"- Tu profecía, poeta. ; - Mañana hablarán los mudos: el corazón y la piedra".

ANTONIO MACHADO

viernes, 7 de mayo de 2010

Todo es insignificante

Todo es insignificante, todo es cruel abandono
desde arriba, desde donde las ventanas no se abren
nos observa el silencio coaccionado por el misterio,
somos un punto perdido en el universo,
nada, simple danza bajo la luz estelar
la lluvia decae los ánimos
azota a ritmo pausado
el maquillaje envenenado del cristal
ya no puedo mirar en esta empañada travesía
ya no veo nada, el futuro se ha perdido atrás
en mi recuerdo, en los miedos que somos,
en los azotes del desperdicio
en la avaricia de la desventura.
Hoy me perderé en mi laberinto mudo
seré azada intransitable para mi amor
volveré a buscar la suerte como cada soledad
para sentirme una vez más el rey de la frustración.
Abriré un libro que aspirará mis ojos
beberé agua soñando ser cerveza
obsequiaré con mi prensencia a la locura
y conquistaré los mundos de los que piensan a solas.
Un pensamiento cruzará con amabilidad mi cabeza
y mis labios se estirarán intentando hablar
en el silencio seré portador de cautivas ideas
que naufragarán ahogadas en el fondo de mi mente.
Querré hablar, y tan solo callaré
inventaré un Dios si me da la gana
aunque para qué lo quiero
si de la soledad no me salva nada.
Prisionero, ay si, prisionero quiero ser
no de un Dios ni de las tinieblas del dinero
ni con cadenas ni con mordiscos espero
quiero ser prisionero, lo tengo decidido
de esta extraña sensación que es
atragantarme sin la sombra de tus labios
aunque nocturno escritor
de los sueños blancos de tu amor.

Paco

No hay comentarios:

Publicar un comentario