"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 23 de noviembre de 2009

Perdón

Mis dedos mirando apaciblemente mis ojos
mi boca escuchando atentamente mis oidos
mis pies volando libremente sobre mi cabeza
mi corazón escupiendo odio en este caos diario.

Todo es inconexo
los árboles decapitados por la avaricia humana
sus cuerpos difuminados para escribir letras innecesarias
el volcán que ruge violencia desde sus adentros vengativos
el agua que llora contaminación y gota a gota maldice su perdición.

Intento ser algo
en este lugar que se muere
es intención como humano a su servicio
pedir perdón en nombre de este genocidio

La selva dejará de ser el pulmón del huevo
y el oxígeno se restringirá a quien lo pueda pagar
esclavos de un presente tortuoso
ofreceremos nuestros recuerdos
al enigmático proceso de pensar
que en un pasado pudimos resolver
la tragedia que se masacaba a mal ver.

No deseo ser yo
que no soy naturalista
que no soy quien para hablar
pero desde aquí pediré perdón
a la comunidad de la natureleza
entregada a las garras del ser humano
que la mata y la devora
pues alguien deberá comunicarle
a ese perro golpeado
a ese toro con la garganta salibando entre espadas
a ese rio con los peces vomitando mierda
a ese mar negro de alquitrán que fue un día azul
a esos bosques quemados por la barbarie humana
que como humanos
no somos más que espectros errantes..

Todo acabará.
El tiempo se quedará sin minutos.
El planeta gritará que ya avisó.

Y así quedaremos nosotros
inconexos y despoblados de vida
nuestros cuerpos serán materia inservible
y por eso
mis ojos no volverán a observar
el chasquido musical de mis dedos
ni mis oidos volverán a escuchar
lo que cuentan mis labios y mi boca
ni mi cabeza dirigirá el paso
cansino pero recto de mis pies
porque el odio diario acumulado
del planeta
cubrirá de carbón y de
orín rojizo
la insalvable armadura
de nuestros corazones de
hierro.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario