"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

viernes, 26 de febrero de 2010

Las horas de la vida

Las horas de la vida avanzan comiéndose
todo lo que encuentran a su paso
como el brutal delirio de un tornado en ayunas
desglosa todo lo que se cruce en su camino
los recuerdos, las heridas, las alegrías,
los misterios y los sueños
el indudable aroma erótico de un joven cuerpo.

Las horas asesinan por la espalda la juventud
que no hace más que
andar hacia atrás
a ras de los recuerdos
que no hacen más que
ser simple amnesia vegetativa.

Tu en tu escondite
tu perfume a soledad
y tu cojera emocional
no te quieres ver mayor
en esta lucha de victorias inaccesibles
no te quieres ver mayor
anhelas ser eterno vaso de vino
en los labios de un príncipe
burlar las arrugas de dios
ser fábula y espectador
y huyes de la vida
como quien encarcela sus ojos
al corazón de una densa ceguera.

Y olvidas, aunque en este caso
no por la verborrea de las horas,
que si no te aceptas a ti misma
las horas, las interminables
y agrietadas horas
volverán rencorosas
para arrancarte la vida
a la velocidad con la que
tus párpados se desploman.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario