"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

martes, 29 de diciembre de 2009

Disfraces y máscaras

La vida son disfraces y máscaras. Rostros errantes
de marionetas que no enseñan a la boca cómo sonreír
vestidos de carne y hueso que esconden la sangre púrpura
palabras arrinconadas entre las cenizas de las mandíbulas.
Disfraces y máscaras. Eso me encuentro por las calles
que como escaparate de maniquís ante el consumo
se ofrecen de escenario para construir un teatro leproso.

Corazones de piedra y mañanas repetitivas
historias escritas que parecen ofrecer esperanza
es la misma historia de siempre, paseos y más
paseos alrededor de la historia, nombres que
se olvidarán tras la muerte en un cajón preciso
y silencioso de la mente de un familiar,
y nada más, nada más
escribieron para las marionetas,
nada más, nada más
simplemente un hechizo de vida,
una escoba bajo las piernas para poder volar,
una escoba sin gasolina, embrujada por el poder
de consumir, por la vía recta de la obediencia,
por un presente escrito para un futuro sin
hueco en el recuerdo de la historia,
Ay los invisibles,
cuantos invisibles,
ellos no necesitan disfraces ni máscaras,
ellos no son marionetas de hebras suicidas,
ellos no guardan cenizas en las mandíbulas
porque nada penetra por sus bocas,
tan solo el aire sucio e infectado
que nuestros cuerpos respiran en la ceguera
diaria,
en la hoguera vomitiva de este descalabro
humano
y sin más
sin querer ser algo más
nos acomodamos con nuestros disfraces
salimos sonrientes con nuestras estúpidas máscaras
y mascamos aire podrido desde nuestros extraños teatros
sin ser consciente que el guión siempre se puede cambiar
sin ser consciente que la mente se puede vestir de humanidad.


Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario