"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Nacemos libres

Andando con las arterias a cuestas
con los huesos soplando aliento rudo
sobre mi cansada piel
con la lengua mordida por el espanto
de recibir mensajes
que no me creo.

Nacemos libres
dicen en los lunnis
nacemos libres
pero devorados por la mentira
por los enlquecidos escombros
de la lucha que se perdió
que se olvidó
entre tanto conformismo
y tanta mentira ululante.

Nacemos libres
dicen en los lunnis
pero los niños
y las niñas
solo ven oxidadas ruinas
en los ojos de sus padres,
y es que es cierto
nacemos libres

pero vivimos presos.

Paco

Un nuevo dia

Ya estoy preparado para un nuevo día. La taza maqueada por el aroma del café, masajeada por mis lisos dedos, con su voraz boca delatándome el secreto que yo se que esconde, ese que me invita a absorver sus delicias interiores, el secreto que me da la fuerza para abrir los ojos a estas horas de la mañana.

He dejado para mañana el sueño que acababa de comenzar y mis ojos han despegado con el énfasis con el que le pincha la vida, sabedores de que ahí afuera se descuelga el mismo aire que navegaba ayer por el viento, ese viento que arrastraban las hojas de otoño, ese viento que se escondió temeroso ante la dictadura de las nubes más oscuras que se avecinaban, ese viento que hemos aprendido a dejar olvidado en la primera esquina de la eternidad.

Así que hoy he decidido volver a ser feliz, aunque cargado de una tinta abstracta por la dificultad del término, hoy he decidido volver a ser feliz. Hemos sobrevivido al viento maquiavélico, las nubes encontraron otro camino para llorar sus depresivas vidas, y ante la sencillez de hacer fácil el respirar cotidiano, simplemente me propongo como meta volver a vivir el día que viví ayer. Es decir, construyendo andamios de amor hasta alcanzar la estrella más cercana.
Paco

martes, 29 de diciembre de 2009

Todo es del hombre

Todo es del hombre, la fuerza, el error, los ojos ensimismados, el viento sin respiración. Todo es del dragón incansable, el fuego que escupe obediencia, tiranía permanete que envuelve la avaricia en normalidad. Todo es del hombre, la mujer, su historia, hasta su soledad. Conquista de vidas de colores para transformarlas en muerte prematura, anomalía sombría sin colorear, y mata, y manda, e inventa respiraderos como basureros, gigantes consumidores de víctimas. Todo es del hombre, la política, las calles, la sociedad, la incomprensión. La incomprensión. Como rey de todo, absorve sangre como vampiro incontrolado. Todo es del hombre, todo, hasta la estupidez más ilimitada.
Paco

Cómo hacemos

Un corazón manchado por la avaricia
tenerlo todo es un tesoro inacabable
en el tiempo y en sus ojos
unas manos gobernadas por el
testimonio de un cerebro
ahondado en acumular riquezas.

Una vida sin límite
a ver quien presume más
cuellos retorcidos entre gargantas sangrantes
y collares que son tumbas de otros.

Una vida con cielo propio
que añade infiernos inciertos
en las extensas miserias de los
obligados a no tener nada.

Cómo avanza el tiempo,
el terror, en su silencio propio,
cómo se consume la esperanza
sobre este trozo de vida mal
configurada.

Cómo hacemos para disolver
este puzzle de miserias inexplicables
cómo hacemos, decidme,
para no atragantarnos
en nuestra propia tumba.

Paco

Disfraces y máscaras

La vida son disfraces y máscaras. Rostros errantes
de marionetas que no enseñan a la boca cómo sonreír
vestidos de carne y hueso que esconden la sangre púrpura
palabras arrinconadas entre las cenizas de las mandíbulas.
Disfraces y máscaras. Eso me encuentro por las calles
que como escaparate de maniquís ante el consumo
se ofrecen de escenario para construir un teatro leproso.

Corazones de piedra y mañanas repetitivas
historias escritas que parecen ofrecer esperanza
es la misma historia de siempre, paseos y más
paseos alrededor de la historia, nombres que
se olvidarán tras la muerte en un cajón preciso
y silencioso de la mente de un familiar,
y nada más, nada más
escribieron para las marionetas,
nada más, nada más
simplemente un hechizo de vida,
una escoba bajo las piernas para poder volar,
una escoba sin gasolina, embrujada por el poder
de consumir, por la vía recta de la obediencia,
por un presente escrito para un futuro sin
hueco en el recuerdo de la historia,
Ay los invisibles,
cuantos invisibles,
ellos no necesitan disfraces ni máscaras,
ellos no son marionetas de hebras suicidas,
ellos no guardan cenizas en las mandíbulas
porque nada penetra por sus bocas,
tan solo el aire sucio e infectado
que nuestros cuerpos respiran en la ceguera
diaria,
en la hoguera vomitiva de este descalabro
humano
y sin más
sin querer ser algo más
nos acomodamos con nuestros disfraces
salimos sonrientes con nuestras estúpidas máscaras
y mascamos aire podrido desde nuestros extraños teatros
sin ser consciente que el guión siempre se puede cambiar
sin ser consciente que la mente se puede vestir de humanidad.


Paco

lunes, 28 de diciembre de 2009

Párpados

Mis párpados han comido sueño
tras un empacho sin digerir
descargan su corrupto peso
sobre mis trizados ojos
y los encierran bajo dolor borrable
en los misterios de otra vida
de sueños de libertad innegociable.

Mis párpados se hunden
han recibido el balazo del cansancio
el soplo feroz de la desesperanza
la romántica llamada de mis sueños
y sin darme cuenta
creo que ya mismo
me he adentrado
en las enigmáticas alas amarillas
de los sueños que me hacen volar.

Paco

domingo, 27 de diciembre de 2009

Es nuestro amor

Es nuestro amor
un cultivo de esperanza
de manantiales y de canales
que avivan nuestros rutilantes pechos
y ensanchan las fieles miradas
hacia eternos horizontes
expandidos sobre el azúcar
que nuestros labios lamen
suspendidos sobre nuestros besos.

Es nuestro amor
un camino polivalente de expectativas
donde no hay arrugas ni telarañas
sino
barcos que se calzan sobre un mar
de ilusiones
y
noches de vuelos intrépidos
entre abrazos intensos
y
besos ahondados en
la oscuridad de los enamorados.

Es nuestro amor
una feliz víctima
de un 24 de diciembre
del año de las luces

y como tal
cada 24 de diciembre
nuestro amor
se rearma en su propio recuerdo
se desnuda en el tiempo
para sentir en su propia piel
la exquisita esencia
del beso que lo engendró.

24-12-2009

Paco

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Poder imaginar

A veces me gustaría poder arrugar el tiempo
entre mis propias manos
aruñar las paredes de esta burbuja
traicionera y plantar
con semillas de amor e igualdad
una selva nueva de emociones crecientes.

A veces me gustaría atravesar
la tramposa frontera del resentimiento
y enseñar sin odio
y hablar sin venganza
pero mi motor ofendido
huye del sonido oxidado
de los columpios chirriantes de esta
sociedad.

Y a veces, a veces
imagino un cuento sin reyes
un tiempo sin cadenas
unas lágrimas sin el acantilado
de sus fuegos.

Y a veces, entonces,
me detengo entre los hilos del tiempo
sentado a esperar en el lecho
de mi pensamiento
y me pongo a escribir
dedos armados de esperanza
mundo imaginario de otras
posibilidades.

Y a veces, entonces
soy consciente
de lo importante que es
poder imaginar.

Paco

martes, 22 de diciembre de 2009

Sigo un sueño

Corro, persigo, sigo un sueño,
que vuela, que nada, que nace
desde la libertad, desde sus entrañas.
Muerdo, escupo, salivo, el odio que
me corroe, y me encierra, y me enseña,
y me viola en esta siniestra y extraña
águila sin alas
en la que me convertís.
Corro, persigo, sigo un sueño,
aunque os empeñéis en dejarme descalzo,
correré, persiguiré, seguiré en mi sueño.

Paco

Te entrego lo mio

Las gotas de tu rocío
dan vida a mi corazón
te entrego pues
estas sanas manos
que tan bien has sabido cuidar.

Te entrego todo lo que poseo
que es poco pero inmensamente eterno
te entrego el tiempo que
la vida me dió
para que los minutos sean
la infinita luz de
los huesos de mi amor.

Te entrego también
estos ojos con la mirada
enamorada
que parpadean en su jardín asombro
cada vez que en su camino
se cruza tu silueta
alumbrada por su tersura humana.

Te entrego también
mis palabras de soplo esperanza
para que cuando el silencio aceche
nos transformemos en pequeños duendes
que juegan a eso
del juego del amor.

Ten entrego mis versos
mis labios y sus letras
sus besos y su bandera
te entrego las gotas de mis ojos
los delfines de mis labios
los lagos de mi corazón

para que cuando la distancia
nos separe
vivamos juntos
la frontera del espacio físico
y nuestras almas caminen
como secretos eróticos
por las estimables ondas
del aire.

Paco

Para alguien especial

El inconfesable beso absorvido
por el desaire
ha inundado la esperanza
el desierto de la nada
grapa con arena sucia
los recuerdos marcados
para un firme olvido.

Rotos los silencios a base
de golpes sobre la piel
del viento
te reencuentras a ti misma
en el mundo de sonrisas sanas
que como arquitecta de tu propia
vida
creaste desde los diversos
mundos
que tu corazón aguardaba,
y ahora
que te miras y te encuentras
que te hablas y te escuchas
es el momento de firmar
la paz y la tregua
contigo misma
abriéndole la ventana
al dia que pintó tu vida
de colores vivos e ilusión
valiente.

Tu inmenso corazón busca
ese jardín en el que tumbarse
y relajarse junto al aflorar
de la paz, la tranquilidad,
el soberbio roce de la sonrisa,
esconder las lanzas
de la discordia,
y para ello
te has armado de valor
enfrentada a los días de
tormentas
que bien, muy bien
sabes
pasarán
dejando un arco iris
eterno
justo en medio
de tu corazón.

Paco

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Hubo una vez

Hubo una vez una vida
de corazón sin cráter.
En la esquina de aquella
estrella gentil, donde
las galaxias de miedos
no podían alumbrar
asomó la cabeza un
futuro sin temblores,
eran los tiempos
durante los cuales las
libélulas volaban libres
y las serpientes se
arrastraban soñando ser
dinosaurios sin piedad,
y las leyes, las leyes
se perdían por el
barro de su propia corrupción.

Hubo una vez una vida
de chimeneas que
calentaban las venas,
de hierbas qe cicatrizaban
los recuerdos del dolor,
de puentes sobre flores
con pétalos de esperanza
para no pisotear
la pura esencia de la vida.

Hubo una vez una vida
de corazón sin cráter
de liso masaje de humanidad
sin fragmentos cansados de la
desnudez humana
y ahora que nuestra evolución
admite que somos capaces
de pensar,
pensemos pues
cómo llegar de nuevo
a una vida que una vez hubo
de corazón sin cráter.

Paco

El desierto de la noche

Todavía siento las huellas de
mis neuronas, justo en medio
de este oceano de oscuridad,
en el desierto de la noche
mi princesa ya quedó secuestrada
por los dulces algodones de los sueños
que llevan a un alma
a transportarse hasta la
retórica elegante del descanso.
Pero yo,
alma destinada hoy
a ser un buho desamparado
sigo removiéndome
entre los aullidos de
mis neuronas
esperando que el
frío espanto del despertador
aclare esta lluvia turbia
de sueños por llegar.

Paco

Camino del pan

Siempre espero confirmar la ausencia del azar, deformidades en las paredes de mis ojos me invitan a ver otro mundo, aislado, inaccesible, perpetuo, que arrastra tras de si una extensa y dolorosa visión de huesos y colores sin pintar. Excavo en las profundidades de mis pupilas, atravieso mi retina con una aguja esterilizada y puntiaguda, y hago saltar por los aires mis lágrimas depuradoras. Allí voy, llorando entre los espasmos de mis decisiones, arrastrado como una hoja vieja a través de un aire seco y vengativo, que viene con su mirada atemporal para enviarme hoy a otro mundo. No escapo de las cavernas del brujo sin rostro, soy mazmorra de asfalto inquebrantable, peón de un juego sin escrúpulos, arrastrado a la fuerza de mis ideas, mis pensamientos, soy abstracto papel bajo la punta de un lapicero husmeado por la necesidad, de trabajar para no morir, entonces siento el suicida escalofrío del que necesita caminar a por el pan, aventurarse en un avión sin alas hasta los cielos de los que mandan, y me rompo, corro hacia donde se sienten resguardados los secretos, pero mi corazón permanece con oleajes brutales que me impiden ser yo, y me vuelvo a arrastrar, hacia la puerta, hacia el adiós de mi mismo, me arrastro hacia ocho horas de silenciosos minutos que me aislarán como hormiga sin voz. Soy de todo menos yo, cuando me miro a las seis de la mañana frente al espejo, con mis ojos sangrando pesadillas fértiles. Y cuando me marcho acompañado de los fantasmas de la soledad, me queda simplemente el recuerdo de la última mirada de un espejo que creía roto por dentro. Pero resulta que era yo.
Paco

martes, 15 de diciembre de 2009

¿Dónde quedó?

¿Dónde quedaron los magos y las
princesas? ¿Dónde fue a parar la
pócima mágica, el hechizo sensual,
la perversa venganza fruto de una
inmaginación infantil?

¿Qué fue del cuento
que siempre exponía
el mismo final?

¿Quién detuvo este joven motor
de sueños inocentes? Su rostro
frio calculador de la muerte
no aparece en mis pesadillas
se esfuma se esfuma
igual que el cuento
igual que el recuerdo
sobre las blancas manos
del tiempo.

¿Qué fue del cuento de
héroes con capas como sombra?
El mundo que descubrí
la otra vida que olvidé
el volcán de mis sueños
en pleno epicentro
de mi alma.

¿Dónde quedaron los príncipes y
sus veloces caballos? El castillo
las hadas los amigos
el cielo azul.

¿Dónde se detuvo la infancia?
¿Quien la detuvo?

Paco

El Hombre en la luna

Como el "Hombre" ya había subido a la luna
yo no quise ser menos, suspendido sobre
el caótico alboroto de mis sueños
así es como se sucedieron los hechos
de mi llegada a la esfera enigmática.

Una noche mientras cenaba estrellas
inauguré una nueva sensación
que trepó sin tregua
desde mi corazón
hasta los ávidos parajes de mis
impulsos.

Remé cortando el viento
y construí fantasías íntimas
para llegar a besar
los mismísimos muslos de las estrellas.
Desde allí arriba
siendo una simple hormiga
con las lentes de dios
descendí hasta las fronteras agujereadas
de una luna
que parecía vieja y cansada.

Extraje todo mi repertorio de amor
para entablar minutos de cordura
con esa vieja amiga
celeste enigma
desde siempre
y estirpé mis remordimientos asesinos
y mis secretos inconfesables
y a lo largo de un
tiempo maravilloso
intercambié sensaciones
con nuestra querida amiga La Luna.

Todo se murió
cuando el penetrante olor
a fósforo muerto
a luz asombrada
a invasión ilegal
se cruzó en medio de la conversación
y tuve que regresar
al hogar de mis sueños
porque aquella parcela de
la luna
ya estaba vendida
a un multimillonario
amargado y aburrido.

Paco

Desfile de orden

Tanto orden incuba pestes temibles,
ejerzo de observador de ojos desolados
y como resultado
escribo en un papiro radical
con gotas de rabia
extraidas del sudor de mis dedos
las ideas que se retuercen
en el interior de mis venas
al observar tanta perfección
idiota
tanto orden
nauseabundo.

Mis ojos pueden llorar a mares
crujiendo ante el zumbido de las armas
de la muerte anunciada
de la crónica de la colección de huesos
sin vida, sin cráneo, sin cerebro,
cada vez que veo un desfile
exhumanos fingiendo el mismo paso
la misma idea
el mismo porvenir
cada vez que detengo mis ojos ante
tanta perfección
alimento mi infatigable corazón
de ideas humanas
para sobrevivir en esta sociedad
jerarquizada por la idiotez suprema.

Sobrevuela la tela de la muerte
preparando a los justicieros del orden
quien pretenda atacar esos frenéticos cuerpos
será fusilado por las balas de la justicia
bajo el murmull0 viejo de la ley
encarcelado o golpeado
arrestado o silenciado
la Ley sabrá detener
a quien detenga la guerra.

Orden, perfección,
tanto orden contamina las
dulces aguas de mis ojos
no puedo comprender
ni me aventuro en el intento
de averiguarlo
cuando la interminable miseria
aplastó los sesos de la Ley.

Paco

lunes, 14 de diciembre de 2009

El engaño

Tus labios se mueren
sufren el dolor del zarpazo
del engaño
tus labios, cortados
por el frio aliento del desamor
se desangran sobre el dardo
de los labios de otra mujer
te hundes con tu corazón sin viajero
como un cuerpo sin vida
dispuesta a no volver a amar,
fuiste la última en enterarte
del siniestro entierro de tu
corazón
peo te aseguro
que las cicatrices de tu alma
transformarán en fuertes oleadas
de viento libre
el aire que tus besos
volverán a soplar
y la vida de amor
que tu misma
volverás a sembrar
se verá alimentada
por unos labios
que te amen de verdad.

Paco

Mi otro yo

Anda un tanto cabreado mi otro yo
por no encontrar espacio para sus ingratas insolencias
por no poder mostrar sus hechuras violentas
de futuros inciertos sobre horizontes pantanosos.

Se esconde esperando el momento
de sacar su mano firme y seca
e invadir sin piedad alguna
el fondo sensible de mi cráneo
sueña con volar lejos
de la cárcel que le he impuesto
para no dar opción
a todo un revuelto de caos
de humano atado
a los perversos despojos
de un instinto sombreado
con capa y mazo.

Su delatora esencia
de vísceras revoltosas
de fantasma al mando de un cuerpo
no puede ejercer de directora
de la vida de mis sueños.
Trampas, sanguinarias trampas
de barricadas humanas
he ido colgando
en el perfil de mi boca
así, mis labios escupen
el odio justo que envenena
mi alma
y mis puños se desangran
en forma de tinta y letras
en lugar de perderse
entre las descontroladas selvas salvajes
de puñetazos y palabras violentas.

He sedado mi otro yo, que
calla pero no olvida
que acumula recuerdos de
atroz odio vengativo
y que espera el soplido de
un mínimo error
para poder volar precipitadamente
y dejar mi sombra de humanidad
en mísera y estática luz
que se aleje de este treintañero cuerpo
para que descanse un día entero.

De momento
continuo con mi lucha.

Paco

viernes, 11 de diciembre de 2009

Buscando el amor

Vuela el desencanto en tus ojos
los párpados, como dos soles
marchitos se acomodan
en la propia inercia
de su apagón.

Pero ahora
extraviado por los

frios bosques del ayer
el desamor no encuentra
forma de afilar sus puntas,
esta vez la luz del día
traerá buenas noticias
volverás a respirar
luz brillante y diáfana
volverás a tragar
saliva limpia y clara
volverás a amar
sentimientos justos
y recíprocos.

El desencanto se marchó
por donde vino
tan fácil su adiós
como su hola
y un nuevo amor
escondido, invisible,
terremoto de tus penas
que destruirá
las extrañas arrugas de
tu corazón,
ese nuevo amor
volverá
aliado al ejercito de tus
sentimientos
para hacer crecer ahí
adentro
algo tan simple y tan
necesario
como es el
amor.

Paco

miércoles, 9 de diciembre de 2009

El amor no tiene patria

Amar no tiene patria
unas miradas que se cruzan
que sienten la fuerza de sus expresiones
que se mezclan como dos pájaros
en busca de libertad
no pueden tener patria.

Amar no tiene fronteras
salta de boca en boca
de labio en labio
y marca su propio territorio
exento de estereotipos sociales
pues no pueden tener fronteras.

Amar es la base de la vida
hombre y mujer
hombre y hombre
mujer y mujer
dos besos son dos besos
y no pueden esconderse
cautivos
por unas valores podridos
que impiden a dos mujeres
expresarse mediante su amor
que impiden a dos hombres
realizarse mediante su amor.

El amor no tiene patria
y como tal
los besos viajan donde deseen
sin pasaporte
sin documentación alguna
sin necesidad de justificarse
como boca extranjera
como amor innatural.

Hombre y hombre
mujer y mujer
¿Quien te dice a ti,
heterosexual de Dios,
que tus besos son mejores
simplemente porque andan
encadenados
de boca en boca
de labio en labio?

El amor no tiene patria
y unos labios libres
pueden volar
donde anide
un amor sin prejuicios
un amor sin patria.

Paco

Somos presas fáciles

Somos presas fáciles en manos del desequilibrio
las manos tiemblan rígidas de desamor
el corazón late frenado
por la corruptible inercia
de una balanza que se inclina
siempre
a favor de las almas oxidadas
debido a
la lluvia turbia
que imponen los dioses sin rostros.

Somos presas fáciles en manos de la intolerancia
nido de víboras que se retuercen en las
altas nebulosas de la sociedad
que imponen órdenes
corruptas
y que nos dictan
bajo una realidad realmente estrecha
lo que está bien y lo que está mal.

Somos presas fáciles y desunidas
con un futuro marcado por el respeto
hacia las clases superiores
un futuro marcado
por la muerte de la lucha de clases
por la imposición de una jerarquía
que produce vértigo ansioso
debido a las inmensas alturas
que hay que escalar
para poder entenderlas.

Somos presas fáciles
sin lucha de clases
en una sociedad
dividida
por clases sociales.

Paco

martes, 8 de diciembre de 2009

Huimos del miedo

Huimos del miedo
expulsados del cielo
navegamos hacia nuestra
propia tierra
esa carne que convive cada
noche junta
retroalimentándose de amor
y de sexo
huyendo de las destrezas
de la persuasión del cielo
de la mentira del miedo.

Paco

Yo no le prometí

Yo no le prometí
una vida de lujos
ni
un futuro imposible de vivir
yo no le prometí
un anillo de seis cifras
ni un hogar para perderse
por sus múltiples extensiones
yo no le prometí
riquezas ni tesoros
cofres con sus pulseras
ni
cuellos engalardonados de rubies
o cualquier otra piedra
yo no le prometí
una vida de ensueño
a costas salvajes
de ataduras inflexibles
yo no le prometí
un mundo inventado
ni dibujado
ni tan siquiera soñado
por cualquier mujer
yo no le prometí nada
simplemente nos besamos
y la luna se encendió
entonces comprendimos
que nuestras vidas
ya caminaban juntas.

Paco

El futuro de Peter Pan y Campanilla

Aquella noche Peter Pan y Campanilla entraron por la ventana de forma sigilosa, andando acumulando vacíos, trepando por el aire rasgando el silencio para no ser descubiertas sus penas. Campanilla caminaba sin alas. Peter Pan andaba sin sonrisa, sin sueños, sin otro objetivo que empañar el ambiente de secretos rotos por la miseria.

Los ojos de ambos se abrían ante un descampado de desengaño. No se imaginaban cómo iban a contarles la realidad aquella noche.

Los niños se sentaron ante ambos. Los observaron decaidos, sin la alegría habitual que Peter y Campanilla decoraban con sus rostros vivos, con sus rostros repartidores de sueños sin fronteras. Pero aquella noche no era así. Aquella noche eran el fiel reflejo de la muerte, de los vencidos, de los que no sueñan.

Finalmente, uno de los niños, desde su cama decidió romper el silencio:

- Peter, Campanilla, ¿Qué sucede? ¿No vamos a volar esta noche hacia Nunca Jamás?

Peter tragó saliva. Una lágrima descendió desde su mejilla hasta su boca apestada por el desengaño. Y finalmente, con una voz como surgida desde las grietas de una arcaica tumba dijo:

- No, queridos amigos, no. Esta noche ni nunca más. ¿Os acordáis donde jugamos la última vez que fuimos a Nunca Jamás? Pues resulta que había petroleo debajo de aquellas tierras, y no se cómo, inmediatamente, el lugar se llenó de máquinas inmensas, monstruosos aviones comenzaron a arrojar bombas y bombas, y unos monstruos con corbatas enviaron a sus tropas a Nunca Jamás, la invadieron y han matado a todos los niños que allí teníamos jugando, han matado los sueños, han matado 500.000 futuros, la vida, las ilusiones, los cuentos... Eso sí, se han llevado el petroleo y Campanilla y yo somos ahora, unos simples refugiados.

Paco

domingo, 6 de diciembre de 2009

El viento se llevó

El viento se llevó, sin tregua,
los recuerdos del anciano que posaba
frente a su soledad,
se llevó el recuerdo de las nostálgicas luchas
de la belleza por soñar ser algo,
se llevó las furias acumuladas, las
luchas rebeladoras,
y se las llevó por un pasadizo secreto
para no ser espiadas por la venganza
de la justicia
y así
se esfumó la última sonrisa del ciudadano
que soñaba con impartir justicia
la última sonrisa
perdida en una sociedad maltrecha
por caries interminables.

El viento se llevó con su miseria renovable
las últimas dos gotas de agua limpia
que caían salvadoras pero enojadas
sobre el mar de nuestro presente,
se las llevó el viento, sí,
y se llevó tantas cosas
que la amnesia llegó encubriendo dictadura
y los atardeceres quedaron con sus
sombras muertas, rígidas
sobre un presente sin colmillos
envuelto en días de ida y vuelta
monótonos
capitalizados por un silencio atroz.

El viento se llevó
con la firma firme del conformista
y con los ojos aterrorizados
de quien sigue pensando
que era mejor callar y relegar
que regresar a épocas dictatoriales,
se llevó, como digo
las sanas almas de las hojas de los árboles,
se llevó las verdades, los crimenes,
y los asesinos, los sueños
y las mañanas,
se llevó
bajo la mirada atenta
de esas montañas sin fecha de nacimiento
el último aliento
de una verdad
secuestrada
y sin memoria,
y nos dejó
el mal viento
un presente eterno de heridas
que siguen sangrando miedos
un presente de enfermos encadenados
a la espada visible del silencio
de una dictadura
cruel y sangrienta
que no deja recordar.

Paco

Mal dia

Vuelve a vagar mi alma por el suelo
grietas giratorias en la alfombra
de mi esperanza
confusas entre la pesadez
de mis revoltosas ideas
y las tormentas de mis dolores.

Inepto día el de hoy
de esos que el cuerpo no responde
a la llamada del alivio
soy frágil respuesta del desánimo
entre los hilos de sufrimiento
que van
desde mis dedos
hasta la pared despeñada de mi frente.

Un viento frívolo alerta mis huesos
no hay escapatoria
para un posible virus pirata
que saqueará mis entrañas
junto al cansancio
acumulado en las profundidades
de mis fatigosos sueños
que juntos
conviviendo con destreza hostil
me hunden en este día
sin luz.
Mientras tanto
yo resisto
con la purificada mandarina
con mis libros heróicos
y con mis dedos
hoy un tanto inválidos.

Paco

sábado, 5 de diciembre de 2009

Una falda culpable

Va una muchacha triste
descosida a golpetazos por la fuerza
un callejón
sombrío y muerto
llovió violación masculina
descuartizando los sentimientos de la mujer
dividiéndolos en fragmentos invisibles..

Ella es ahora
la huella de la peste endemoniada
surcando semen podrido
sobre su desarticulado cuerpo
ella, ahora
desde los suburbios de sus pesadillas
pide ayuda sin voz
pero un hombre
exquisito manjar de cuervos poderosos
la juzgará culpable
de descolgar desde su cintura
una falda de longitud herida
una falda culpable.

Paco

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Los mitos del amor

Llevar el beso a cuestas es demasiado
peso para unos ojos desterrados de Amor.
El puente se abraza a la siniestra atracción de la niebla
y le abre las puertas del vacío de la muerte
que llega con sus espuelas musicales
avisando del fin de la vida.

Desde las alcantarillas del desamor
se asoma el acantilado del suicidio
ese chico que besó
para aprender
que el amor suele tener
dos patrias escondidas
en el centro de su núcleo:
la felicidad y el desaliento.

Enterradas sus esperanzas
bajo pantanos de escurridizos mitos
se creyó esa cruel
invención
de que solo, solo
existía una media naranja
en el camino que recorre
el extenso jardín del amor.

Unas ruinas bombardeadas por el
odio del amor
lo llevó a anclar su mirada
en el fondo del oscuro rio sin agua
desde las presumidas alturas de la locura ,
y tras dar un paso al aire
su cuerpo calló víctima
de la fuerza de la gravedad, y su corazón
preso de los falsos mitos
de los inacabables libros del amor
se detuvo un instante antes
de quedar desparramado sin vida
para morir de amor
y no aplastado
por el sucio aliento
de las piedras.


Paco

martes, 1 de diciembre de 2009

Amor magnético

El sol de tu corazón
amasó con su dulce luz
la curvada brisa de mi
luna
acabó con sus mareas
de soledades tormentosas
y con las brumas
de sus esqueléticas miradas
a esperanza Norte.
Dejé de ser
un microscópico insecto
en el giratorio universo del
amor
y conseguí
incluida luna enderezada
el camino que me enseñó
a desear otra alma
como si de un espejo
tratase.

Paco

Madre, marcho a la guerra

Madre, marcho a la guerra
espero que entiendas este intestino hueco
roído por las ratas del orden
carcomido por conchas de espinas
hay sombras en mi corazón
y voy donde las murallas del miedo
apresan los nidos de la vida

Madre, no llores por mi ida
guarda las lágrimas pintadas con vidrio
para mi regreso
allá voy sin alas
y regresaré sin alma
con la boca invadida por gusanos
con mis brazos hilados en desaire
con la noche eterna como única
compañera.

Madre, marcho a la guerra
como miserable sombra enriquecida
por extraviados laberintos de hipocresía
marcho por tradición familiar
desde las fauces de luz quebrada
que desde mi abuelo
impusieron el desorden de los sentimientos
sepultados
en esta implacable red de espantos.

Madre, me mandas al foso de los olvidados
a ser estructura de cadáver
a ser ceniza prendida por familiares
un inmenso derrame de inútiles ideales
que me cortarán las piernas
y me dividirán en cien grotescos trocitos
que me cortarán la vida
al beber de este envenenado cáliz.

Madre, me envías a ser
átomo impulsado por el plomo
bailando a bocajarro con su fuego
aire destejido de oxígeno nutriente
de heces imperiosas en mentes.

Madre, me marcho
envuelto en una devoradora incomprensión
se construyen en mi interior
ciudades enteras de dolor
que recorrerán y atormentarán este
precipitado fin
y así regresaré
difunto recuerdo
para que un poema homicida
termine por poner fin
a mi último recuerdo
en vida.


Paco