"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

domingo, 30 de mayo de 2010

La puerta de la libertad

Ahora que se que a mis prisiones le han salido piernas, correré en dirección a ninguna parte, para descubrir dentro de mi mismo que la única forma de sentirse libre, será aquella que me enseñe a caminar y convertirme en lo que ya soy. Desde que nacemos nos distorsionan en esta jaula de ideas, creer que la felicidad es un edificio por construir fuera de uno mismo y el éxito sus pilares más firmes. Creer que hay que emigrar de uno mismo y perderse en las surrealistas estupideces de dioses de carne y hueso para extraer de otros lo que nos dicen hay que obtener, y acabar andando ciego hacia ningún lado perdiéndote en los invisibles parajes de un mundo que no existe. Y así, sin darte cuenta, olvidas que el amor de la humanidad es la mayor riqueza de la que uno puede disfrutar y acabas dispuesto a aceptar que lo patenten. Porque todo está patentado. Todo es de ellos.

Por eso me quedo aquí mismo. En este cuerpo disuelto en la intensa obsesión de querer disfrutar del amor diariamente. Caminaré sobre las cenizas de mis propios errores sin llegar a quemarme lo suficiente, sonreiré con la boca torcida en medio de los lloros sin proyectos, disolveré una nueva energía vital por el adentrar de mis venas y disfrutaré de todo aquello que no me exija un ejercicio monetario para sentirme valorado. Así que voy a ser algo que nunca pensé que existía, yo mismo, esa persona que alejaron de mi en algún instante de mi lejana infancia, pero que de vez en cuando, me mira de reojo recordándome dónde está la puerta de la libertad.


Paco

4 comentarios:

  1. Paco, hoy mandé un poema a un concurso, no tanto con ánimos de premios, sino por integrarme con otros poetas americanos, porque siempre es bueno socializar y publicar con nuestros pares. El tema era la libertad.
    Ese poema cuenta más o menos de mis errores de juventud, de tratar de ser lo que no era, quizá para ser aceptada...y me pierdo en mi y de mi, entre laberintos...pero, termino encontrándome conmigo misma, porque soy libre...
    tu texto magistralmente escrito, en esencia dice algo parecido, salvando las distancias claro.no debería hacerlo público hasta el fallo, pero quizá te lo muestre.
    ah! y te digo, ojalá yo a tu edad hubiera estado tan despierta.
    un saludo para ti y tu familia

    ResponderEliminar
  2. Hola Sandra, ya sabes que más o menos suelo redundar en los mismos temas que me flotan en la cabeza, y el tema de la libertad es demasiado importante como para no hacerlo una y otra vez. Hemos perdido tantas libertades desde que nacimos, nos han engañado tanto con una vida que no es la nuestra, y hay tantas formas de vender nuestra propia libertad, que una y otra vez me siento obligado a escribir sobre ello. A veces la vida es mucho más sencilla de lo que nosotros mismos nos imponemos, y bueno, el texto tiene "encubierto" muchos significados que son los que siempre expongo. En esta ocasión hablo también de que desde pequeños nos enseñan un camino diferente, con el sistema educativo, con los valores que les han impuesto a nuestros padres, con las sociedades marcadas por el poder, el éxito, la fama, y no podemos ser libres en cierta manera porque el mundo es de cuatro ricos que manejan todas las corporaciones y están manejando los hilos de la vida, pero mirando más allá, uno es unos mismo, y lo que no nos pueden robar si lo pretendemos de verdad es ser uno mismo, nuestra mente y nuestra alma que se debe basar en un amor a la humanidad para que en el futuro el amor por el dinero no venza en esta batalla.
    Un abrazo Sandra, y como siempre, ya sabes que me halaga mucho en primer lugar que me leas, y en segundo lugar que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  3. Hola, se que tardo un poco, lo meditaba,
    me parece de lo mejor que te he leido,
    tan cercano, tan lejano para mi contexto,
    tan recomendable, has ganado últimamente en ritmo, más acompasado, el boom boom de tu corazón está poniendose más en contacto con el ritmo de tus dedos si cabe, más es la palabra en ello insisto, que bien me sienta este alimento. Un fuerte abrazo.
    El Hombre Menguante.

    ResponderEliminar
  4. gracias Hombre Menguante, ya te escribí que voy y vengo en mi forma de escribir. Este escrito lo leo y transmite lo mismo que a vosotros, son cosas que surgen en un momento dado. Gracias por tus palabras y como siempre decimos, vamos a leernos todos por aquí.
    Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar