"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

domingo, 25 de abril de 2010

Un lejano amanecer

Hoy me dejé caer sobre tu rostro
por primera vez en mucho,
en desvariado tiempo,
la sencillez de tu hermosura
colapsó por un instante
este aletargado desvanecimiento.

Entre los amplios dedos
de la avariciosa fuerza del cansancio
se agitaban mis ojos
amarrados a un puerto sin agua

cuando de repente apareciste tu
cubriendo de un rojizo poético
el inevitable ocaso de una lejana noche

las nubes se abrían paso
entre los latidos del corazón del sol
que comenzaba a pintar minuciosamente
todas y cada una de las sonrisas del cielo.

De todos los amaneceres
este fué quizás el más curioso
pues asentado sobre una vieja fotografía
me transmitió una avivada nostalgia
de trasnochar
que hacía años
no me atravesaban de par en par.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario