"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

domingo, 28 de febrero de 2010

Busco

Busco destruir este nido de inquietudes,
quemar la piel de mis dudas, arrancarle
las venas a mi ahogo personal, armar
de esperanza mi aliento burlón.

Busco la sonrisa perdida de la luna,
el manual del perfecto humano,
la libertad en todo pero sobre todo
en la mujer.

Busco la simpleza en un complejo
vehículo de letras descompuestas,
busco la trama del ácrata, su
efervescente latido, darle sentido
a esto que llamamos libertad.

Busco darle sentido al tiempo,
sacarle brillo a mi sonrisa,
intentar entender por qué la gente
se rie del concepto de libertad
intentar comprender por qué
no lo entienden.

Busco quizás lo que nunca encontraré,
lo que me haga tropezar y con ello
volverme a levantar, y por más
que se empeñen en verme
simple soñador
yo seguiré pensando
lo que ya de niño me decía a mi mismo,
sueño, luego existo.

Paco

viernes, 26 de febrero de 2010

Las horas de la vida

Las horas de la vida avanzan comiéndose
todo lo que encuentran a su paso
como el brutal delirio de un tornado en ayunas
desglosa todo lo que se cruce en su camino
los recuerdos, las heridas, las alegrías,
los misterios y los sueños
el indudable aroma erótico de un joven cuerpo.

Las horas asesinan por la espalda la juventud
que no hace más que
andar hacia atrás
a ras de los recuerdos
que no hacen más que
ser simple amnesia vegetativa.

Tu en tu escondite
tu perfume a soledad
y tu cojera emocional
no te quieres ver mayor
en esta lucha de victorias inaccesibles
no te quieres ver mayor
anhelas ser eterno vaso de vino
en los labios de un príncipe
burlar las arrugas de dios
ser fábula y espectador
y huyes de la vida
como quien encarcela sus ojos
al corazón de una densa ceguera.

Y olvidas, aunque en este caso
no por la verborrea de las horas,
que si no te aceptas a ti misma
las horas, las interminables
y agrietadas horas
volverán rencorosas
para arrancarte la vida
a la velocidad con la que
tus párpados se desploman.

Paco

jueves, 25 de febrero de 2010

Para siempre

El sol, la luna, sus hijos,
el silencio de sus acordes,
el vacío de sus techos cósmicos,
la renqueante certeza de su soledad,
el desánimo de sus
entrañas, nos hacen minúsculos,
vacíos huesos en un inmenso
horizonte de humanos sin
poder de curación. Nosotros aquí tan solos,
y el sol, la luna, y sus hijos,
jugando una partida con el tiempo, esperando
que esta civilización caótica
en proceso de autoproclamarse marchita
deje de anudar
los hilos de sus miradas, esperando,
sin duda alguna, que nos marchemos de aquí,
de aquí para siempre.


Paco

Un sueño pálido

Anoche me visitó un extraño sueño
que me hizo saborear el amargo trago
de un pálido y turbio miedo.

Mi incontrolable subconsciente,
anoche, embriagado de libertad,
se estrelló contra el consistente muro
de un sueño
que me atrapó
entre las malheridas paredes
de esta angustia pasajera,
agujereó las venas de mi paz
desangrando cada una de mis esperanzas
pero ahora
que la noche vuelve envuelta
entre los besos azules que sanan
y las miradas claras que desempañan
corazones, ahora
soy quien cierro con llave
las puertas a ese
extraño e indómito subconsciente
y no le queda más remedio
que esperar
a que los bostezos de las estrellas
le permitan de nuevo el paso
a esta mente un tanto acribillada.

Mientras, continuaré con mi realidad
de cuentos de princesa y besos
inagotables.


Paco

Parece que el amor

Parece que el amor sobrevive en las
lejanas regiones de la poesía, en los
suburbios estelares de las letras
confeccionadas para amasar
corazones.

Parece que el amor cerró su grifo
a la realidad, y perturbado
por la mágica atracción del dinero
se desplomó confuso
entre las manos de los amantes
del consumo.

Parece que el amor es tan solo
una eléctrica partitura para románticos,
soñadores, profesores de ardientes besos,
para vividores de callejones balsámicos
perdidos bajo la luz de una luna
obsesionada con escuchar violines.

Parece que el amor fue importante,
porque en los rostros todavía quedan
sombras de sus pedacitos, porque
los corazones todavía nacen
con mares de sangre que expulsar,
porque de una mujer que da la vida
tan solo se puede esperar
aullidos de amor.

Parece que el amor no dijo todavía
su última palabra, parece, solo parece
que el viento vaya a despedazar
su última veleta.


Paco

martes, 23 de febrero de 2010

Desánimo

Bienvenido sea el desánimo,
desde aquí, desde el sur
de mi cansada alma,
bienvenido seas, pero tan solo
un ratito de mi invisible tiempo.

Duermen los gritos, descansando
entre la oscura capa del silencio,
mientras maltrecha va,
como pocas veces últimamente,
la luz simétrica de mis neuronas.
Así que
tan solo espero que cambie
el viento, que huya, y sin ánimos
de ofenderle, desearía exigirle
que se gire hasta bien seguro
haya recargado
cada poro de mi gateante aliento.

Paco

El séptimo dia

Día tras día
la mujer se agazapa
bajo la luz verdosa
del coloso de los supermercados.

Sus dientes acariciados por el frío
son barrotes de hambre
que mantienen su lengua extranjera
encarcelada
en el extensivo aislamiento
de su boca.

La gente pasa con sus rostros desenchufados
curvan sus miradas
hacia objetos inanimados
y ella, con el viejo e insistente recordatorio
de quien pasa hambre a desgana
sonríe tímidamente para conquistar
corazones que parece
ya no anden.

Bajo la luz endiablada
de un domingo solitario,
vi que la mujer ya no estaba,
el coloso se tomó su forzado descanso
los cuerpos flotantes también
pero el dios del hambre
no descansó ni al séptimo día,
y la mujer, en cualquier
otro escombro de esta
sociedad medio muerta

estará, hoy domingo,
intentando conquistar corazones
con la misma sonrisa de media luna
en una sociedad alterada
y violada por la desgana.

Paco

El niño

Llegó el niño ante mis ojos
y me hizo pensar en el dolor
impreciso, en su escandaloso
desorden, en el caos rutinario
de su absorvente autoridad.

El niño avanzó extendiéndome
su mano de templanza, y
calmó este mar de peces muertos
que soñaba convertirse
en lago calmo.

Mi vi adulto perdido entre
el continuo y vertical llanto
de quien acumula recuerdos
lejanos y abstractos, recuerdos
que se confunden con sueños
y sueños que nacen
desde los ojos del tiempo.

Y el niño, con presuntuosa
sencillez, bondad y refinada
inocencia, saltó desde mis ojos
para reencontrarse conmigo mismo
desde la mirada penetrante
del corazón del espejo.

Sonrió con sus bandadas de
felicidad, para recordarme
soplando a través del tiempo,
que la vida no volvería a ser
un simple juego, y que el dolor
y cada uno de sus familiares
no me aceptarán retroceder
en el tiempo, ni volver
a ser niño,
ni volver a volar
en un simple mundo
de juegos inquietos.

Paco

Cerveza

Tu cuerpo
soberbio campo sensual
sobre mis secos labios
enmudece las agudezas
del capricho de los desánimos
instaura la paz
en mis contrariadas venas
caminando
con andares amargos
pero extrañamente de paladar exquisito
desde la cerradura de mi garganta
hasta las lunáticas explanadas de mi mente.

Tu cuerpo
oscuro y voluminoso de alcohol
hace sonar las trompetas de mi alma
desequilibra mi locura interior
hundiéndola atada a cien piedras
en las inmensidades de
los océanos de mi estómago
y ahí
desprovista de rencor y odio
vas haciendo de tu cuerpo
mi cuerpo, de tu sabor
mi sabor, de mi sed
nuestro amor.


Paco

lunes, 15 de febrero de 2010

Resucitar la lucha

Me gustaría poder describir
la muerte que respira aquí adentro
este retorcido sentimiento
que no me permite vivir.

Izquierdas enterradas, obreros
amasados como se amasa
el pan inerte, banderas locas
que se llevan a los que nunca
pensaron, y la lucha, una
lucha con corazón
que no se puso a tiempo
su chaleco antibalas,

y ahora
que parece que el mundo
se vuelca estrepitosamente
sobre si mismo
y queda tendido
el orgullo, la libertad y la lucha,
ahora es cuando
debemos resucitar
hasta la más programada
de las muertes anunciadas.

Paco

viernes, 12 de febrero de 2010

Voy a dejar de ser

Voy a dejar de ser abstracto, no en
cambio romántico, ni anárquico,
ni oruga que busca su vuelo Libertad.

Voy a dejar de ser el lider de mi nada
para convertirme en un simple mi mismo,
caminar por las grutas de mis ideas
y conocerme hasta donde llegan
mis recuerdos infantiles
para llegar a ocupar un asiento en
el tiempo
y poder respirar aire autónomo.

Voy a dejar de se abstracto, difuso robot,
voy a dejar de ser simplemente
lo que no quiero ser.

Paco

Llorar

Llorar te hace humano, humana,
limpia como limón estrangulado sobre
las ásperas heridas de tus tristezas
las dosis enfiladas de penas
que trituran tus doloridos párpados, y que
desangran tus pupilas
hasta transformarlas en soles
dispuestos a ver la verdad.

Llorar te hace humano, humana,
deletrea en tu corazón
la antigua necesidad de sentir pena,
o quizás rabia, o simple frustración,
pero lo que nunca has de permitir
por extraño que sea el lenguaje de sus lágrimas
es que te imponga el olvido
del abundante sentimiento
que aún aguardas
de sonrieir
y de ser
feliz.

Paco

jueves, 11 de febrero de 2010

Pequeña locura

Esta pequeña locura que me invade
no nace de la nada, no nace sino
de la consecuencia de habitar
parajes hermosos... transformados
en horribles cuadros... pintados
con el oleo ardiente
de la ignorancia,
y el caminar rugoso de mis pies
sobre arena en punta y vidriada
que sopone enloquecer contra
el deforme efecto del poder,
no va a impedir
por más que se lo propongan
arrancarme jamás
de mis desatados pensamientos.

Paco

En otra vida

Cuando muera, y la lluvia
no sea ya un motivo para
recostarse sobre la tristeza,
me llevaré a la oscuridad
mi café y mi libretita
mi música en el alma
y mis sueños de libertad,
pero sobre todo, cuando muera
me llevaré conmigo
cada uno de los trozitos de amor
que me has ido regalando
día a día
para esperar eternamente
el encuentro que seguro
se producirá de nuevo
en cualquier otra vida.

Paco

La sonrisa

Hoy ando cinco metros más cerca de la muerte
que ayer, y mis neuronas
que se presumen todavía frescas
aunque con invisible apariencia
cogean inquietantemente
un poco más que ayer.

Pero sin embargo, la sonrisa,
esa que tus labios desatascaron
desde las profundidades heladas
del desamor,
mi sonrisa, camina sin concesiones
hacia delante
agrandando sus ventanas
para que entre el caluroso sol
de tu salvadora mirada.

Paco

El árbol

Salté al viento y me uní a él
atravesando las regiones del tiempo
y empujando hojas grises
llegué hasta el árbol
de Adán y Eva,
cuando el hambre acechó
y eché manos a su corazón
me di cuenta
que el árbol era
un simple pino.

Paco

Vieja guitarra

Desde tu vieja guitarra
brincaron ondas musicales
en forma de cien mariposas
buscando la estimable flor
de mis oidos.

Penetraron dentro de mi
otorgando de vida
a la parte más coja de mi alma
y mi depresión
que hasta entonces se creía
inquebrantable y superdotada
quedó domada
bajo la acústica autoridad
de tu música.

Paco

El encargado

El serrucho del olvido
va seccionando tu mente
dividiéndola en dolorosos
fragmentos de indiferencia.

Antes eras peón
en un jardín de sirvientes cibernéticos
pero la vieja ansia de ser superior
ha descuartizado tus últimos rasgos
de comprensión.

Cuentan los viejos recuerdos
que tus manos obreras lloraban
el arduo dolor con el que
la helada máquina
seducía cada uno de tus huesos.

Y trabajabas, codo a codo,
lloro a lloro, rabia a rabia,
al lado del batallón de peones
que sobrevivían
en dias carcelarios
en días fabricados
al arresto del sol, de la vida
y de la libertad.

Hasta que un día
una persuasiva firma te hizo escalar
al lugar donde se pierde de vista la humanidad
capacitado para maquillar el látigo
en mentes encadenadas a la inercia de la vida
capacitado por tu
manantial de expresiones minusválidas de empatía.

Y como encargado
de fusilar todas las flores verdes
de trasplantar miedos en cuerpos obedientes

la lupa sucia de tu alma
no pudo evitar
que el serrucho del olvido seccionara
no solo tu mente
sino también
y sin piedad alguna
hasta el último filamento de tu corazón.

Paco

Muerte justiciera

Los nervios arrasan mis ojos
se curvan mis dientes convexos
que arrancan mi lengua
y ahogan mis palabras
en este injusto baño de sangre.

Muero sin libertad
segundos antes de que de mi cuerpo
se ausente todo corazón latente.

Muero apuntado por
el oxidado gatillo de la justicia
justicia
que quiso evitar que estas manos
volvieran a matar
y se mancharon las manos de sangre
con sus ruinosas risas
y sus verdades huecas.

Muero tuerto en el aire
donde mis dedos apuntan al lugar
donde deseo me entierren
y volver brujo y fantasma
para llevarme desgarradamente
vuestras absoletas y febriles almas.

Paco

Hago de mi

Hago de mi un viejo gruñón
al que no le apetece más
jugarse la vida a los dados
con la suerte,
por eso,
escondo a lo largo del
kilometraje de mi alma
un extenso jardín con flores propias.


Hago de mi quien
escupe fuegos a ideas muertas
quien
baila contra las violentas ondas expansivas
de la intolerancia
y hago de mi quien
sangre dedos sobre un papel
para darle forma gramatical
a mi odio en vena más palpable.

Paco

miércoles, 10 de febrero de 2010

celos como arma

Una muralla vieja en la frontera del amor
se derriba angustiosamente tu corazón
el mismo que con adormecido ímpetu
aprendió convulsivamente a leer los reflejos del amor
pero que, rotas las cuerdas de sus violines
jamás llegó a entender limpio sonido ebrio.

Sepultada tu empatía en las punzantes
monotonías del yo enfermo
nunca te atreviste a cruzar el
verde bosque del alma de tu esposa
y lunático y mordiente
con la fuerza de un perro rabioso sin dentadura

robaste la vida de una mujer
por no aprender a suicidar tus celos

y también
la verdad dicte sentencia
por no tener capacidad alguna
de albergar en tu interior
una sola
una sola
sombra de amor.

Paco

martes, 9 de febrero de 2010

Haces de mi

Haces de mi
ser un ascensor hasta la luna
un viajante eterno
que navega de mejilla en boca
conquistando las dulces fragancias
de tu piel seductora.

Haces de mi
el mismísimo reloj de los sueños
la ola inquebrantable que se tumba a
orillas de tus ojos
y calma con agitado amor
el profundo dolor de la inexistencia.

Haces de mi
quien quiero ser
el reflejo que desempaña el espejo
la sonrisa huérfana de verdugo
digamos argumentadamente
que tu haces de mi
el hijo de la libertad.

Haces de mi
una vida con voz propia
una luz inexpugnable
abriéndose paso entre
nebulosas constelaciones de emociones
y que
cuando la noche apaga
los entre hilos de la visibilidad

tu haces de mi
y yo hago de ti.

Paco

lunes, 8 de febrero de 2010

En la noche

Escritor sin fronteras, que se
esconde en la noche, suena
el susurro de la luna, esta noche
es más silenciosa que nunca.

El vaso de agua me mira con rencor
no se qué le hice, qué esconde
en su corazón, solo gotas, gotas
de odio que sueñan ahogar mi garganta.

Escritor en la noche, entre el rumor
del silencio, el sabor del café
abandonó mis labios a traición,
y solo, solo entre mis versos por nacer,
estoy aquí en medio de la espera.

Las calles pasean bajo la luz del farol
la soledad va acompañada de un silencio
que acaricia mi alma alimentando
mis sueños
y escribo, escribo sueños
para que puedan reflejarse en los ojos
de quien se preste a alquilarme su tiempo.

Arrugo en mi mente la historia que no nace
quizás mañana explote y extraiga su jugo
arrancando la piel de mis dedos
a velocidad infinita
pero hoy, esta noche
no me queda otra opción que ser
simplemente
el asesino de mis sueños.

Paco

Parece un día más

Se cae el cielo despedazado por los
mordiscos de las estrellas,
se cae encima, te aplasta,
la saliva que tragas es amarga,
de color púrpura, baila con la
sangre que tu garganta escupe
sumergida en el miedo de
avanzar un dia más
solo un día más.

Inválido tiempo que no te
permite ver más allá
de tus ojos,
tus penas,
tu cielo caido,
tu rizada esperanza
que se nubla como tormenta
enferma y cautiva
de la conformidad nacida
de las entrañas de la tristeza.


Parece un día más
otro más
que atraviesa tu cuerpo
degustando el desconsuelo
y haciendo añicos los últimos
y relajantes
espejismos de alegría
que surcan tus labios.

Parece un día más
que se ofrece desnudo
sobre el viento convicto

pero entonces recuerdas
que el cielo que te aplasta
puedes agarrarlo con tus propias
manos

tus manos inmensas de esperanza
esas que escribían los capítulos
de tu vida diaria, de tu alegría labrada

y dejas en el desván del olvido
tu aura espesa que te envuelve
en profundos segundos de sepultura

agarras el cielo entre tus dedos
sonries, la locura te saluda,
vas a vencer las filtraciones
del desánimo
comienza la batalla que jamás
deviste dejar de luchar
y sonries


porque esta vez tienes en tus manos
algo más que el cielo que te aplasta
tienes además
las pinturas que colorearán
el futuro que tu decidas vivir.

Tu decides cada día
Tu decides tu futuro


Paco

martes, 2 de febrero de 2010

Puta

Mujer que se recrea en el frío espejo, se mira,
se degusta, se inunda feliz de un continuo
aliento de autoestima,
dispuesta a pasear su sonrisa
en busca de unos labios amables,
es sana, con su goteante deseo de amor
el gozo en su piel
la invita a besar al
hombre que invada su frágil corazón.

Viaja su libertad vieja
desde que el hombre impone sus miserias
cruza con entusiasmo
las calles que flotan en el aire
buscando mirarse hermosa, querida, darle
vida a esas pupilas que brotaron
como hermosos soles
cuando descubrieron que podían
hacer algo más que espantar lágrimas.

Diferentes archipiélagos de amor
como trocitos de recuerdos diferentes
quedaron para siempre en su corazón,
un beso, otro, de bocas diferentes
bailando noches y días
entre labios de príncipes, sapos
y monstruos de las emociones externas.

Mujer que besa por diversión,
por el simple hecho de regar unos labios
de ardiente aroma sexual,
simplemente el deseo
de ser como el hombre
de besar "cuando quiero"
de imponer los límites
que su cuerpo desee, diversión, distensión,
un largo perfume sexual
sobre su piel
sin necesidad de obedecer, de
justificar, que su cuerpo
es su cuerpo
y que la vida
ha nacido para ser gozada.

La misma conducta en los
cuervos grotescos de la sociedad,

el hombre,

que invade labios sin permisos,
sin prejuicios, sin aliento,
el hombre, que goza sexos
que disfruta de cien amantes
no tiene la necesidad de
dormir temblando por
agrandar la sombra de su cama
por compartir siluetas femeninas
que lo encumbrarán al reino podrido
de los machos.

"Ella", dice el cuervo grotesco
es una puta
una vulgar y simple puta,
que muerde el amor arrancándole las entrañas
una sombra harapienta extraida de los escombros
de una ética derrumbada,
"Ella", nació para besar a un solo hombre,
puta es si no lo cumple, puta es si quiere ser
como el hombre, grita el macho
con su hipocresía de puntillas a la
altura de su boca infectada.

Puta, ella es puta
que se besa con cualquiera
corrompiendo las normas morales
le saca los ojos a la luna
y extirpa poemas de amor.

Mujer, que sufre el acoso
de sombras sin rastros de humanidad
no se ve puta
no se siente puta
se siente libre
en esta isla sin playa
de machos parásitos
que juzgan la libertad de acción
la libertad de amor
la libertad sexual.

Ella, que se siente mujer y libre
oscila entre pesadillas que la invitan
a esconderse
y entre alas de aires desembozados
vuela sintiéndose inocente
del calvario de la justicia del hombre.

Ella es conocedora
de la hipocresía desmedida del cuervo
de sus enloquecidos sueños de poder
y nada por tanto
tranquila entre los labios
que ella elige
que serán por un tiempo determinado
y por mucho que le duela al cuervo herido
sus propios labios.

Paco