"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 14 de diciembre de 2009

Mi otro yo

Anda un tanto cabreado mi otro yo
por no encontrar espacio para sus ingratas insolencias
por no poder mostrar sus hechuras violentas
de futuros inciertos sobre horizontes pantanosos.

Se esconde esperando el momento
de sacar su mano firme y seca
e invadir sin piedad alguna
el fondo sensible de mi cráneo
sueña con volar lejos
de la cárcel que le he impuesto
para no dar opción
a todo un revuelto de caos
de humano atado
a los perversos despojos
de un instinto sombreado
con capa y mazo.

Su delatora esencia
de vísceras revoltosas
de fantasma al mando de un cuerpo
no puede ejercer de directora
de la vida de mis sueños.
Trampas, sanguinarias trampas
de barricadas humanas
he ido colgando
en el perfil de mi boca
así, mis labios escupen
el odio justo que envenena
mi alma
y mis puños se desangran
en forma de tinta y letras
en lugar de perderse
entre las descontroladas selvas salvajes
de puñetazos y palabras violentas.

He sedado mi otro yo, que
calla pero no olvida
que acumula recuerdos de
atroz odio vengativo
y que espera el soplido de
un mínimo error
para poder volar precipitadamente
y dejar mi sombra de humanidad
en mísera y estática luz
que se aleje de este treintañero cuerpo
para que descanse un día entero.

De momento
continuo con mi lucha.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario