"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

domingo, 8 de noviembre de 2009

A vosotros

A vosotros
que sois el eje central de mi vida
quien mece este cuerpo como empuje de viento
como interno en un cuento
como vivo en esta vida.
vosotros
que sois
el aire que agita el viento de mi voz
os hablo desde el telón de mis palabras
que sabéis siempre están ahí
preparadas
para reparar los desconsuelos
para rearmar la esperanza.

A vosotros, Padres,
que colmásteis de paciencia
vuestro presente pasado
dibujando los caminos que
un servidor comenzó a elegir,
a vosotros
receptores de llantos y noches en vela
ayuda extrema en eternos ahogos
vuestra ventana abierta siempre fue
el prismático oportuno que dio vida a mis ojos
desde aquí os recuerdo, padres
que os debo mi vida
y aquí la tenéis siempre
a vuestra disposición
mientras el tiempo
siga siendo
tiempo.

A vosotros, amigos
a vosotros os regalo un cofre de secretos
un libro en mi mente de capítulos únicos
un recuerdo vivo y elástico que empapela
mi boca de palabras bonitas.
A vosotros os debo tanto
que he de inventar un nuevo guión
ese que espero escribamos juntos
en los años que nos restan
de horas sumadas en sus propias
sonrisas.

A vosotros, padres de mi amor,
ni qué decir que os colgáis la
brillante medalla
de los vencedores del torneo
denominado
"mis otros padres", os debo tanto
como al que más y espero
que recibáis
los aplausos de mi alma
necesarios para vencer
la furia desdichada de un
viento futuro.

A ti, escudero de la infancia,
estos renglones con aroma especial
son escritos desde el mirador de quien
va observando como el tiempo desgarra
los recuerdos
sin conseguir aniquilar un mínimo
centímetro de los sentimientos
que allí crecieron,
siguen vivos, sí
en las calles que corrimos
en los campos que saltamos
en los descubrimientos que forjamos
siguen vivos
como aquel primer día del 80
cuando una trituradora de hormigón
hizo de intermediaria entre
tu y yo.

Y vosotras, vosotras dos,
las mujeres de mi vida
os aguardo el momento especial de
este poema
momentos de jardines y fuentes
oxigenando mi corazón,
el trago de paz para mi alma,
el recuerdo con sabor a amor
para que mi último recuerdo al leer
este poema
siempre sea
vuestros rostros de vida
vuestros perfumes de pieles
vuestras sonrisas de amor,
vosotras habéis inventado la ilusión
en medio de un descampado de sencillez
vosotras sois las culpables
de que este corazón ya no ande sobre
una alfombra de alambres
vosotras sois el amor que
muerde mi alma,
digamos entonces que sois
todo.

A vosotros,
a todos vosotros
que sois el eje central de mi vida
al conjunto de vuestros vaivenes
he considerado necesario
dedicarle un preciso tiempo
a pensar y recordar
que todos vosotros
formais lo que yo denomino
mi vida.

Paco

1 comentario:

  1. Afortuna! esa es la palabra que mejor me define. afortunada por conocer los pilares de la felicidad, que solo tu has sabido enseñarme a tomar el camino acertado. Nunca sabré como agradecerte tanta sabuduria que tu me has transmitido, pues aprendo tanto de ti, que solo puedo corresponderte con mi tiempo y todo mi amor!

    ResponderEliminar