"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

martes, 4 de mayo de 2010

Como un juego

Hacer de la noche un mordisco roído por el día, subir y bajar de mis propios ojos, descalzarme sobre mi piel y brotar como medio loco. Busco mi otra mitad. Una cucaracha azul lleva de la mano un paraguas que llora lágrimas. La mujer con barba no se afeitó hoy. El niño golpea con violencia ese balón cuadrado. Me amarro al desgarro. Al desconcierto. La realidad es una puta que se vende a la mente que más pague. Vuelvo a hablar con mis dientes. El espejo se rompió. Y no se qué hacer, entre tanto pájaro muerto, con un aliento tan ancho como fantasma, entre tanto estanque seco, entre tanta rabia aceptada. La culpa es de las estrellas, que se han apagado. Fueron los Yankees, lo se, lo compraron todo, la vida, la muerte, el dinero, los sueños, o quizás no, quizás fue culpa de las plantas, de los mares, de las algas, porque mueren como hormigas pisoteadas por un rinoceronte con cuatro ojos, y tres cabezas, y veinte manos, pero sin corazón. Y yo sigo corriendo por las paredes, me descuelgo por mis pantanos, se suicida el aire, pistola en mano malgasta su última bala para declararse en punto muerto. Mientras, le doy a la noche lo que no le da el día, remos REM para restar respiración, y de alguna forma, no sé como, ganar esta partida.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario