"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Hubo una vez

Hubo una vez una vida
de corazón sin cráter.
En la esquina de aquella
estrella gentil, donde
las galaxias de miedos
no podían alumbrar
asomó la cabeza un
futuro sin temblores,
eran los tiempos
durante los cuales las
libélulas volaban libres
y las serpientes se
arrastraban soñando ser
dinosaurios sin piedad,
y las leyes, las leyes
se perdían por el
barro de su propia corrupción.

Hubo una vez una vida
de chimeneas que
calentaban las venas,
de hierbas qe cicatrizaban
los recuerdos del dolor,
de puentes sobre flores
con pétalos de esperanza
para no pisotear
la pura esencia de la vida.

Hubo una vez una vida
de corazón sin cráter
de liso masaje de humanidad
sin fragmentos cansados de la
desnudez humana
y ahora que nuestra evolución
admite que somos capaces
de pensar,
pensemos pues
cómo llegar de nuevo
a una vida que una vez hubo
de corazón sin cráter.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario