"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 12 de abril de 2010

Retrato del hambre

Pasea el hambre por el mundo con sus finos tacones
se eleva con su perversa presencia
desgarrando el cielo de los que la escuchan trotar,
finos, punzantes, metálicos, arrogantes
tacones que se clavan firmemente en el alma.

¿De dónde vienes? Querida enemiga
que es impalpable tu tiempo
pero huesudo quien habita en él.
No hay más puertas que te abren el paso
que aquellas que los ricos gravitan
por sus locos pasillos.

Te descuelgas como serpiente por los ojos
produciendo un dolor roto, filtrado
en la esperanza de esos niños
que corren y juegan en una montaña de
bolsas negras, desbordadas de basura y de mierda.

En tu rostro los ojos muertos, desprendidos
de su convexa cueva, con las pupilas trizadas
esparcidas por los escombros de la retina,
y falta una mirada, una sola mirada
desde el fantasma de tu espejo
para temblar en huesos
mares de compulsiones sobre reflejos.

Con olor a esclavitud vieja y arrugada
te adentras en el cuerpo del oprimido
invades y saqueas con autoridad déspota
el aliento de quien se cruza en tu camino,
y ahí se detienen las palabras, tiemblan,
y el amor, se contrae a ritmo de ausencias,
y la vida, toda vida enyesada en miradas
enlutadas, todo enterrado, todo con
olor a muerte.

Va el hambre hambre distribuida
por los dioses del dinero, qué más da,
el hambre se viste de gala
en la lejana ciudad de los desaparecidos
no hay corazón que sienta
si no hay ojos que puedan ver
y si la mente no piensa
y el factor humano se ha dormido
dormido para siempre
entonces que el hambre lo envuelva todo
como un enjambre desatado y descontrolado
y que nos devore a todos
por esta hipócrita desgana.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario