"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

lunes, 17 de mayo de 2010

De cuatro paredes y un código de barras.

La voz golpéa violentamente la pared
la garganta duerme, ya no quedan gritos
que luchen por sanar los derrames del corazón.
La fiebre amansa el dolor, no quedan estrellas
en ese cielo que ya no puedes tocar, ni beber,
ni soñar, ya no quedan cielos que contar.
Cuentas los días que restan para ser locura
para ser simple polvo en la sociedad
no sabes que es peor
si simular estar vivo afuera
o morirte poco a poco adentro.
Las serpientes no quieren verte
no te queda sangre que envenenar
tan solo cuatro paredes sin sombra
y una ventana con código de barras.
Qué mas da, el proyectil del odio
se ha proyectado sobre tus ojos
quebrados, asustados, encorvados
temerosos de mirar hacia dentro
por no mezclarse con la rabia
ni con la muerte
que es en tu vida
el delirio que día a día
vives muerto, en silencio, en desorden.
Fuera solo hay espantapájaros
tornillos que sueñan con billetes
piezas sin voz que siembran olvido
que miran a otro lado
que perdieron su razón al nacer
fuera solo queda el silencio
a pesar de tanto ruido caótico
sólo hay silencio... silencio.
Y tu, ahí encerrado
vuelves a golpear tu voz
contra esa pared agrietada
que vio morir tantas bocas
secándose en el tiempo.
Lástima, ya ni el eco
te hace caso.
Solo te queda
olvidarte de ti mismo
y pensar que ahí afuera
aunque no lo parezca
la gente no es más libre.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario