drama de la melancolía
se amansan todos y cada uno de ellos
ante el fuego caluroso
y la simiente de amor
de mi nuevo hogar
de mi única patria
de mi verdadera tierra
que no es otra
que el conjunto de valles, praderas y bosques
la constelación de estrellas perfiladas
y el conjunto de fuentes claras
y mares oxigenados
que componen el corazón
de mi mujer.
Ahí, justo ahí,
nacen todos mis nuevos sueños.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario