"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

viernes, 1 de enero de 2010

Los sueños son

Es absurdo querer desnudar los sueños, lo se, pero lo vuelvo a hacer. Atravieso el tiempo con el ácido enfurecido de mis ojos y marcho hacia delante golpeándome contra la inmensa nada. Tener el todo de la nada me enseñó a soñar y aprendí que los sueños también instalan habitaciones en la oscuridad para convivir con uno mismo. Claro que los sueños sueños son, por supuesto, y precisamente por eso vamos a soñar, precisamente por eso, me rio del absurdo.

Si cojo un libro entre mis debilitadas manos, sueño. Si me enredo entre los labios que dan de beber agua a mi corazón, sueño. Si me marcho a la cama con la satisfacción de haber vencido a la desilusión, sueño. Si me alzo con las energias renovadas y con las cicatrices del odio esterilizadas, sueño.

Si creo que en el mundo todavía no está todo inventado, sueño. Si veo tras las cortinas de mis ojos un escenario diferente, sueño. Si creo que puedo coger al agua con mis manos y silbarle poemas esperanzadores, sueño. Si te miro a la cara y veo toneladas de amor tras tus ojos verdes, sueño.

Porque soñar soñamos. Y los sueños se hacen realidad. O quedan en el olvido. O se reinventan. Incluso otros se pierden en la distancia Pero por favor, que no me digan que los sueños sueños son, y ya está. Que para venderme fracaso y derrota, tan solo tengo que encender el maldito televisor y estoy harto de sentirme una pelota de frontón aplastada constantemente contra una pared verde y muda. Pero soñar, vamos a soñar. Porque los sueños, queridos amigos, son algo más que sueños.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario