"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

martes, 23 de febrero de 2010

El séptimo dia

Día tras día
la mujer se agazapa
bajo la luz verdosa
del coloso de los supermercados.

Sus dientes acariciados por el frío
son barrotes de hambre
que mantienen su lengua extranjera
encarcelada
en el extensivo aislamiento
de su boca.

La gente pasa con sus rostros desenchufados
curvan sus miradas
hacia objetos inanimados
y ella, con el viejo e insistente recordatorio
de quien pasa hambre a desgana
sonríe tímidamente para conquistar
corazones que parece
ya no anden.

Bajo la luz endiablada
de un domingo solitario,
vi que la mujer ya no estaba,
el coloso se tomó su forzado descanso
los cuerpos flotantes también
pero el dios del hambre
no descansó ni al séptimo día,
y la mujer, en cualquier
otro escombro de esta
sociedad medio muerta

estará, hoy domingo,
intentando conquistar corazones
con la misma sonrisa de media luna
en una sociedad alterada
y violada por la desgana.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario