"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

viernes, 20 de noviembre de 2009

Un lugar que habitar

Pasea descolgándose entre mis infatigables ansias
un repentino esbozo de cómo llegar
donde estemos juntos atrapados
de dos en dos de tres en tres
besos y amores
que nos ofrezcan
la mercancia de un tren
que transporte paz sobre los railes
de nuestros labios.

Sobre la niebla matutina
de una expresiva mañana
podada de sus miserias
zarparemos anestesiando
el dolor que incuba
las ataduras de las almas.

Entonces, nos sentaremos
agarrándonos las manos
como quien se sabe libre,
dirán qué juventud loca esta
refiriéndose a nuestros
corazones
y sonreiremos degollando
las cadenas invisibles que
desde siempre nos impusieron.

Vagón descarrilando, el vagón
del pasado, que huye de si
mismo, que queda atrás
oscureciendo los recuerdos.
Allí no hay crimen, amor,
no existe asesino de la libertad,
no existen cárceles para las gargantas,
no existen cámaras de gas
para los ojos que quieren ver,
para los corazones que quieren sentir,
para las almas que necesitan
ser almas.

Allí, en el lugar donde habita libertad,
existe un papel en blanco esperando
empadronarnos, esperando que
transite nuestro amor,
y nuestra voz,
el corazón,
el corazón que se suspenda en el
aire
y sea capaz de sentirse vivo,
que nos siga,
que venga con nosotros,
al lugar donde la otra realidad
deja de ser imaginación
al lugar donde los sueños
no son sólo una mera
imposición onírica,
vayamos amor,
vayamos presos
al lugar donde habitan
las almas libres.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario