"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

miércoles, 21 de abril de 2010

Dos lloros

La segunda vez que te hice llorar
un cristal afilado cruzó mi pupila
no llegó a arrancarme el ojo,
para entonces
las lágrimas ya habían preparado
una salida de emergencia
para aquel dolor incoloro.

Un grito tan ancho como agrio
destrozó sin piedad mi estructura
caí pálido, sin sombra, sabiéndome
necio y errado
junté varias palabras al aire
para construir el templo de una promesa:
jamás te volveré a hacer llorar
jamás volveré a diluviar tormentos
sobre ti

me dije a mi mismo
con voz de niño y alma quebrantada.


Y el tiempo pasó, más de dos décadas
han observado, día a día, recuerdo a recuerdo,
las grises cenizas de aquel accidente verbal,
y yo todavía recuerdo al instante, si me empeño,
aquella segunda vez que te hice llorar,
y se que fue la última vez
ya no hubieron más
ni una sola más.

En cambio
de la primera vez que te hice llorar
sí que no me puedo acordar
yo lloraba traumatizado
bajo el asombro térmico
de para mi un nuevo mundo,
tu, madre mia,
llorabas de dolor
o quien sabe si de alegría
porque acababas de traer al mundo
a este hechicero de palabras perdidas.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario