"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

sábado, 13 de marzo de 2010

Cuando pensar formaba parte de la humanidad.

Es indudable que razonar no ocupa el primer puesto en la larga lista de ocio de los españoles, supongo que en el resto del mundo la tragedia del razonamiento calzará las mismas botas, aunque quiero creer que existen lugares con mejor futuro que el que cubre las estrellas del techo donde sueño. La victoria de la ignorancia venderá cara sus falsas verdades, e incluso llegará un tiempo en el que no seamos conscientes que el proceso evolutivo del ser humano es algo más que dejar la mente en blanco y permitir que decidan por uno mismo.

Es curioso ver cómo vamos retrocediendo en el tiempo, cómo el tren sigue al humo que va echando, es decir, vamos hacia atrás, pero tranquilos, quizás no sea esto un problema a corto plazo porque alguna ventaja debía tener eso de no razonar: no darse cuenta de la realidad.

La gente tiende a ofrecer sus ojos a un televisor. Con ello no sabe que no vende solamente las telarañas de sus ojos, sino cada una de las neuronas que trepan por ahí arriba y que buscan una salida., o una excitación, una simple sinapsis que de vida al cogote sapiens. La gente se olvida de pensar. ¿Porque no sabe, no puede, o porque no quiere? Posiblemente se den todos los casos, pero siempre con un mismo final: la gente no piensa.

Tenemos el futbol, claro. En estos tiempos oscuros que corren y que nos van matando poco a poco, se recrea la ilusión de ganar un mundial con nuestro equipo nacional, esos mismos individuos que dicen nos van a representar pero que sin duda alguna les importamos bien poco. Tenemos la liga de futbol, eso es semanal. Qué mejor manera que pasar un domingo después de una árdua semana laboral, claro quien se pueda permitir eso de disfrutar de una semana laboral, que tumbarse en el sofá viendo futbol, o escuchándolo por las ondas del aire, o esperando al domingo próximo para saber de más futbol. Es la excusa perfecta para entablar un diálogo en el ascensor, en el trabajo, en la calle. Es la excusa perfecta para discutir con la propia razón de uno mismo, lo que te permite insultar, regresar a casa enfadado, o mirar a la luna con los ojos perdido de un pobre loco. En fin, el futbol es la gran mentira que parece que es lo único que nos une socialmente, lo único que haría saltar a la gente a la calle y decir: basta. Y esto, queridos lectores, es mucho más triste de lo que podamos llegar a pensar.

Tenemos las consolas. No solo para niños, también para el más adulto, con sus mandos fantasiosos, y sus calidades gráficas cada vez mayores, sus juegos de violencia y sus muros escondidos para que no pensemos en lo mierda que es esta vida. Las consolas son el nuevo reto educacional. Por ellas van a pasar la mayoría de los ojos de los niños de los paises ricos, o mejor dicho de los paises egocéntricos. Dentro de unos años los niños permanecerán atados con cables indestructibles que irán desde las consolas hasta un casco especial que atrapará sus cabezas, quizás sangren de arriba abajo, o incluso puede ser que los niños salgan de casa idiotizados del todo, pero no importa, la función de las consolas nunca será ofrecer educación a los niños, y mucho menos el objetivo de los padres. Si han estado quietos durante gran parte del día, habrá valido la pena.

Tenemos una larga lista de cosas materiales, de bienestar subjetivo,que nos harán mirar hacia otro lado. Qué mas da el resto del tiempo, qué mas da si llego a fin de mes con la lengua rascando el suelo y los bolsillos vacíos como cada fin de mes. Qué mas da. Lo entiendo. Uno quiere descansar, ya trabaja mucho de lunes a viernes, sin ver a la familia, con los huesos a cuesta, maldiciendo el despertador, escupiendo a los ojos de los demás conductores, saltandose las reglas morales porque un grito vale más que mil silencios. Qué más da. Lo entiendo. Y lo entiendo porque se que la gente no quiere pensar, es demasiado coste para un cuerpo muy cansado eso de intentar preguntarse el por qué de las cosas, y mucho más intentar plantearse soluciones a los problemas que no queremos ver. Qué mas da, si ya piensan por mi.

El problema de todo esto, es que cuando queramos darnos cuenta de que para solucionar los problemas primero hay que pensar, entonces, y solo entonces, nos daremos cuenta que estamos verdaderamente jodidos.

Paco

2 comentarios:

  1. Estimado Paco,

    Es una gran serie de verdades lo que escribes en "Cuando pensar formaba parte de la humanidad". Duele aceptarlo, pero coincido contigo. En lo personal tengo la loca idea de que más vale practicar el futbol que verlo en televisión (es un infame circo mediático), o que jugarlo en una triste consola de gamer.
    Tu escrito me recuerda ese anuncio que anda corriendo por Facebook de "Menos face y más book", aunque hay, quienes como tú, usan la red social para difundir ideas, literatura, una actividad por demás loable en estos tiempos de no pensar, de no ser críticos, de dejarse llevar.

    Felicidades, me encantó tu publicación.

    P.D. Fantástica tu cita del uruguayo Eduardo Galeano.

    ResponderEliminar
  2. Hola édgar, me alegro que te haya gustado. Tienes razón en lo que escribres, vale más la pena jugar al futbol que verlo. De todas formas no hay que eliminar nada de la vida, el problema es cuando nos olvidamos de las cosas importantes. A mi por ejemplo me encanta el futbol, y lo veo por televisión, lo sigo, y por la radio, pero eso no me quita la idea de pensar, no daría todo por el futbol. Ahora mismo si me dicen: "se elimina el futbol y con dinero que se da a ese negocio se elimina el paro", lo voto ahora mismo. El problema e que la gente tiende a aislarse con los ocios que nos ofrecen y no piensan, serían incapaces de manifestarse por sus derechos pero sí por el futbol, y eso eso lo triste. Se puede incluso jugar a la consola, y ver tv, pero lo que no puede ser es que se convierta en lo único que hacemos. Luego hay que pensar, hay que leer, hay que cultivarse, hay que aportar ideas propias, hay que decidir por uno mismo. No vale esconderse en un zulo de mentiras o en un zulo digital, hay que construir la sociedad y la vida entre todos y no tener la mente aplanada porque como tenemos futbol, ahora el mundial de futbol, pues nos olvidaremos de la gente que no tiene trabajo, que los tiran de sus casas y de los que pasan hambre. Y eso no puede ser.

    La cita de Galeano es fantástica. Me encanta Galeano, sobre todo el libro: "patas arriba: el mundo al revés". Si no lo has leido te lo aconsejo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar