"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 12 de abril de 2010

El rapto

Todavía recuerdo aquella perfecta noche
en la que la luna cosió su sonrisa en tu cintura
el invierno se vistió de primavera
para que esos primeros besos en una buena noche
por el frío no se escondieran.

Recuerdo la luz apagada en medio de un nuevo
arco iris, el extraño silencio que nos cercaba
bajo una lluvia de ruidos inertes, mis pasos
sin norte embrujados por el destello
de la casualidad, y tu cuerpo, ay tu cuerpo,
tu cuerpo como flor celeste
al rescate de mi atormentado jardín.

Y el golpe ¿Lo recuerdas tu también?
Como dos trenes que se funden
en una misma via, el estallido fue
el motor del amor, sin frenos,
nuestras miradas se asentaron la una
sobre la otra, dando vueltas en un
baile ininteligible, de sonrisas extensas,
y allí, allí el oscuro rincón
que fue la cuna de nuestro amor.

Puede que no nos pongamos de acuerdo
sobre quien besó a quién
puede que los recuerdos
se vayan estrechando en la lejanía del tiempo
pero bien seguro estoy
que en algo nos pusimos de acuerdo
tras la respiración y el llanto
de aquel primer beso:
acabábamos de raptar al amor
y ninguno de los dos
estaba dispuesto
a dejarlo escapar.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario