"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

martes, 2 de febrero de 2010

Puta

Mujer que se recrea en el frío espejo, se mira,
se degusta, se inunda feliz de un continuo
aliento de autoestima,
dispuesta a pasear su sonrisa
en busca de unos labios amables,
es sana, con su goteante deseo de amor
el gozo en su piel
la invita a besar al
hombre que invada su frágil corazón.

Viaja su libertad vieja
desde que el hombre impone sus miserias
cruza con entusiasmo
las calles que flotan en el aire
buscando mirarse hermosa, querida, darle
vida a esas pupilas que brotaron
como hermosos soles
cuando descubrieron que podían
hacer algo más que espantar lágrimas.

Diferentes archipiélagos de amor
como trocitos de recuerdos diferentes
quedaron para siempre en su corazón,
un beso, otro, de bocas diferentes
bailando noches y días
entre labios de príncipes, sapos
y monstruos de las emociones externas.

Mujer que besa por diversión,
por el simple hecho de regar unos labios
de ardiente aroma sexual,
simplemente el deseo
de ser como el hombre
de besar "cuando quiero"
de imponer los límites
que su cuerpo desee, diversión, distensión,
un largo perfume sexual
sobre su piel
sin necesidad de obedecer, de
justificar, que su cuerpo
es su cuerpo
y que la vida
ha nacido para ser gozada.

La misma conducta en los
cuervos grotescos de la sociedad,

el hombre,

que invade labios sin permisos,
sin prejuicios, sin aliento,
el hombre, que goza sexos
que disfruta de cien amantes
no tiene la necesidad de
dormir temblando por
agrandar la sombra de su cama
por compartir siluetas femeninas
que lo encumbrarán al reino podrido
de los machos.

"Ella", dice el cuervo grotesco
es una puta
una vulgar y simple puta,
que muerde el amor arrancándole las entrañas
una sombra harapienta extraida de los escombros
de una ética derrumbada,
"Ella", nació para besar a un solo hombre,
puta es si no lo cumple, puta es si quiere ser
como el hombre, grita el macho
con su hipocresía de puntillas a la
altura de su boca infectada.

Puta, ella es puta
que se besa con cualquiera
corrompiendo las normas morales
le saca los ojos a la luna
y extirpa poemas de amor.

Mujer, que sufre el acoso
de sombras sin rastros de humanidad
no se ve puta
no se siente puta
se siente libre
en esta isla sin playa
de machos parásitos
que juzgan la libertad de acción
la libertad de amor
la libertad sexual.

Ella, que se siente mujer y libre
oscila entre pesadillas que la invitan
a esconderse
y entre alas de aires desembozados
vuela sintiéndose inocente
del calvario de la justicia del hombre.

Ella es conocedora
de la hipocresía desmedida del cuervo
de sus enloquecidos sueños de poder
y nada por tanto
tranquila entre los labios
que ella elige
que serán por un tiempo determinado
y por mucho que le duela al cuervo herido
sus propios labios.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario